Supersticiosa

Tamaño de fuente: - +

59. Embarazo.

Cuatro años después...

Comienzo

Desperté y miré a mi alrededor, me encontraba en la habitación que compartía con Dark, enredada entre las sábanas, sonreí y me levanté, caminé fuera de la habitación y encontré a Dark cocinando mientras meneaba el trasero al ritmo de Work de Rihanna.

Cubrí mi boca con mi mano, tratando de contener la risa y me recargué en la isla de la cocina.

-Buenos días.-Dije haciendo que pegue un brinco.

-¡Odette!-Me riñó, reí y me acerqué hasta él, lo abracé por la cintura y dejé un beso en su hombro.

-Meneas muy bien el trasero.-Dije con burla.

-Idiota.-Se giró, hice un puchero, sonrió y dejó un beso en mis labios.-Buenos días.

-Bipolar.-Puse los ojos en blanco.

-Ya deberías estar acostumbrada, llevas viviendo conmigo desde hace seis años.

-Yo llevo viviendo contigo desde hace diez y aún no me acostumbro.-Dijo burlón Hulk detrás de nosotros, solté una risita y besé su mejilla.-Buenos días, fea.

-Buenos días, Hulk.

-Deberías de dejar de llamarme así.-Hizo una mueca y despeino su cabello castaño, desde que comenzamos a trabajar para el FBI tuvo que regresar su cabello a su color original, el cual es el castaño claro, todos tuvimos que hacerlo.

-El día en el que madure dejaré de llamarte así.-Le guiñé un ojo.

-El día en que madures será cuando te conviertas en madre.-Dijo Clark entrando en la cocina seguido de mi hermano, Austin.

Sentí un hormigueo en el vientre y desvié la mirada hacia el suelo, ocultando con mi cabello caramelo mi nerviosismo.

-¡El desayuno está listo!-Anunció Dark cantarín, dejando la sartén con huevos revueltos y tocino encima de la isla de la cocina.

Palidecí y sentí la bilis subir por mi garganta ante el olor, corrí fuera de la cocina y abrí de un empujón la puerta del baño, me agaché y levanté la tapa del inodoro, metí, literalmente, la cabeza en él y comencé a devolver la cena de anoche con pequeños espasmos.

Alguien recogió mi cabello en una coleta improvisada y comenzó a darme palmaditas en la espalda.

Luego de cinco minutos dejé de vomitar, me levanté, con ayuda de mi hermano, bajé la tapa del inodoro y me senté sobre esta, cubrí mi rostro con mis manos.

-¿Hermani?-La voz preocupada de Austin hizo eco en el baño.

-Estoy bien.-Dije con voz ronca, me levanté y enjuagué con agua mi boca.-Vamos a la sala, debo decirles algo a todos.

Asintió y me ayudó a salir sosteniéndome del brazo, al salir todos se encontraban fuera con expresiones preocupadas, sonreí de lado, nunca cambian.

-Vamos a sentarnos, estoy bien, pero creo que deben saber algo.-Asintieron y nos sentamos en mi sofá favorito.

-¿Y bien?-Me apremió Clark, suspiré y me levanté, caminé hasta mi habitación compartida con mi novio, abrí el armario y saqué mi unicornio de peluche blanco, regresé a la sala y todos me miraron confundidos.

-No alucinen ¿de acuerdo?-Asintieron, puse al peluche de cabeza y metí dos dedos por la parte baja de su espalda, tome la "varita" y la saque, girándome para esconder el contenido con mi espalda.

Solté el peluche y mordí mi labio, suspiré y me giré de vuelta.

-Eh...yo...estoy, estoy embarazada.-Dije sacudiendo el test con una mano, todos me miraron anonadados.

-¡¿Qué?!-Gritó Dark, sus preciosos ojos grises estaban por salírsele de las órbitas.

-Vas a ser padre.-Le entregué el test con una sonrisa nerviosa.

Todos se arremolinaron alrededor de él y juntos observaron el test con los ojos muy abiertos.

3...2...1...

-¡Voy a ser tío!

-¡Voy a ser padre!

-¡Soy demasiado joven para ser tío!

-¡Scarlett quedamos que nada de sexo hasta los 25!

-¡No estoy preparado para tener a un niño tocando mis libros!

Solté una carcajada ante el terror en los ojos de Hulk, todos me miraron, luego a mi vientre y luego de nuevo a mí, sonrieron y corrieron hacia mí, derribándome en un gigante abrazo, los maldije por lo bajo.



ElizaKmarena

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar