Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

47. De compras.

Miré a Brian con el ceño fruncido y lo aparté de mí de un empujón.

-No me toques.

Choqué mi hombro con el suyo al pasar y entré en la estancia.

Abrí los ojos como platos al ver mi antiguo departamento hecho un chiquero, la cocina estaba llena de cajas de pizza, envases de cerveza y platos sucios; en la sala había ropa y zapatos por todos lados; y el lugar olía como si alguien hubiera muerto.

-Que...-Comenzó mi hermano.

-Porquería.-Completé la frase por él con el ceño fruncido, miré a Brian en forma reprobatoria.- ¿En este lugar crías al niño?

-No tengo otro lugar.-Se encogió de hombros, Gabe jaló a su padre de la pernera del pantalón.- ¿Qué ocurre, Gabe?

-Hambre, papi.-Dijo haciendo un puchero y tocando su barriguita, una expresión de tormento apareció en el rostro de Brian.

-Luego, hijo.

-Papi.-Sollozó el pequeño.-Hambre.

-Ya te dije que luego.-Dijo con brusquedad, fruncí aún más el ceño.

-Brian el niño tiene hambre ahora, tiempo presente.

-No te metas.-Gruñó, una lagrimita bajó por la mejilla de Gabe.

-No le hables así a chica bonita.-Dijo golpeando a su padre en la rodilla, una expresión de enojo apareció en el semblante de Brian.

-Cállate.-Dijo y alzó la mano, para luego descargarla sobre la mejilla de Gabe, éste rompió a llorar cuando cayó sentado al suelo.

-¡Brian!-Chillé horrorizada y corrí hacia Gabe, lo tomé en brazos y abofeteé a Brian con fuerza.-Vuelve a golpearlo y te devolveré el golpe el doble de fuerte.-Lo amenacé.

-¡Te he dicho que no te metas!-Me gritó y alzó y bajó la mano en dirección a mi rostro, creé un campo de fuerza a mi alrededor, haciendo que Brian saliera disparado unos centímetros hacia atrás.

-Vamos a calmarnos, no venimos aquí a pelear.-Dijo Hulk con el ceño fruncido.-Scarlett, encárgate de Gabe ¿puedes?

-Por supuesto.-Miré al pequeño en mis brazos el cual miraba maravillado el campo de fuerza.

-¡Eres mágica, chica bonita!-Gritó emocionado abrazándome con fuerza por el cuello, reí.

-Vamos a ver qué vas a comer ¿te parece?

-¡Shí!-Quité el campo de fuerza a nuestro alrededor, Brian me miró con el ceño fruncido.

-Ahí no hay nada de comida.-Dijo cuando caminé hasta la nevera, lo miré con un ceja alzada mientras Gabe jugueteaba con mi cabello.

-No te creo.-Abrí la puerta metálica y observé el contenido dentro de éste.

Brian tenía razón, no había absolutamente nada de comida a excepción de un six-pack de cerveza.

Lo tomé enfurecida con una mano y lo tiré al suelo a sus pies.

-No hay nada de comida para el niño pero si hay cerveza ¿no?-Cerré la puerta de una patada y me acerqué a mi hermano.-Préstame dinero, llevaré a Gabe a comer y haré unas cuantas compras para que no muera de hambre.-Dije lo último más fuerte de lo necesario para que Brian me escuchara.-Te lo pagaré luego.

-Claro, no te preocupes.-Sacó su billetera y me dio cien dólares.

-Hace frío fuera ¿Gabe tiene algún suéter o también debo comprarle uno?

-Claro que tiene, está en su habitación, Gabriel, ve por uno.-Ordenó, bajé a Gabe y éste salió corriendo a buscar su suéter, obediente.

-Eres un maldito irresponsable.

-Cállate, tú no sabes nada.

-¿Mamita te echó de casita y ahora el nene no puede mantenerse solo?

-Me fui por cuenta propia ¿sí? Además.-Agregó.-Tenía un empleo pero me despidieron hace una semana por llegar medio ebrio y tarde al trabajo.

-¿Hace cuánto que Gabe no come?

-Un día, casi dos.

-¡Brian!-Lo regañé.

-¡Lo lamento! He tenido unos cuantos gastos y...

-Con "gastos" te refieres a tu maldita cerveza ¿no?-Asintió cabizbajo, desvié la mirada.-Si sigues así terminarás como tu padre.

-No digas eso.-Dijo mirándome dolido.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar