Te ayudaré a enamorarla

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 18-. Reencuentros (Parte 3)

—Chicos, formen grupos de 4— rápidamente todos conformaron sus grupos de siempre, yo estaba con Lucas y mis amigas.

Cuando todos estábamos listos el profesor empezó a dar las órdenes.

—Escojan a un líder— apunte a Kathe rápidamente, igual que Lucas y Fefa— ahora busquen información acerca de los sindicatos y negociación colectiva, por favor, que sea información real y actualizada, y por sobre todo que sea del país.

Todos sacamos los celulares y empezamos a buscar la información. Anoté lo que iba encontrando, así como cuantas personas se necesitan para formar un sindicato, cuantos delegados eran según el tamaño de la empresa y muchas cosas más, que me resultaban muy útiles e interesantes.

— ¡Atención!— gritó el profesor — cambio de grupos, solo se quedará el líder en el puesto, los otros de irán a distintos grupos, tienen que aprenden a salir de su zona de confort.

Todos nos levantamos  de nuestros asientos confundidos y nos quedamos mirando a los distintos líderes, me acerque a un líder que aún estaba solo, luego llegaron más chicas, empezamos a decir lo que habíamos encontrado de la información que el profesor nos había pedido y luego otra vez el profesor hizo que nos cambiáramos.

— ¿No hay otro lugar disponible?— reclamó Cheryl, una compañera que constantemente estaba reclamando y refunfuñando por cualquier situación, había tenido varios problemas con algunos profesor.

—Solo ese Cheryl— habló el profesor, indicándole que se sentara y se mantuviera en silencio— ahora con la información que han recopilado a lo largo de la actividad, tienen que buscar la diferencia con la reforma laboral, la cual debería entrar en vigencia para el próximo año, con el equipo que están actualmente, es con cual deberán hacer la presentación.

Fijé mi mirada en Lucas, para ver con quien le había tocado, estaba con dos de las amigas de Cheryl, si bien ellas no eran las problemáticas, eran igual de engreídas que su amiga.

— ¿Empecemos?— pregunto la líder del grupo, la cual tenía su cuaderno lleno de información.

Empecé a decirle los nuevos conceptos que entrarán en vigencia el próximo año, si es que las cosas salen como deberían.

—La próxima clase— habló el profesor — la cual...— decía mientras miraba su horario— es el  jueves, deben traer el trabajo terminado, háganlo como quieran, pero solo uno presentará el trabajo, intenten que todos aprendan, porque si el que elijo no sabe, todos tendrán un 1.0.

La mayoría del curso bufó molesto.

—Yo no puedo juntarme, tengo que trabajar después de clases— objetó mi problemática compañera— cuando lo tengan listo me mandan el trabajo y me lo aprendo— dicho eso se levantó y salió de la sala de clases.

Con el resto de mis compañeros de equipo nos quedamos mirando.

— ¿Nos quedamos ahora?— preguntó Pedro, él era bastante inteligente y se sacaba buenas notas casi siempre.

— Me gustaría salir de esto rápido, ya que tenemos pruebas más difíciles para las cuales estudiar.

—Estoy de acuerdo — respondí.

—Nos juntamos en la biblioteca en una hora— dijo Lorena, nuestra líder.

Me acerqué hasta donde estaban mis amigas, Kathe tenía de compañeros a los más flojos de la generación, ella ya tenía claro que debía hacer ella el trabajo, a Fefa le había tocado un grupo más tecnológico, harían todo por Facebook, y bueno a Lucas le había tocado con esas chicas, las cuales había decidido juntarse en la casa de una de ellas, y también tenía un compañero más.

— Podría no hacer el trabajo ¿no?— habló mi novio y yo lo quede viendo seria — lo haré, lo haré.

—Ahora me iré a casa— habla Fefa.

—Yo me juntaré con mi equipo en una hora. — les aviso.

—Me quedo contigo, aprovecharé de hacer el mío. — dice la rubia.

—Me quedo con ustedes— Lucas me sonríe.

—Ok, vayan al comedor mientras, yo necesito ir al baño— les menciono.

Lucas y Kathe se van al comedor, a hacer la enorme fila, que siempre hay a la hora de almuerzo.

Cuando entro al baño, no había nadie, lo cual me pareció raro, ya que siempre hay chicas maquillándose o alisándose el cabello.

Una mano me toma fuertemente del brazo y me mete a uno de los baños.

—Por favor, dame una oportunidad— miro fijamente los ojos azules de Liam, tienen un desesperado brillo.

—Quiero salir— me suelto de su agarre.

—Saldrás cuando me digas que estarás conmigo— seriedad noto en su voz.

— Estoy con Lucas, no me interesa otro que no sea él.

— Me contó Scott, pero a veces se pasa mejor con un amante— pasa una mano por mi mejilla, y se acerca suavemente, de su boca sale un fuerte olor a alcohol.



Aimmiaa

Editado: 23.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar