Te agradezco por mentirme

Tamaño de fuente: - +

Capitulo N°6

Silena

. — ¿ No me digas que adelantaste la noche de boda ? — chiqui se apoya en el marco de la puerta y se cruza de brazos — y en nueve meses tendré a un ahijado entre mis brazos

el pensar tener un hijo con el engendro de zed me pone la piel de gallina y hace que me vuelva a subir la bilis

— Cállate — me pongo en pie y me acerco al lavamanos para enjuagarme la boca

— Ten — chiqui me da una menta y el recibo gustoso

— Gracias — salimos del baño y la primera en abordarme es la Sñ Emma

— cariño ¿estás bien? — Su cara refleja absoluta preocupación — dime sile

— Estoy en perfectas condiciones — le regalo una sonrisa afirmando mis palabras — yo creo que este es el indicado.

Las demás asienten en aprobación hacia mi decisión

— Bien señorita silena en dos días le are llegar el vestido — entro al vestidor y chiqui con sumo cuidado me ayuda a quitarme el vestido y se lo entrega a Valquiria mientras yo me pongo mi ropa

— ¿por qué en dos días? — preguntan mi madre y la Sñ Emma al unísono

— porque hay que mandarlo a la tintorería por si le cayó algo de vomito o se ha ensuciado — todas asentimos y soy la primera en salir de la butik

— El día de la boda te verás hermosa sile — la Sñ Emma sube de piloto y mi madre a su lado y en la parte de atrás chiqui y yo — mi hijo será el hombre más afortunado sobre la faz de la tierra, al tenerte a ti como esposa — prende el motor y arranca

— y yo seré la más afortunada en tenerlo a él — para hacerlo pedazos todos los días que me queden de vida

— !! Que entusiasmo ¡¡ quizás dentro de algunos años tendremos a un mini zed o a una mini sile corriendo por la casa — y de nuevo regresan las ganas de vomitar

— Sñ Emma, no diga esas cosas — la única manera en que tenga un hijo con él sería por inseminación artificial porque de otro modo! No ¡¡

— Emma sile dime Emma, además ¿no quieres tener hijos ? — ¿qué preguntas son esas?

— !! Claro que quiero ¡¡ — pero no con tu hijo — es el sueño de toda mujer, tener un hijo con el hombre al cual aman

Es una lástima que yo no poder hacerlo, tener un hijo con luke seria magnifico pero que pasaría cuando mi padre se enterase!! Moriría ¡¡

— y es que ¿acaso, tu no amas a mi hijo? — Emma me mira por el espejo retrovisor pero enseguida regresa la vista al frente

— si lo hago — respondo luego de varios minutos en silencio

No se por qué finjo delante de ellas y en especial con mi madre se supone que puedo contarle todo a ella pero se le ve lo feliz que es con que yo me case con zed que no ve más allá de sus narices lo desdichada que estoy siendo con este compromiso.

Cuando llegamos a casa, en la sala se encuentra mi padre, Sebastián reyes, si mi futuro "suegro" y el engendro

Al verme entrar, zed rápidamente se acerca y me toma de la cintura pegándome a su cuerpo.

— Suéltame — le susurro pero él hace caso omiso

— Hola "cariño" — este quiere que yo lo deje sin el día del padre

— Hola — tomo la mano que se encuentra en mi cintura y la retiro — hola señor Sebastián — me acerco y le doy un beso en el cachete — hola pa — repito la acción con mi padre

— sile dime sebas muy pronto seremos familia — me regala una sonrisa que le ilumina hasta el alma

— claro, Sebastián — tomo a zed del brazo — nos retiramos quiero estar a solas un momento con mi prometido

sin esperar respuesta alguna, salgo de la sala arrastrando a zed conmigo llegamos al patio y es ahí donde lo suelte.

— ¿qué paso? ¿Qué quieres hablar conmigo? — pregunta, tal y como es

— Donde quedo eso de "cariño" — pregunto burlona

— En la sala así que responde, tengo cosas que resolver — él avanza dos pasos y yo los retrocedo — tu también deberías hacer lo mismo ¿no lo crees?

Empieza a avanzar de nuevo hacia mí y yo los retrocedía, hasta que se quedó quieto

— Yo no tengo nada que resolver — él me sonríe de lado — además hace dos semanas que quiero preguntarte ¿qué ganas tú con este absurdo matrimonio? por que déjame decirte que yo soy la que más salgo perdiendo en todo este asunto.

— si a perder te refieres con que tu padre siga con vida — su mirada se endurece — entonces estás perdiendo y con respecto a mí, no es asunto tuyo.

— Es cierto — acepto que el engendro tiene razón — con que mi padre siga con vida es mejor que ganarme la lotería, pero tú conoces mis razones de las porque tengo que casarme con un idiota,imbecil,mujeriegoy chantajista como tú.

— gracias por el alago — es que es un estúpido

— Así que por lo menos tengo que saber por qué lo haces tú — sentencio



la crespa

#9810 en Novela romántica
#1596 en Chick lit

En el texto hay: romance, primer amor, odio-amor

Editado: 23.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar