Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

52. Ruta 96.

Flashback

Miré con temor a Brian y luego con enojo a su grupo de amigos, en especial al sujeto con nombre raro.

-¿Qué clase de amigos son?-Escupí, haciendo mi voz chillona para resaltar.-Deberían decirle a mi novio que no haga esas idioteces, no empujarlo a hacerlo.

-Lástima, amigo, creo que tienes una novia collona.-Comentó el sujeto dándome una sonrisa ladina, le enseñé el dedo corazón.

-¿Y tú eres...?

-Cabriel Witson, malhumorada dama.

-Válgame, hasta apellido raro tienes.-Dije con desdén, él me dedicó una mueca de enojo.

-Mira, princesa, ¿por qué no dejas de fingir ser alguien que no eres y te callas de una buena vez?

-No vuelvas a llamarme así.

-Gáname en una carrera esta noche y no volverás a saber de mí.

Lo miré de arriba abajo y luego miré con aburrimiento mis uñas pintadas en rosa chillón, me encogí de hombros y asentí. No tenía nada que perder.

Fin del Flashback

-¿Scarlett?-Preguntó Hulk detrás de mí.

-Soy yo.-Lo miré.-Acércate que no muerdo.

-¿Qué ocurre?

-¿Puedes hacer que yo... hable con alguien, ya sabes, muerto?

-Eh, sí.

-Perfecto, necesito que contactes, o yo qué sé, a un amigo. Su nombre era Cabriel Witson.

-Que nombre más extraño.-Le di la razón y él se sentó a mi lado.-Tardaré un poco.

-No importa, solo... contáctalo.

Asintió y cerró los ojos, colocó las manos sobre la tierra encima del ataúd donde descansaba mi amigo. Yo volví la vista al frente y volví a mis recuerdos.

Flashback

-Okey, tú ganas, ni siquiera sé andar en esto.-Le dije a Cabriel mirando con temor a su motocicleta.

-Lo sabía.-Lo miré con fastidio, él sonrió malicioso.-Ya sé cuál será tu castigo.-Dicho esto me tomó por la cintura y me subió en la motocicleta, grité cuando él se subió frente a mí y arrancó a toda velocidad.

-¡Cabriel!-Grité, horrorizada.- ¡Para!

Y lo hizo, luego de causarme tres paros respiratorios, dos ataques al corazón y una tragada de insectos. En cuanto el medio de transporte se detuvo salté fuera, con el cabello hecho un nido de pájaros y las mejillas ardientes.

-¡Estúpido!-Le grité, golpeando su pecho con ambos puños.- ¡Pudiste matarnos!

-Pero no lo hice.-Miró mi rostro y palideció.-Eh, Scarlett, no llores.

Le di la espalda y sequé mis lágrimas con rabia, para luego elevar la barbilla y comenzar a caminar lejos de él. Claro que no llegué muy lejos antes de que él me detuviera.

-Perdóname, Scarlett, no quería hacer que lloraras, creí que te divertirías.

-Como sea, no importa.

-Esto..., perdóname.

-Ya, Cabriel, no importa.

Fin del Flashback

-¿Hulk está todo...?-No logré terminar de preguntar ya que una mano cubrió mi boca y posteriormente me alzó con rudeza del suelo. Comencé a gritar y a debatirme, en vano.

-Shh, princesita.-Musitó una voz masculina en mi oído, palidecí al reconocerla, deteniéndome.-Veo que me recuerdas.-Me dio la vuelta con violencia, ocasionando que quedara cara a cara con él.-Hola, Scarlett.

-¡Hijo de fruta!-Grité, furiosa, antes de arañarle el rostro

-Calla, mocosa.-Gruñó y comenzó a arrastrarme hasta un auto negro, abrió la puerta del acompañante y me empujó dentro.-Escapa y haré que acompañes a tu mejor amigo a la tumba.

Esperé a que él se subiera y arrancara antes de girarme en su dirección, rabiosa.

-Lo aceptas, entonces.

-¿El qué?-Frunció el ceño.

-Que lo mataste.

-Así es.

-Pero cuando nos llamaron a testificar juraste que su muerte no tenía nada que ver contigo.

-Tuve que hacerlo, él iba a quitarme a mi hijo.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar