Sweet Demon

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1

Estaba todo oscuro, había poca gente y era entendible. Eran más de las once de la noche.
No sabía como había llegado hasta este lugar, aunque todo parecía como un déjà vu. La calle estaba casi desierta, algunos perros ladraban, el viento golpeaba en mi rostro y solo iluminaba el camino los faroles.

Apresure mi paso, nunca se sabía lo que podría suceder y menos a estas horas.
¿Tenía miedo?, por supuesto, no estaba borracha ni drogada, así que tenía todos mis sentidos en alerta.

En la fiesta a la cual había ido, fue asombrosa. Logré hacer lo que en mucho tiempo no pude hacerlo y todo por él. 

No quiero pensar en aquel chico que rompió mi corazón sin importarle nada.
Mis pensamientos fueron interrumpidos por un ruido detrás de mí, me gire bruscamente. Una sombra oscura caminaba hacía mi, pero no lograba verle el rostro, lo que si, el resto del cuerpo. También podía ver claramente sus jeans negros ajustados, su camiseta verde musgo junto su chaqueta, sus botas cafés con negro y su mata de rulos cortos adornaban su cabeza.

Por instinto corrí, tenia que salvar mi pellejo. Miré hacía atrás, pero nada. No estaba.

—No corras gatita —dice con su voz ronca y lenta, provocando en mi un escalofrío —. No llegarás tan lejos.

Nunca antes había rezado, ni muchos menos le había pedido algo a Dios, pero lo acababa de hacer. Le había pedido que por todos los cielos, que ese chico no me hiciera nada.

—N-no soy de valor —le digo con la voz nerviosa. Él suelta una risa, pero no una risa cualquiera, había algo en ella que me hizo quedar pasmada—, estoy hablando en serio, ni siquiera tengo mi reloj, podrí...

Pero me detuvo, se acercó lo suficientemente a mi para lograr oler su aroma e idéntificar los detalles de su rostro; Su aroma era tan dulce y embriagador. Las facciones de su rostro eran bastantes marcadas, sus cejas espesas, sus brillantes ojos verde esmeralda te hacían viajar a otro lugar, sus labios rosas, carnosos pero un tanto delgados. 
Llevaba un poco de barba, tal vez de unos dos días, haciéndole lucir más duras sus facciones.

—Silencio gatita —dice acariciando mi mejilla izquierda, mordí mi labio inferior obligándome a no tiritar por el miedo que sentía a través de mi cuerpo—. No deberías de estar a estas horas por aquí, alguien podría lastimarte, violarte o hasta matarte y no creo que desees eso, de hecho nadie querría esa tragedia, menos a alguien tan linda y tan inocentebcomo tú.

Tomo un poco de valor y retrocedo un par de pasos más atrás para poder alejar su intimidante cuerpo del mío.

—Por favor —suplique tratando de volver alejarme, ya que había vuelto a atraerme hacia él, pero me era imposible, me ganaba en fuerza—. Déjame ir, te lo ruego.

Su amarre se suavizó solo un poco, pero no lo suficiente haciéndome resoplar. No entendía que había hecho de malo, no era una mala persona, hacía buenas
acciones, pero al parecer eso no valía nada en esta vida. Absolutamente nada.

—Cariño —llamó mi atención, ya que había bajado la mirada. No soportaba verlo a los ojos, me sentía débil—. Terminará más rápido de lo que crees.

Y desperté.



Jas

#6333 en Fantasía
#1619 en Fanfic

En el texto hay: angelesydemonios, amor, infierno y cielo

Editado: 16.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar