Te ayudaré a enamorarla

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 22-. Diálogo (Parte 3)

Debido al frío matutino me levanté a hacer un café, al llegar a la cocina estaba Liam con una enorme sonrisa.

—Buen día— saludo amable. — ¿Y Kathe?

—Hola—saluda con cortesía— está en el baño, viene enseguida.

Preparo un poco de café en mi tazón favorito y me siento frente a Liam, lo miro fijo, para ver si puedo crear un poco de presión psicológica y me cuente que es lo que pasa entre él y mi amiga.

—Espera a Kathe— dice como si pudiera leer mi mente.

— ¿No puedes adelantarme algo? ¿Pequeñito? — hago un gesto con mis dedos para enfatizar lo dicho.

Liam iba a hablar, pero alguien estaba tocando a la puerta. Antes de que me levantara Liam ya se dirigía a la puerta.

Escucho la voz de Liam y a alguien hablando.

— ¿ Me puedes decir que hace Liam en tu casa? — la voz de Lucas inunda la estancia, lo miro y ruedo los ojos— ¿acaso pasó la noche aquí? — pregunta con irritación, yo asiento con indiferencia.

—No con ella— antes de que Lucas diga algo más, Liam ya había levantado sus manos a la altura de los hombros— dormí con Kathe.

Un sonoro suspiro sale dela boca de Lucas y veo como sus hombros bajan y suben lentamente.

— ¿Podemos hablar? — Se acerca a mí y toma con delicadeza mis manos, su repentino tacto me sobresalta, pero luego quedo congelada en mi lugar — ¿Por fa...

—Liam...— entra mi amiga a la cocina hablando en un susurro, le muestra algo y Liam se queda paralizado.

Me acerco hasta mi amiga esquivando a Lucas y tomo lo que sea que tenga en la mano, es una prueba de embarazo, miro a mi amiga para que me explique.

— ¿Qué...que salió? — le pregunto incrédula con la situación.

—Positivo — dice mi amiga tapándose el rostro y deja salir las lágrimas acumuladas.

Miro a Liam que está paralizado y Lucas esta con la boca muy abierta. Yo tengo una combinación de ambos, pero dejo eso de lado y abrazo a mi amiga.

(…)

Kathe no ha parado de llorar desde que nos dio la noticia, Liam ha estado abrazándola y acariciando su espalda todo el tiempo. Lucas no se ha ido, insistiendo en que debemos hablar y que además no dejará a Kathe sola, porque también es su amiga.

—No... no puedo tenerlo— habla Kathe luego de algunas horas.

— ¿Cómo “no” Kathe? — le pregunto y me acuclillo delante de ella, quedando a la altura de su rostro, ya que el sillón que tenemos es un poco bajo — es un bebé Kathe, tu eres fuerte.

—No puedo cuidarlo, tengo que terminar de estudiar, conseguir un trabajo, ni siquiera debiera estar embarazada, para eso tomo las jodidas pastillas.

—Esas cosas fallan Kathe, a veces el destino nos tiene cosas preparadas totalmente distintas a lo que queríamos— dice Lucas mirándome, se acerca a Kathe y acaricia su cabello.

—Kathe, no hagas como si no estuviera aquí— habla Liam y se sienta nuevamente al lado de ella— te dije que pasara lo que pasara estaría contigo, no te preocupes por el dinero, yo me haré cargo de todo eso. Debes encargarte de terminar de estudiar y de cuidar al bebé, nada más— Liam dice cada palabra con ternura y Kathe se ahoga en llanto nuevamente.

—No tienes porque—dice Kathe luego de que se calmara — se suponía que solo éramos amigos.

—Lo sé y por lo mismo, somos amigos y para eso estamos. — Kathe sonríe y luego lo abraza.

Mi celular empieza a sonar, lo tomo del bolsillo y contesto.

—Hola.

—Hola Grace ¿Cómo estás?— la voz de Felipe sale a través de celular, debería ver el nombre antes de contestar.

—Un poco ocupada en estos momentos— digo lamentándome.

—Oh, lo siento ¿te hablo después?

—Sí, yo te llamo a penas me desocupe.

—Hablamos entonces — se por el tono de voz que Felipe está sonriendo.

—Hasta luego— digo para dar por finalizada la llamada.

Lucas me está mirando serio.

—No tienes nada que recriminarme— hablo enojada y él sonríe mientras levanta sus manos en señal de rendición.

—Dejémoslos solos— dice Lucas y yo asiento. — ¿podemos hablar ahora?

Creo que si tenemos que hablar, decido encaminarme a mi habitación, ahí podremos hablar tranquilos y sin interrupción.

Entramos a mi habitación y yo me siento en mi cama, le hago una señal a Lucas para que se siente pero él niega y se queda recargado en la puerta.

— ¿Cómo te fue donde tu madre? — pregunta luego de algunos segundos de silencio— espero me disculpara, pero luego de que me dijera que habías salido con tu ex, no quise molestar.

—Sí, salí con él — Lucas tiene los puños apretados, su quijada está totalmente tensa.

— ¿Y no pensabas contarme que habías salido con tu ex novio? — pregunta enojado.

—Claro que sí, por eso te llamé, pero tu terminaste conmigo si mal no recuerdo, ni siquiera tuve la oportunidad de decirte— Lucas mira sus manos — ¿acaso eso malo que hiciste fue porque pensabas que yo había vuelto a tener algo con Ignacio? —Lucas asiente sin mirarme — no puedo creer que no confiaras en mí, pensé que lo nuestro era real.



Aimmiaa

Editado: 23.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar