Té & Café

Tamaño de fuente: - +

Tea 12

En otra parte de la ciudad, más concretamente en una de las universidades de Londres. Estaban Danielle y Elizabeth, las dos con mejor promedio en sus respectivas carreras. Pero ese día no estaban en la mejor condición posible, las dos tenían sueño, cansancio, estrés y mucho resentimiento, una mucho más que la otra. Mientras que Elizabeth James, de medicina interna estaba siendo masacrada por su profesor designado para su beca, por no cumplir los requisitos de esta.

 

—Señorita James, esta tipo de conducta en medio de una de sus prácticas es inaceptable; y más si se trata de una de una estudiante de honor como usted —hablaba con un semblante duro un hombre de mediana edad, este vestía un traje color café y encima de este una bata de laboratorio. Se veía a los ojos de la joven, como un vejestorio insulso y perfeccionista, que como era costumbre, no entendía a las nuevas generaciones.

 

—No volverá a suceder —en ese momento su rostro estaba completamente fruncido.

 

—Eso espero —junta sus manos para alzar la mirada una vez más—, ya puede retirarse.

 

La chica de baja estatura se levanta y se retira de la oficina sin decir una palabra. Cuando salió tenía ganas de golpear a la primera persona que se le acercara, cosa que no hizo al ver a más profesores caminando por esos viejos pasillos. Por lo que simplemente se va de nuevo a su salón para prepararse para su siguiente clase.

 

En otro lado del enorme edificio, en la facultad de ingeniería se estaban preparando para los usuales proyectos de final de semestre. Esta vez se trataban de diseñar un software, de cualquier índole, algunos se decidieron en el entretenimiento, un videojuego, otros en sistemas más complejos y en algunos casos como el grupo de Danielle, la educación. Ahí estaba ella, en una silla escuchando las ideas, mayormente estúpidas de sus compañeros, a los ojos de ella realizar un programa de educación en idiomas iba a ser complicado, aun más en el momento de la traducción y modificación de textos.

 

"Eso no está yendo a ningún lado" pensó masajeándose la sien por la jaqueca que tenia en ese instante.

 

Al final el resultado fue un desacuerdo de ideas, en el cual ella no participo, solo escucho como se ponían de acuerdo para las partes de cada uno. Y como no, a ella le toco la modificación de textos y el controlador de estos.

—Claro, como yo sé tanto de alemán, estúpidos —iba caminando con una mueca, necesitaba con urgencia una siesta, en ese momento cuando diviso a su compañera de apartamento en peor estado, solo pudo suspirar—.  ¿Qué tal te fue?

 

Ambas se habían encontrado ya en el estacionamiento de la universidad, ambas con ojeras y estrés encima. Elizabeth simplemente bufo con la pregunta de su amiga, subiéndose a su pequeño auto seguida muy de cerca por Danielle.

 

—El viejo de medicina me dio un ultimátum por mi comportamiento en la práctica —mientras hablaba introducía la llave del vehículo para encenderlo—. Al parecer, estar tan concentrada mientras sacaba la sangre me hizo ver como una sociópata —riendo sin ganas sujetando con fuerza el volante.

 

—Bueno, estabas sacando sangre —comentario que hizo a Elizabeth cierta gracia—. Ya llame al jefe y le dije que estaba enferma, no quiero ir a trabajar.

 

—Yo también lo hare, si hoy casi golpeo a alguien, no quiero averiguar que le hare a un cliente —después de decir aquello saca su celular y llama a la encargada de la librería—. Sí lo sé, gracias señora Leahy —colgando la llamada—. Bueno, vamos a ver nuestros invitados no deseados.

 

Después de un breve viaje, las dos llegan a su edificio. Con desgano suben las escaleras hasta el tercer piso y al estar frente a frente a su puerta, un suspiro escapa de Danielle y Elizabeth abre la puerta. Al entrar se encuentran con Jaden viendo muy entretenido viendo una de las series de Danielle. Se encontraba sin su chaqueta, solo con la camiseta del día anterior, viendo concentrado una serie policiaca coreana, donde una chica podía ver los olores. A su lado estaba una bolsa vacía de papas fritas.

 

—¿Qué haces? —Elizabeth quien estaba cansada y hambrienta es la primera en sacarlo de su burbuja, este las ve y tan rápido como pudo se pone de pie tomando la bolsa de papas. Las dos chicas lo miran solo para notar que estaba algo ansioso.

 

—Hola, bueno, no deje nada sucio y esto lo compre con mi dinero —mostrando la ya arrugada bolita que había hecho con la bolsa—. Logan no esta porque tuvo que hacer algo de su trabajo, pero regresara pronto —mostrando una enorme sonrisa.

 

—Esta bien, esta bien. Primero estoy cansada y no les quiero ver las caras ni a ti ni a tu zanahoria amigo, ni siquiera al corazón de pollo de mi amiga, ahora si me disculpan ambos, me iré a morir un rato —el tono de su voz no era amable, lo siguiente que hizo fue dejar su chaqueta en el perchero, ir a su habitación y así cerrar con un golpe seco su puerta.

 



Nohe Gamboa

Editado: 25.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar