Te agradezco por mentirme

Tamaño de fuente: - +

Capitulo N°4

Silena                   

Esto es inaudito.

— amarrarme de por vida al estúpido de zed ni loca que estuviera — salgo de la empresa de papá

Busco mi auto con la mirada pero no lo encuentro

— Me han robado el coche — este día no podría empeorar más.

Pero al parecer si podía porque enseguida el cielo se ilumino por un rayo y empezó a caer lluvia.

— ¡¡señorita Moon!! Por favor venga bajo techo. Se enfermara — Carlos el portero del edificio se acerca con un paraguas.

— gracias, Carlos... ¿sabes que a pasado con mi auto?— ya segura de la lluvia. Él sierra la sombrilla y me mira

— señorita, su auto se lo ha llevado una grúa por estar mal estacionado — diablos

— Porque no me dijiste nada, Carlos— y ahora como rayos me iré

Cuando él estaba por contestarme una voz se hace presente

— luna mía, no te preocupes aquí está tu sol — zed me toma de los hombros e intenta a cercarse y darme un beso

Pero en un auto reflejo lo empujo y le doy una fuerte bofetada.

— nunca más vuelvas a poner tu sucia boca sobre la mia, o lo pagaras caro!! Entiendes¡¡ — lo señalo con el dedo índice

— claro, pero como aras en nuestra boda — toma un mechón suelto de mi cabello y lo pone tras mi oreja — que yo sepa la pareja al finalizar la ceremonia y sellar su "amar hasta que la muerte los separe " se dan un beso.... y eso, mi querida luna es lo que tú y yo aremos.

Aprovechando mi aturdimiento me toma de la cintura y estampa su boca contra la mía. Pero cuando me disponía a alejarlo mi padre aparece en mi campo de visión.

— Dejen eso para el día de la boda par de tortolos — cuando mi padre se nos adelanta unos pasos y nos da la espalda lo empujo pero no lo suficientemente fuerte como para alejarlo.

— Idiota, te lo advertí — le pego un rodillazo en la entrepierna — esto es solo una prueba de cómo te ira si te empeñas en fastidiarme.

Mi padre se da la vuelta y al ver a zed arrodillado se preocupa.

Es mi momento.

— solecito, que te pasa ¿te encuentras bien? — Me pongo de cuclillas frente a él y alzo su mentón con mi mano — ¿te duele algo, "cariño" ?

Ojalá y te duela hasta el alma, maldito

— Esta me las pagas maldita loca — habla en susurro para que solo yo escuche — si amor..... Estoy bien — contesta entre dientes. Cuando se le pasa el dolor regresa a su postura inicial

— ¿qué paso zed? acaso mi sirena te golpeo — pregunta mi padre en tono burlón

Pero como todavía me encuentro en mi papel de actriz...

— ¿Cómo se te ocurre que yo golpearía a mi solecito ?— me hago la indignada

— si ¡¡suegro!! — Tengo tantas ganas de matarlo — como se le ocurre que mi luna me golpearía y menos en mi zona noble porque después no tendremos herederos ¿verdad, amor? — y por tercera vez en el día vuelve a besarme

Si antes tenía ganas, ahora si lo mato Antes de que se separe le muerdo el labio hasta sentir en mi boca el sabor metálico de su sangre.

— ahhh — grita — no seas bestia

— ¡¡pa!! me retracto, ya no quiero casarme con él — mi padre me mira y sonríe. Sube a su auto y se va

— no te desharás de mi con tanta facilidad "cariño" — sube al suyo y desaparece calle abajo.

Tomo un taxi y me dirijo a los patios a pagar la multa de mi auto.

 

 

 



la crespa

#9705 en Novela romántica
#1574 en Chick lit

En el texto hay: romance, primer amor, odio-amor

Editado: 23.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar