Te doy mi corazón© (snypp#3)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 29

Me quedé en shock por unos minutos. 
Y después sonreí como un bobo. 
¡Iba hacer papá! ¡Lazuli estaba embarazada! 

—Wow es genial. Soy el hombre más feliz del mundo— dije estrechándola con fuerza. 

Recorrí su cuerpo con mi mano bajando hasta su vientre. Incluso aunque no podía detectar signo de vida aún, dentro de mi sentía una inmensa alegría, que ardió en mi corazón al pensar que Lazuli llevaba a mi hijo en su vientre. 

Un bebé, un hijo de los dos, hecho con el amor que había entre nosotros. 
—Pasará un tiempo antes de que puedas notarlo. 

—No importa, me basta con saberlo— contesté besándola en los labios con amor. 
Lazuli me devolvió el abrazo. 
—¿No estás molesto? 
—¿Por qué lo estaría? ¿Por eso estabas llorando? Pensaste que no me gustaría la noticia. 
Ella asintió. 
—No estoy enfadado contigo, nunca lo estaría. Estoy feliz Lazuli, es la segunda mejor noticia del mundo. 
Ella alzó la cabeza. 
—¿Segunda?— preguntó arqueando la ceja. 
Le sonreí. 
—La primera fue cuando te pedí que te casaras conmigo y tu aceptaste. 
—Tengo miedo— respondió recostando su cabeza en mi pecho. 
La abracé con ternura. 
—Yo también, pero seremos unos excelentes padres, tu serás una encantadora, cariñosa y protectora mamá— declare de manera sincera. 
—Tu también lo serás cariño— expresó besándome en los labios. 

Después de cenar y acostarnos, estreché a Lazuli hacia mi pecho abrazándola por la cintura. 

—¿Y si nuestro bebé hereda mi enfermedad?— preguntó con miedo Lazuli. 
Yo la abracé más fuerte. 
—No te preocupes amor lo solucionaremos juntos, te aseguró que nuestro bebé será tan fuerte como tú. 
Ella sonrió. 
—Quiero verte cargando a nuestro bebé, que me diga papá y ambos enseñarle a leer. 
—Que saqué tu hermoso carácter, por que si es como yo, nos sacará canas verdes— respondió guiñándome el ojo. 
Me reí. 
—Que de ti saqué ese modo que tienes de mirar. 
Lazuli se rio. 
—¿Qué modo? 
—Solo con una mirada tuya yo me desmoronó— declaré besándola en el cuello. 
—Lo sé cariño lo sé— contestó de manera presumida. 
Me reí. 
—Presumida. 
—Pero así me amas. 
—Así es cariño, así es. 
—Yo también— declaró volviéndose para mirarme a los ojos. 

Y en ese momento me di cuenta que no podía perderla y que haría cualquier cosa para que eso no sucediera. 
Cualquier cosa. 



AdyerenLael97

Editado: 27.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar