Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

55. Cumpleaños.

Tres meses después...

Scarlett's POV

Desperté gracias al camino de besos húmedos trazados desde mi barbilla hasta mi cuello, reí y me volví, abriendo los ojos, encontrándome frente a frente con los ojos grises pertenecientes a la persona de la cual estoy completamente enamorada.

-Buenos días.-Dijo él con un brillo en los ojos, sonreí y besé sus labios en profundo beso.-Alguien se levantó de buenas.

-Y alguien no se cepilló los dientes.-Dije juguetona, abrió mucho los ojos y se puso colorado.

-¿Pero qué...? ¡Claro que lo hice!-Dijo con las mejillas ardiendo, solté una carcajada y guie sus labios hacia los míos.

-Es broma, idiota.-Dije cuando trató de evitar mis labios, me miró con el ceño fruncido y se alejó de mí.-Daaark.-Alargué la "a", haciendo un puchero.

-Vístete, cumpleañera, que hoy te tengo una sorpresa.

(...)

-Observa detenidamente la imagen, no te pierdas ningún detalle, ¿de acuerdo?-Dijo Dark mostrándome una foto de una gran cabaña en medio del bosque.

-La tengo.

-Bien, ahora teletranspórtanos allí.

Lo miré anonadada pero asentí, entrelacé nuestras manos y visualice la cabaña en mi mente, sentí el característico vuelco en el estómago antes de caer sentada sombre un montón de hojas secas.

-Eso no estuvo tan mal.-Dijo Dark ayudándome a levantarme.-Vamos.

Cogidos de la mano caminamos hasta la puerta principal de la cabaña, Dark me sonrió y sacó una llave de su bolsillo delantero del pantalón, introdujo la llave plateada en la cerradura y con un clic la puerta se abrió hacia dentro.

-Primero las damas.-Dijo haciendo una cómica reverencia, reí y me adentré en la cabaña, Dark cerró la puerta detrás de nosotros y me sonrió.- ¿Qué te parece?

-Wow.

Las paredes eran color musgo y los muebles en la estancia eran color ladrillo, había una chimenea con unos cuantos troncos dentro, sobre nuestras cabezas había un candelabro de oro blanco con pequeños cristales en las puntas. 

-¿De dónde conoces al propietario de la cabaña?

-Estás hablando con él.-Dijo orgulloso por mi reacción, lo miré seria.-Bueno es de mi padre, pero técnicamente será mía cuando él muera.

-Ya veo.

(...)

-¿Tienes hambre?

-Síp.

-Vamos a la cocina entonces.-Asentí y me paré de un salto de la cama, bajamos las escaleras y nos adentramos en la gran cocina con muebles de cobre, me senté sobre la isla de la cocina mientras veía a Dark rebuscar en el refrigerador algo de comida. Se enderezó unos minutos después con un gran pastel con glaseado negro y en la parte de arriba había se leía en grandes letras azules FELIZ CUMPLEAÑOS.-Tu hermano y Amett lo cocinaron, Clark y yo lo decoramos.

-¡Me encanta! ¿De qué es?

-De chocolate y menta, no preguntes, ni yo sé cómo lo hicieron.

Reí y tomé un poco del glaseado con mi dedo, lo llevé hasta mis labios y lo saboreé, su sabor era de menta.

-Deja.-Dijo Dark dándome un manotazo en la mano, lo miré con el ceño fruncido, me ignoró y sacó un cuchillo, dos tenedores y dos platos de la alacena, partió dos rebanadas de pastel con el cuchillo, puso cada una en un plato y me tendió una.-Ya.-Me sonrió, puse los ojos en blanco y saqué un cartón de leche de la nevera.

-¿Y los vasos?

-Se dice gracias, malagradecida. En la tercera puerta de arriba a la izquierda.

Puse los ojos en blanco, de nuevo, él y su bipolaridad.

-¿Quieres leche con el pastel?

-Sí, por favor.-Asentí, saqué dos vasos y vertí la leche en ellos.-Gracias.

-Cállate y come.-Dije llevándome un pedazo de mi rebanada a la boca, el pastel era de chocolate y el glaseado de menta, estaba delicioso.-Diablos.-Gemí.-Esto está delicioso.-Dije y le di un trago a mi leche.

Seguimos comiendo el pastel en silencio, cada quien concentrado en su rebanada, al acabar la mía lo miré y reí.

-¿Qué?

-Tienes glaseado en la nariz.-Dije riendo y me acerqué a él, con mi dedo pulgar quité el glaseado y sonreí.-Listo.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar