Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

54. Última sangre.

Un mes después...

-Estoy harta de esto, Dark, harta.-Sollocé a través de la línea, él suspiró.

-Lo sé, preciosa, lo sé, y créeme que yo también, pero recuerda que todo esto acabará pronto.

-Cierto.-Asentí y levanté la mirada cuando una pareja de enamorados se sentó en una banca frente a mí.-Debo irme, ya llegó la misión.

-De acuerdo, te amo.

-Te amo más.-Dije y colgué la llamada, acomodé mejor mi cabello negro y me levanté de mi asiento, miré al chico a los ojos el tiempo suficiente para ver cómo estos se tornaban violetas un segundo y luego volvían a ser castaños.

-Bebé, debo irme, acabo de recordar que mi madre me ha dicho que debo hacer la compra para la cena.-Dijo él levantándose de su asiento, caminé frente a ellos y sentí al chico seguirme.

Caminé unas cuantas cuadras hasta el callejón donde Heath, Clark y yo lo abordaríamos, y me recargué en la pared, formé una sonrisa falsa y me volví hacia Josh, el chico al cual secuestraría.

-Hola.-Dije, él me sonrió de medio lado y se acercó.

-Hola, bebé.-Hice una mueca de repulsión.

-No me llames así y acompáñame.-Lo tomé de la mano y lo guíe hasta el final del callejón, donde se encontraban Clark y Heath, escondidos junto con la camioneta por una ilusión óptica de Koll.

El chico me empujó contra la pared y comenzó a besarme el cuello, puse los ojos en blanco y les hice una seña a los chicos, este era un efecto colateral de la hipnosis.

-¿J-Josh?-Miré con los ojos como platos a la chica, Lia, la cual nos miraba con lágrimas en los ojos y las mejillas sonrojadas.

-Bebé.-Dijo asustado y me miró, sus ojos se pusieron vidriosos y se separó de mí con violencia, suspiré, la hipnosis se rompió.-Esto... ¿qué...?

-Lia, Lia, Lia, tenías que complicar las cosas.-Negué con la cabeza y Clark y Heath aparecieron a mis lados.-No intenten correr ni gritar, no servirá de nada.

-¿Q-qué está ocurriendo?-Preguntó temblorosa la chica en brazos de su novio.

-Esto.-Dijo Heath.-Es un secuestro.

-Todo será más rápido si...

Lia y Josh soltaron un grito aterrorizado, dieron media vuelta y echaron a correr, suspiré y me llevé una mano al oído, donde tenía un manos libres.

-¿Koll? Haz lo tuyo.

Miré al techo donde se encontraba oculto este y luego al final del callejón, donde comenzaba a formarse un espejismo, o como lo llamo yo, un mega espejo, quien sea que pase por aquí verá un callejón lleno de basura y no a unos aterrorizados chicos a punto de ser secuestrados.

Al llegar al principio del callejón Lia y Josh chocaron con el espejo, haciendo que salgan disparados hacia nosotros, creé una burbuja magnética y encerré a Lia en ésta, cayó dormida al segundo, de Josh se encargó Clark, inyectándole un somnífero.

Heath abrió las puertas traseras de la camioneta y metimos a los dos chicos dentro.

(...)

-¿Y la chica? ¿Por qué la trajeron?

-Nos siguió cuando llevé a Josh al callejón.

-¡No tenía opción!-Gritó ella, puse los ojos en blanco.-Creí que él me estaba engañando.

-Pues si hubieras controlado tus estúpidos celos tal vez no estarías aquí.-Dije llevando una mano a mi cabello, aún negro, me volví hacia Koll.- ¿Podrías...?

-Claro.-Chasqueó los dedos y mi cabello comenzó a crecer hasta llegar hasta, casi, mi cintura, adquiriendo su color original.

-Gracias.-Dije comenzando a atarlo en una coleta en lo alto de mi cabeza.-Ya necesito un corte.

-Déjalo así, te queda bien.

-No, yo digo que deberías cortarlo hasta el mentón y tintártelo de azul.-Dijo Hulk.

-Sigue soñando.-Dije riendo, Karl carraspeó.

-Tenemos un asunto que atender, así que agradecería que...

-¡Feliz cumpleaños!-Gritó mi hermano entrando en el almacén con un pastel de cumpleaños, lo miré interrogante.- ¡Idiota, es el cumpleaños de Amett!

-¡¿Qué?!-Miré a mi mejor amigo, indignada.- ¿Hoy es tu cumpleaños número 19 y no me dijiste?



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar