Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

49. Fusión.

Una semana después...

-Mírame a los ojos, Scarlett.-Dijo Koll apretando mis manos, las cuales estaban unidas a las de él, lo hice.-Ahora, concéntrate.

-No puedo si me miras de esa forma.-Puso los ojos en blanco.- ¡Hey, solamente yo puedo ponerle los ojos en blanco a las personas!-Volvió a ponerlos en blanco.- ¡Basta!

-¿Quieres callarte?-Pregunto Brian de mala manera, giré la cabeza en su dirección.

-Cállame.

-Bien.-Sonrió de medio lado y se levantó del sofá, caminó hasta a mí y tomó mi mentón con delicadeza, comenzando a acercar sus labios a los míos.

Una barrera de sombras se elevó entre nosotros antes de que él me besara, miré agradecida a Dark, él solo se dedicó a fulminarme con la mirada.

¿Ahora qué hice?

-Estabas a punto de dejar que te besara, eso hiciste.

Uy, creo que lo dije que voz alta.

-Oye, por si no te has dado cuenta tengo mis manos unidas a las de Koll.-Sacudí nuestras manos, enfatizando mi punto.

-¡Iba a besarte y no hiciste nada!

-Ugh.-Puse los ojos en blanco, molesta.-Háblame cuando dejes de comportarte como si tuvieras la edad de Gabe.

Digamos que Dark y yo estamos pasando por lo que toda pareja antes de ser pareja oficialmente pasa, o sea, los celos, el fastidio y en algunos casos, la furia.

Y en este caso tenemos una fusión de celos y enojo.

Devolví mi atención a Koll y a nuestras manos unidas, el ejercicio que estábamos realizando constaba en transmitirnos parte de nuestras habilidades.

Concentré todo mi enojo en eso, error.

Una pequeña chispa estática saltó entre nosotros haciendo que ambos salgamos despedidos hacia atrás, mi espalda chocó violentamente contra la puerta de entrada, atravesándola y cayendo sobre Hulk.

Ups.

(...)

-¡Ay!-Exclamé cuando Austin sacó una astilla, me miró molesto.

-Deja de moverte ¿quieres?

-Duele.-Lloriqueó Koll mientras su gemelo sacaba una astilla, al parecer él también había atravesado una puerta al salir disparado.

Miré a mi hermano aburrida y luego a mis brazos, los cuales aún estaban vendados por el accidente de la semana pasada, Austin había contribuido a que las que tenían más gravedad desaparecieran, dejando solo minis cortadas.

(...)

-¿Vas a seguir enojado conmigo todo el día?

-¿Vas a dejar que Brian vuelva a besarte?

-¡No me besó! Tú mismo te encargaste de eso.-Me crucé de brazos.

-Claro, pero si yo no hubiera interferido habrías dejado que te besara.

-¡Por supuesto que no! Primero beso a un sapo antes que a él.

-Ah, ahora te besas con sapos, genial.

-¿Podrías dejar de comportarte como un idiota?-Le grité, un tendón en su cuello sobresalió de el por la furia.

-¡Ojalá nunca te hubiera conocido!-Me gritó, no desistí.

-¡Lo mismo digo, idiota!-Le grité de vuelta.

-¡Terminamos!

-¿Alguna vez tuvimos algo?

Me miró con la boca tensa, apreté los labios y lo miré a los ojos, dedicándole la más fría de mis miradas. Él fue el primero en apartar la mirada, suspiré, di media vuelta y corrí fuera del departamento, con una guerra de sentimientos liberándose en mi interior.

(...)

-Hola.-Levanté la mirada y sonreí a mi hermano.

-Hola.-Dije con voz queda.

-Escuché sobre tu ruptura con Dark, lo lamento mucho.

-No sé qué lamentas, la verdad, si ni siquiera éramos algo.

-Yo creí que...

-Bueno, pues te equivocabas.-Suspiré y seguí meciéndome en el columpio.

-¿Alguna vez has salido de fiesta?

-Eh, sí, hace años, ¿por qué?

-Para todo hay una primera vez, de nuevo.-Tiró de mí hacia él, reí.

-¿Qué está planeando esa cabecita oxigenada tuya?

-Ya verás, pero primero debemos conseguirte algo adecuado para ponerte.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar