Té & Café

Tamaño de fuente: - +

Tea 18

No era de extrañar que el clima estuviese tan frio, ya era 24 de octubre, noviembre a la vuelta de la esquina junto al invierno entrando a Londres. Los estudiantes seguían asistiendo a sus clases, con las vacaciones de invierno a la vuelta de la esquina, las semanas mas tranquilas estaban ahí, pero para algunos demasiada tranquilidad.

 

Ya habían pasado casi tres semanas, Jaden se había recuperado su salud y con ella las ganas de volver a como era antes de empezar a trabajar en la tienda, eso se podía explicar a salir casi todos las noches, beber o bailar, algunas veces desvelándose con algunos videojuegos. No sabia como, pero sus ánimos habían regresado y los aprovecharía tanto como pudiese, solo quería salir y ser el Jaden Evans que todos a su alrededor conocían.

 

Quien estaba con los ánimos bajos y sin inspiración para dibujar era Logan, se convenció de que le gustaba Elizabeth, pero lo que ocurrió aquel día que Jaden se enfermo no fue como lo tenia planeado. Quería tener una conversación profunda con ella, pero ciertamente todo se fue al diablo en unos instantes.

 

Jueves, 6 de octubre, dos semanas y media atrás.

 

¿Plan? Ninguno.

 

¿Valor? Ascendiendo.

 

¿Rendirse? No era una opción.

 

Con la mirada en el camino, con determinación a apartar todo lo que estuviese en su camino, sin miedo y con valor, con tanta energía como si hubiese tomado litros de café, no sintió nervios al llegar al centro comercial, ni cuando estaba a nada de entrar por la librería. Ahí la vio, con paso firme se dirigió hacia ella, pero un mal presentimiento apareció en su cabeza, a lo que ignora monumentalmente. Se dirigió a ella con un pequeño toque en el hombro, y antes de que pudiera decir la primera palabra, una sola de Elizabeth logro silenciarlo y hacer que todo su valor se fuera por el caño.

 

—Muérete. —volviéndose a girar bruscamente para ir a la zona de empleados.

 

 Logan estaba ahí parado con las orejas rojas y sin saber como tomar eso se gira y vuelve a su auto donde en el asiento del piloto deja caer su frente sobre el claxon, asustando a un par de personas que pasaban por el estacionamiento. En esos momentos se sentía como si lo hubieran regresado a su adolescencia de una patada. Con esos sentimientos en mente maneja camino a su trabajo, donde lo último que quería pensar era esa chica.

 

☕☕☕

 

Regresando a la actualidad, un par de semanas pasaron desde que Logan hablo de manera decente con Elizabeth, sus conversaciones después de ese incidente fueron entre cortas e inexistentes. Para Jaden que veía todo desde afuera era gracioso, claro, esto sin saber los detalles a fondo.

 

Se encontraban en un restaurante ese miércoles, una de esas salidas a almorzar que no hacían desde hace tiempo, uno con una comida pesada y el otro con una más ligera, gaseosa y jugo natural, uno de camisa a botones y pantalón de vestir, el otro con camiseta y jeans rotos. Eran mejores amigos por el tiempo de conocerse, aun así eran diferentes.

 

—Esto es una mala comedia —la mirada verde de su amigo decía que no estaba de humor para sus bromas—, ok, ¿al menos me puedes decir que debo decirte? Estas desanimado porque una chica no conoces muy bien —comiendo su hamburguesa.

 

—Me gusta Elizabeth, por eso me afecta —tomando el vaso con su jugo de naranja, Jaden aunque estuviese sorprendido por esa confesión, reconoció esa parte de la personalidad de Logan, la mas directa y por su ceño fruncido estaba de malhumor. Aun así, la risa de Jaden no se hizo del rogar—. Yo no me reiría mucho —en un susurro que Jaden no escucho.

 

—¿Te gusta la malhumorada de metro y medio? —aun con el ceño fruncido asintió, oyendo de nuevo la estrepitosa risa de Jaden la cual atrajo la mirada curiosa de varios clientes y empleados por igual.

 

—Ya entendí el punto idiota, ¿Qué has hecho tu en este tiempo? No he sabido de ti aparte de las publicaciones de Jack y Hemish por twitter de cuando salen —comiendo su emparedado de pollo poco a poco.

 

—Volví a mi ritmo de vida normal, me tarde pero Jaden Evans volvió —guiñándole.

 

—¿Y Danielle? ¿Cómo están con el trabajo? —aunque Jaden lo miraba denotaba confusión, contesto a la pregunta.

 

—Está bien, ahora nuestra relación es normal, simples amigos —contesto para darle otro bocado a su hamburguesa doble y seguir riéndose de su mejor amigo.

 

Logan estaba un poco sorprendido, se alegraba que al fin consiguiera una amistad buena y positiva para su vida, además de alegrarse de que su amigo recuperara los ánimos de salir, cosa que había perdido hace meses por culpa de su ex pareja. Siguieron comiendo hasta no dejar nada en sus platos, aunque el almuerzo de Logan era mucho mas pequeño que el de Jaden, se había tardado mas en terminarlo.

 

—Bueno, estuvo bueno el almuerzo, yo tengo que ir a trabajar, ¿me vienes a buscar al terminar el turno? —Jaden tomo una servilleta para limpiar su boca y manos, mientras Logan revisaba su celular.



Nohe Gamboa

Editado: 25.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar