Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

53. Graduación.

Varios meses después...

Karl me miraba fijamente y sin parpadear, comenzaba a ponerme nerviosa su mirada, así que me reacomodé la toga azul que llevaba puesta bajo su mirada, pasados unos minutos me harté y alcé ambas cejas en su dirección, esperando una explicación de su mirada.

-¿Qué?-Espetó, desviando la mirada, me crucé de brazos.

-¿Por qué me miras así?

-¿Así cómo? Yo no estoy haciendo tal cosa.-Me miró de reojo y jadeé, a lo que me miró con rapidez y se acercó a mí con preocupación.- ¿Qué ocurre? ¿Estás bien?

-¿Papá?-Solté sin pensar, él palideció y sus ojos adquirieron el mismo azul que los ojos de Austin.- ¿Qué demonios?

-Hola, cariño.-Sonrió de lado y puso una mano sobre mi mejilla con ternura mientras sus ojos se llenaban de lágrimas.-No sabes cuánto extrañaba que me llamaras así.-Susurró, apreté los labios en una fina línea y lo rodeé entre mis brazos, él me estrechó entre sus brazos con fuerza.

-Lo siento tanto, hija, lo siento.-Susurró, separándose, y dejó un beso en mi frente, cerré los ojos con deleite, disfrutando del contacto.-Espero que algún día nos perdones, a tu madre y a mí.

Suspiré y salí de la premonición, aturdida me dejé caer sobre las rodillas, elevando el polvo a mi alrededor y ensuciando la toga azul de mi premonición y los jeans que llevaba debajo, porque ni de chiste iba a llevar vestido a la entrega de diplomas.

-¿Scarlett? ¿Estás lista?-Dark asomó la cabellera pelinegra por el marco de la puerta y su expresión alegre cambió a preocupada al observarme, corrió y se tiró a mi lado.-Cálmate, ¿qué pasa?

-Yo...-Lo miré aturdida, él me tomó por los hombros y me sacudió ligeramente.

-Contrólate, Odette, estás desapareciendo.

Por fin reaccioné y logré controlarme, a lo que él soltó un suspiro de alivio y me envolvió en un fuerte abrazo, se lo devolví y enterré mi cabeza en su pecho, apretando parte de su toga en mi puño.

-¿Qué viste?

-No sé.-Susurré, confundida.-Parecía una premonición, Dark, pero no puede ser real, creo que es un sueño, o los nervios, no sé.

-¿Qué era?                     

-No quiero hablar de eso.-Le di una sonrisa forzada y ambos nos levantamos, él me miró con el ceño fruncido.-No me mires así, Dark, no quiero hablar de eso y ya.

-Bien.-Bufó y se fue, gruñí para mis adentros y fui detrás de él, lo detuve abrazándolo por la espalda.

-Karl era mi padre, ¿bien? Pero... a la vez no, era como si hubiera otra persona dentro de su cuerpo.-Murmuré contra su espalda, él se dio la vuelta y me miró con ternura.

-Creo que los nervios, y el evidente hecho de que extrañas a tu padre, están afectándote.

-John no es mi padre, recuérdalo.-Levanté la mirada para conectarla con la suya.-Mi padre está desaparecido, o muerto, y ni siquiera sé quién es.

-Lo sabrás algún día, y cuando lo hagas iremos en su búsqueda.

-¿Te he dicho ya que te quiero?

-Me gustaría escucharlo más seguido, la verdad.-Sonrió de lado y se inclinó para dejar un beso en mis labios, a lo que suspiré y respondí gustosa.

-¡Dejen eso para después, tórtolos, que tenemos una graduación a la que asistir!-Gritó Clark pasando por nuestro lado, le enseñé el dedo medio y seguí besando a mi novio hasta que el aire nos faltó.

-Búsquense una habitación.-Gruñó mi hermano con los dientes apretados, reí y besé su mejilla cuando pasó por mi lado.- ¿Saben qué? Olvídenlo, no quiero ni imaginar lo que harían ustedes dos solos.

-Idiota.-Reímos y nos subimos en el auto de Dark, quien, luego de que los gemelos y Hulk subieran, comenzó a conducir hacia el instituto mientras yo reía en el asiento a su lado de las quejas de los demás.

-Repito, ¿por qué Scarlett va cómodamente en el asiento del acompañante y yo estoy aquí como sardina?-Refunfuñó Clark mientras miraba de manera acusadora a su primo.

-Es mi novia.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar