Te doy mi corazón© (snypp#3)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 31

Dos meses después.

—Amy puedes ayudarme por favor— dijo Lazuli tratando de agarrar una maceta con flores, está tenía la figura de un delfín.

Rápidamente caminé hacia ella. En éstos meses Lazuli se mantenía en reposo, además tenía una dieta muy estricta, nada de grasas, sal, productos que tengan mucho colesterol entré otros alimentos.

—Yo te ayudaré cariño.

Lazuli alzó la ceja irritada, después de nuestra conversación me había evitado y contestado solo si, no y tal vez.

Y en estos momentos la situación no había mejorado mucho.

—No, Amy me ayudará— respondió recelosa.

***

Me desperté en mitad de la noche al oír ruidos en la habitación de Lazuli. Me levanté y me puse unos pantalones deportivos. Caminé hacia la habitación de invitados, miré que había luz y toqué la puerta.

Al no contestar me preocupe y la abrí. La cama estaba revuelta y estaba encendida la lámpara de la mesa. Caminé preocupado hacia al baño cuando oí ruidos.

—¿Lazuli estás bien?
Cuando entré al baño miré a Lazuli doblada sobre la taza del baño.
—Lazuli— declaré preocupado caminando hacia ella.
—Vete no quiero que me veas así— replicó teniendo otra nausea que la obligó a inclinarse y seguir vomitando.
—No me iré, me necesitas y yo quiero quedarme aquí contigo— contesté humedeciendo una toalla pequeña donde se la puse en la frente y en la cara.
—Gracias— respondió mirándome algo recelosa.
Le acaricié la espalda.
—Te traeré un vaso de agua pero primero hare esto— dije cargándola en mis brazos hacia la cama.
—Mizraim...

—Eres mi esposa Lazuli, mi esposa embarazada a la cual amo con todo mi corazón, que tengo que cuidar, proteger y mimar en tu estado. Sé que estás enojada conmigo lo único que puedo decir en mi defensa es que tengo miedo de perderte, pero esa noche me di cuenta que tampoco podría vivir sin nuestro hijo, los amo a los dos y nadie ni nada cambiara eso. Deseo que me perdones mi amor ¿lo harás?

Lazuli suspiró.
—Te perdonaré si me haces una ensalada— contestó sonriéndome.
—Lo que mi princesa y este pequeñín— respondí acariciando su estómago— quieran.

Caminé hacia la cocina con una gran sonrisa, preparé la ensalada y le llevé un vaso de agua, jugo de naranja y leche para que ella eligiera.
Después de unos minutos entré en el cuarto con la bandeja de comida.
Lazuli estaba erguida sobre las almohadas.

—Gracias, eres muy amable.
Le sonreí.
—Quiero mimar a mi esposa y a nuestro hijo— declaré poniéndole las bandejas sobre las rodillas.
Lazuli devoró la ensalada alegremente.
—Esto esta riquísimo.
Le sonreí.

Mientras Lazuli se bebía el agua observé que había un libro de embarazos en la mesa de noche.

Me sentí como un tonto, ¿por qué rayos no había pensado en eso? Mañana mismo iría a comprarme uno y lo discutiría con mi hermosa esposa embarazada.

—¿Por qué me miras así?
—Estas hermosa.
Ella sonrió y puso los ojos en blanco.
—Estoy engordando y me siento tan torpe como una ballena en la tierra.
Me reí.
—Nunca podía pensar en ti y luego en ese animal marino en una misma frase, para mi estas preciosa— contesté agarrándola de la mano y llevándola en mis labios.

Tomé la bandeja y me levanté para irme.

—Mizraim.
—¿Si cariño?
—Quédate.
Le sonreí.
—Es lo que más quiero en el mundo.



AdyerenLael97

Editado: 27.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar