Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

51. Segunda sangre.

Me removí inquieta entre los brazos de Dark y desperté, encontrándome con la mirada atenta de él sobre mí.

-¿Desde hace cuánto me has estado observando dormir?

-Desde hace veinte minutos.-Sonrió y depositó un corto beso en mis labios.-Por cierto, buenos días.

-¡Scarlett, quítate de ahí!-Gritó Koll entre sueños, fruncí el ceño y me arrastré al final de la cama junto a Dark para observar como Koll desaparecía y reaparecía.

-¿Eso me pasa a mi cuando tengo una premonición?

-Depende, la mayoría de las veces desapareces completamente, otras veces te pasa como a él.-Hice una mueca y asentí.

-Koll...Koll.-Lo moví por un brazo, abrió los ojos y me miró desorientado.

-Estás viva.-Susurró y volvió a quedarse dormido, me tensé y miré a Dark, ¿acaso me había visto morir?

(...)

-Necesito café.-Dije golpeando mi cabeza con la isla de la cocina, solté un gemido de dolor pero no levanté la cabeza.

-Sí que estas grave, hermani.-Mi hermano me frotó la espalda.-Vi una cafetería a una cuadra de aquí, si quieres puedo ir a comprarte uno.

-¿Con el viejo Morrison? No lo creo.-Hice un mohín.-Eres muy tierno, hermanu, pero si bebes de ese café morirás de intoxicación.

-¿Tan malo es?

-Es el peor.-Dijo Brian apareciendo por la puerta, en una mano llevaba una caja de donas Krispy kreme y en la otra cinco cafés dentro de un porta vasos.

-¡Bendito seas, Brian!-Grité y corrí por el mío.

-Seis de azúcar y leche.-Dijo, sonreí y tomé el correspondiente.

-Si no fueras mi ex te besaría ahora mismo.-Dije antes de darle un trago a mi café, dulce y cremoso, tal y como me gusta.-Me conoces bien, Brian.

-No por nada fui tu novio durante un año y medio.-Me guiñó un ojo y dejó los demás cafés y las donas en la isla.-Sé que a los gemelos no les gusta el café, al igual que a Clark, hay leche en la nevera para que acompañen las donas.

-Muy amable de tu parte.-Dijo Clark y sacó un cartón de leche.

-Buenos días, Scarlett.-Dijo Hulk besando mi mejilla, sonreí.-Hola, chicos.

-¿Qué es lo que vamos a hacer hoy?-Dijo Dark apareciendo a mi lado, rodeó mi cintura con uno de sus brazos y me atrajo hacia él.-Buenos días de nuevo, muñeca.

-Hola.-Besé cortamente sus labios y volví a beber de mi café, Dark tomó el vaso en el que estaba éste y le dio un sorbo, hizo una mueca.

-Demasiado dulce.

-Gracias.-Reí y le di una mordida a una dona con relleno de crema pastelera.-Mm.

-Según el mensaje que me envió Karl debemos ir a las afueras de Seattle, secuestrar a Rosemary y llevarla al club, donde pediremos el soborno, ojalá paguen, no quiero asesinarla.-Dijo Koll mirando la pantalla fijamente.-Es muy bonita.

Sentí un escalofrío y el rostro de Gabe apareció en mi mente.

-¿Dónde está Gabe?

-Se sentía mal en la mañana, está durmiendo, ¿por qué?

-Demonios.-Dije y me levanté de un salto, tirando de café al suelo, no me importó y corrí a la habitación de Brian, efectivamente, Gabe se encontraba dormido en la cama hecho un ovillo, el problema fue que no respiraba.- ¡Gabe!

Lo tomé en brazos, me senté en el suelo y lo recosté en mi regazo, cerré los ojos sobre su cuerpecito, buscando la causa de muerte.

Ahogo, sentía malestar estomacal y vomitó dormido y boca arriba, ahogándose.

Le di vuelta y comencé a palmear su espalda con fuerza hasta que tosió y vomitó sobre mis piernas desnudas.

-Gabe.-Suspiré de alivio y seguí palmeando su espalda hasta que dejó de vomitar sobre mí, casi al instante comenzó a llorar.-Shh, todo está bien.-Lo abracé manchando un poco mi blusa, tampoco me importó.

-¡Gabriel!-Dijo Bryan arrodillándose y quitándome a Gabe de mis brazos, me levanté y salí de la habitación.

-Estás llena de vomito.

-No importa, lo salvé, es lo importante.-Me llevé una mano a la cabeza al sentir un dolor atronador detrás de los párpados.-Agh.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar