Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

48. Accidente.

Abrí los ojos y me senté derecha sobre la cama, a mi lado derecho se encontraba dormido Dark y en el izquierdo mi hermano.

¿Cómo llegué aquí?

Me arrastré hasta el final de la cama y me detuve abruptamente antes de dar el primer paso, Koll, Heath, Clark y Hulk se encontraban tendidos sobre el suelo, profundamente dormidos sobre una almohada y con una manta cubriendo el cuerpo de cada uno.

Pasé cuidadosa y sigilosamente a su lado hasta llegar a la puerta y salí de la habitación.

-Veo que ya despertaste.-Dijo Brian en cuanto entré en la que era la cocina, asentí somnolienta y me senté sobre la isla de la cocina.- ¿Cómo te encuentras?

-Bien, supongo.

...Silencio incómodo...

-¿Y Gabe?

-¿Cuánto tiempo llevas saliendo con Dark?

-Oh, mmm.-Nos miramos a los ojos, él fue el primero en apartar la mirada.

-Gabe está durmiendo en mi habitación.-Dijo luego de un rato, asentí.

-Eh, Dark y yo llevamos saliendo desde hace ¿dos meses? Tal vez más, recuerda que soy olvidadiza.-Dije nerviosa, me maldije mentalmente.

-¿Él es bueno contigo?

-Si te refieres a que no se ha acostado con ninguna de mis amigas entonces sí.-Lo fulminé con la mirada.

-Supéralo ¿quieres? Eso paso hace dos años.

-¡Tú eras mi novio y ella mi mejor amiga!-Le grité perdiendo la compostura.

-¡Pues al menos ella no era un maldito fenómeno como tú!-Me gritó, refiriéndose a mi habilidad.

-Tú no sabes lo que es ver a la gente que más amas morir a tu alrededor, ni tampoco sientes la impotencia de saber lo que va a ocurrir pero no poder hacer nada, porque si lo haces una muerte mucho peor que la anterior pasará, porque nadie, absolutamente nadie puede burlar a la muerte.

Brian me miró pasmado y para este punto de la conversación mi rostro ya estaba bañado en lágrimas. Cubrí mi rostro con ambas manos y di media vuelta, encontrándome con el ceño fruncido de Dark.

-¿Desde hace cuánto estás escuchando?-Pregunté hipando.

-Lo suficiente para escuchar la mayor parte de la conversación.-Me abrazó por lo hombros.- ¿Podrías ir a la habitación un segundo? Debo hablar con Brian.

Fruncí el ceño y negué con la cabeza, me giré hacia él y me acerqué a su oreja.

-Sea lo que sea que planees hacer será mejor que lo olvides, Dark.-Susurré en su oído y me alejé, él sonrió de medio lado y acercó sus labios a los míos.

Rodeé su cuello con mis brazos, siguiéndole el beso, y comencé a jugar con su cabello mientras él hacía círculos con los pulgares en mi cintura, luego de unos segundos un carraspeo hizo que nos separáramos.

-Dark, salgamos a dar un paseo, así me dices lo que quieras decirme.-Dijo Brian con el ceño fruncido, Dark formó una de sus famosas sonrisas hipócritas y asintió.

-Con gusto.-Dejó otro beso en mis labios y se alejó.-Nos vemos en un rato.

Bufé y regresé a la habitación donde los chicos dormían como unos bebés.

¿Y ahora cómo me entretengo?

Miré la sala detrás de mí y suspiré, limpiaré de una buena vez este chiquero.

(...)

Dos horas después...

Sequé el sudor de mi frente y miré orgullosa a mí alrededor, mi antiguo departamento estaba tan limpio que hasta relucía. Había reacomodado los sofás, levantado y lavado la ropa sucia, tirado a la basura las botellas de cerveza y cajas de pizza, y limpiado hasta las paredes.

Creo que haber desperdiciado dos horas de mi valiosa vida ha servido de algo.

Una puerta se abrió y de esta salió un juguetón Gabe, el cual daba pequeños saltos con dos autitos de juguete.

-Run...run...-Observé a Gabe jugar con sus autitos de juguete, corriendo de un lado a otro en la sala.

De un momento a otro estaba ahí pero a la vez no.

-Quiero que te alejes de mi novia.-Gruñó Dark mirando a Brian con el ceño fruncido.

-Antes de ser tuya fue mía.

-Gabe va por una culva, ¡esta por llegal en plimel lugal!-Reí al escuchar la voz emocionada del niño.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar