Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

50. Nuevo trabajo.

Lo miré con los ojos muy abiertos.

-¿Qué quieres decir?

-Al parecer te di una parte de mi habilidad y tú me diste una parte de la tuya, eso explica un poco tu comportamiento con Heath y el color de las puntas de tu cabello.

-¿El violeta tiene que ver con algo de las ilusiones ópticas?

-Sí.

-Ahora entiendo porque usas mucho el color.

-Me ayuda a la hora de usar mi habilidad.

-¿Cómo estás tan seguro que tienes el mío?

-Parte de él, y fue gracias a que detuve a Dark de hacer una estupidez, por cierto, se siente culpable, deben hablar.

-Luego.-Miré sobre su hombro.-Hablando del rey de Roma...

-Vamos, pero antes...-Me miró a los ojos y sonrió.-Debes saber dos cosas, te ves preciosa y ten cuidado, puedes leer la mente de otras personas.

-¿Gracias, y es en serio?

-Sí, vamos.

Salimos del callejón y nos topamos con el ceño fruncido de Dark, el cual se suavizó al verme.

-Odette, ¿podemos hablar?

-¿Es importante?

-Sí.

-Entonces vamos.-Asintió y volvimos al callejón.-Habla.

-Yo...lamento lo que te dije hace unas horas, no era verdad, haberte conocido fue lo mejor que me ha pasado en la vida, ¿podrías perdonarme?

-Te costara muy caro ésta vez, y nada de helado, ni dulces, ni maratones de series, debe ser algo genial.-Me miró derrotado y asintió.

-¿Puedo darte un último beso hasta que me perdones?

-Noup.-Di media vuelta, me tomó por el brazo y tiró de mí, giré molesta.-Dark, no...

Me calló robándome un beso.

Cerré los ojos y luego de unos segundos rodeé su cuello con mis brazos, atrayéndolo más a mí, profundizando el beso, mordió mi labio inferior y nos separamos, lo miré con las mejillas encendidas y me alejé corriendo, con una gran sonrisa adornando mis labios.

(...)

El lugar estaba a reventar, había música saliendo de los altavoces a todo volumen, chicos y chicas bailando muy pegados en la pista de baile, los barman se encontraban muy atareados, sirviendo mojitos de tequila, Whisky o Vodka a diestra y siniestra, al igual que repartían cervezas como si fuera pan caliente.

Hulk sonrió y me tomó de la mano antes de arrastrarme, literalmente, a la pista de baile, luego de unos segundos Koll, Austin y Brian se nos unieron.

-¿Y los demás?-Le pregunté gritando en el oído a mi hermano.

-Pidiendo las bebidas.-Me gritó de vuelta, asentí y seguí bailando, Brian solo me miraba hipnotizado.

Sonreí de lado y sus ojos brillaron, se tornaron violetas y luego volvieron a su color original, parpadeé sorprendida y miré a Koll, éste se golpeó la frente con la mano.

Ésta va a ser una larga noche.

(...)

-¡Dark, déjame!-Le grité golpeando su pecho, el negó y nos metió en el baño de mujeres, miró debajo de las rendijas de los cubículos y luego cerró la puerta con traba.

-Ahora ¿puedes escucharme, por favor?

-¡No tengo nada que escuchar, sé lo que vi!-Grité apartándome de él.

Hace menos de cinco minutos lo vi besándose con una chica... ¿o era un chico? Lo miré mortificada, estoy un poco ebria, eso explica, tal vez, mi bipolaridad extrema.

-¿Qué fue lo que viste, eh?-Se cruzó de brazos, tranquilo, tensé la mandíbula.

-¡T-te estabas besando con una chica!- ¿O era un chico? En serio, estoy demasiad confundida.

-Estás ebria, eso no fue lo que pasó.

-¿Entonces qué pasó?

-Pasó que estábamos bailando, tú, yo y Amett, una chica ebria hasta por los cielos comenzó a coquetear con él, ella tropezó y cayó sobre mí, ¡solo pasó eso!

-Y casualmente su boca cayó sobre la tuya ¿no?

-¡Que no me besó, Odette!-Me tomó por los hombros y me sacudió levemente, error, todo me da vueltas ahora.

Me solté de su agarre, tambaleante, y traté de ir hacia la puerta, tropecé con mis propios pies y caí sobre el pecho de Dark, lo miré a los ojos y los míos se cristalizaron.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar