¿te amo?

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3

Gareth no había vuelto a casa después de varios días y sabía que no era por turnos extras en el trabajo. Suspiré levantándome de la cama y un mareo me invadió, me agarré de la mesita de noche para no caer al suelo. Últimamente estaba sintiendo muchos mareos y náuseas.

Me erguí y mis piernas eran demasiado débiles para soportar mi peso. Apenas había comido esa semana ya que las náuseas lo hacían todo peor. Estaba cansada de esa situación así que era momento de ir al médico y saber que era lo que tenía. Arrastré mis pies hacia el baño ya que necesitaba darme una ducha y prepararme para ir al hospital. Esperaba poder desayunar algo.

💔💔💔💔💔

Una hora después me encontraba sentada en una sala de espera leyendo una revista de farándula, en la cual salían personas que ni conocían. Pasé las hojas rápidamente y resoplé ya que estaba aburrida. Dejé la revista en su lugar y saqué mi móvil para revisar mi correo electrónico, tenía pedidos de algunas obras que se habían hecho famosas con el paso del tiempo, pero siempre me negaba a hacer duplicados.

El primer lienzo era el que valía, pues era en el que plasmaba todo mi dolor y sufrimiento. Mis obras eran únicas en existencia, solo una copia y listo. Era suerte si podías comprar de la que te habías enamorado antes de que alguien con más dinero decidiera hacerla de su propiedad.

 ―¿Señora Jones? ―preguntó una voz dulce.

 ―Soy yo ―me levanté de mi asiento y guardé el teléfono en mi bolso.

 ―Sígame, por favor.

Seguí a la enfermera a través de varios pasillos hasta llegar a la puerta de un consultorio, la cual abrió y me dijo que pasara. Miré a mí alrededor y malos recuerdos volvieron a mí ya que tenía una aversión a los hospitales, pero principalmente a esas paredes blancas pues había pasado mucho tiempo en una habitación después del accidente.

 ―La doctora Johnson estará con usted en unos minutos.

Asentí antes de que cerrara la puerta dejándome sola. Tomé asiento mientras respiraba lentamente por la nariz para calmar los nervios. Saqué un cuaderno de dibujo para empezar un boceto ya que tenía una idea taladrándome para que la plasmara. Hice unas líneas en la hoja en blanco y poco a poco el dibujo cobró vida. Después de varios trazos unos ojos azules me saludaron y di un pequeño grito dejando caer todo en el momento en que la puerta se abrió para revelar a una doctora.

 ―Soy la doctora Johnson ―ingresó en el consultorio y estiró su mano para que la estrechara―. Señorita Jones, ¿qué la trae por aquí el día de hoy?

 ―Llevó unos días con mareos y nauseas ―murmuré recogiendo mis cosas.

 ―¿Cuándo fue su último periodo menstrual? ―preguntó sentándose para escribir en su computador.

 ―El mes pasado, creo ―murmuré. Había tantas cosas en mi cabeza que no tenía idea de cuando había sido la última vez que tuve mi periodo.

 ―Haremos una prueba de embarazo y más análisis para descartar anemia, colitis, diabetes entre otras enfermedades. ¿Algún dolor de cabeza en las últimas semanas o meses?

 ―No. ¿Por qué?

 ―Porque según su historial sufrió un accidente automovilístico hace cinco años y un golpe muy fuerte en su cabeza, el cual puede traer muchas secuelas.

 ―No he tenido ningún dolor de cabeza desde antes del accidente.

 ―Es bueno saberlo ―se levantó de su asiento―. En unos minutos vendrá una enfermera para acompañarla a hacer las muestras.

 ―De acuerdo.

Salió y guardé todas mis cosas en mi bolso. Al cabo de unos minutos una joven enfermera entró para extraerme sangre antes de hacerme orinar en un envase de plástico, abandonó la habitación con las muestras y tuve que esperar por más de una hora los resultados. Estaba rogando que fuera una intoxicación o algo por el estilo y nada grave.

 ―Felicidades ―dijo la doctora Johnson después de entrar en el consultorio.

 ―¿Disculpe? ―enarqué una ceja

 ―Usted está totalmente sana ―sonrió―. Está embarazada.

 ―¿Qué? ―no podía estarlo ya que hace más de un mes que Gareth no me tocaba. Era imposible estar encinta.

 ―Está esperando un bebé ―frunció el ceño por mi reacción inicial.

 ―¿Cuánto tiempo tengo? ―grazné.



Kath

#819 en Novela romántica
#114 en Novela contemporánea

En el texto hay: desamor, superacion, amor

Editado: 12.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar