Sweet Darkness

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1. El Primer Día

3 meses antes

 

Alyson

Aquí vamos, otro año más en el que iniciamos en un colegio nuevo ¿porqué? No lo sé, mis padres nunca lo mencionan. Estoy harta de tener que cambiar cada año de colegio, pero lo peor de todo esto,  no es un simple colegio, es un internado.

Según mis padres este será un año distinto. Esta vez después de dos años, he vuelto a ver a mis hermanas y esta vez estaremos juntas en el internado.

— Buenos Días hermanas! —Saludé a Emily y Sarah quienes ya se habían levantado.

Las dos se veían muy tranquilas, desayunando como si nada sucediera.

—Hola Aly ¿cómo amaneciste? —me preguntó mi hermana Sarah sirviéndome un poco de café.

— Huy! Emocionadísima!— Dije con sarcasmo— nuevo año como siempre y lo mejor de todo, en un internado

Puse una sonrisa sarcástica y forzada a mis hermanas, se notaba mi alegría, seguro.

— ¡Hey! ¡No es tan malo! ve el lado bueno, esta vez estaremos juntas — Sonrió Emily con entusiasmo.

Huy, si, que alegría.

— si tu lo dices — le conteste sin ganas.

Emily es la mayor de las tres, en dos meses ella cumplirá los dieciocho, luego le sigue Sarah quien acaba de cumplir diecisiete y después estoy yo, el mes pasado cumplí los dieciséis.

Cada una teníamos diferente carácter, pero la perfecta tanto en aspecto físico y personal siempre ah sido y será Emily, en su aspecto físico ella es muy bonita, su cabello es negro intenso como la noche, su piel blanca y cara perfecta ,la risa perfecta, pero lo que más resaltaba en ella eran sus ojos color azul.

Como eh dicho es perfecta, para ella todo suele ser positivo,  siempre está contenta y mostrando una sonrisa a todos, a todos les suele caer súper bien. Excepto a mí, y lo sé, es mi hermana y la quiero, pero a veces no la soporto.

Siempre tiene más suerte que Sarah y yo, mis padres le demuestran mas amor que a nosotras, es la mayor y fue a la primera de nosotras a la cual nuestros padres mandaron lejos para estudiar, pero para que no se fuese sola, se fue en compañía de nuestra nana Ainna, quien nos ha cuidado como nuestra segunda madre desde que somos pequeñas, tuvo cariño y comprensión y nunca estuvo sola durante dos años, una de las cosas que creo injustas para Sarah y para mí, pues nosotras tuvimos que enfrentarnos al mundo completamente solas.

—Bueno, ya vayámonos, no queremos llegar tarde y tener la ultima habitación.

Rápidamente salimos de la gran casa que tenía Ainna y nos dirigimos hacia el colegio, como era de esperarse, siempre en el auto de Emily.

Al cabo de un rato, llegamos a la escuela.

—Bueno hemos llegado —Dijo Emily bajando del auto feliz.

Respire un momento dentro del auto y me comencé a preparar psicológicamente, tome mis cosas y baje. Me dirigí hacia mis hermanas y caminamos juntas hasta la entrada.

Esta era una de las cosas que más odiaba, entrar por la puerta y que todos me mirasen como si fuera una cosa rara, y mientras intentaba no hacer caso, mas seguía pensando en cómo lograría sobrevivir a este martirio.

 

Emily

Dejar de ver a mis hermanas durante dos años fue muy difícil, aun mas cuando nuestros primeros años de vida estuvimos juntas, y de repente de un día para otro, nuestros padres sin explicación alguna nos separan, cada una enviada a diferente país, primero me fui yo y después mis hermanas, lo que más me suele de todo es que siempre fuimos  inseparables, fue muy extraño la forma en que nos separaron, hasta el día de hoy desde que me fui me  pregunto ¿por qué razón nos separaron de esa forma?

Lo más difícil de estar en una nueva ciudad, es el colegio, un lugar donde no conoces a nadie ,no sabes cómo son las personas y de qué forma van a tratarte sobre todo cuando eres la única nueva, pero algo que me pareció de nuevo extraño, mis padres decidieron juntarnos de nuevo para estudiar juntas y nos inscribieron en un internado, la verdad eso me emociono demasiado.

Sarah dice estar igual de contenta, la primera vez que nos volvimos a ver lloro de emoción y tuvimos un gran abrazo de hermanas, ella es muy loca, pero la quiero.

Quisiera decir que Alyson está igual de emocionada, pero lamentablemente no es así, y la entiendo, tiene solo dieciséis años y ah pasado tres duros años pasando  de colegio en colegio, diferente ciudad, cambiar de amigos,  algo que ya la tiene cansada por lo cual causa toma esa actitud de fastidio incluso hacia nosotras, y más ahora que tenemos que vivir en ese internado.



Paula Sandoval

Editado: 14.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar