Te doy mi corazón© (snypp#3)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 39

Lazuli

Dos semanas después.

La tensión se hizo sentir cuando llegó la enfermera con una silla de ruedas a buscarme. Me habían hecho muchos chequeos entre ellos análisis de sangre para ayudar a determinar la compatibilidad de mi donante y para contribuir a disminuir las probabilidades de que el órgano donado fuera rechazado. Pruebas de diagnóstico para evaluar los pulmones, así como también mi estado de salud general. Estos exámenes incluyeron radiografías, procedimientos de ultrasonido, tomografía computarizada (TC), pruebas de la función pulmonar y exámenes dentales, una evaluación ginecológica y una mamografía. Y por último me administraron varias vacunas para disminuir las probabilidades de que se produjeran infecciones que pudieran afectar al corazón trasplantado.

Hunter me explicó el procedimiento y me ofreció la oportunidad de formular las dudas que tenía al respecto. Firme el formulario de consentimiento mediante el cual autorizaba la realización de la cirugía.

—Señora Hassan ya es hora—dijo una enfermera con unos ojos comprensivos y amables.

Miré a Mizraim a los ojos, éstos estaban llenos de amor y ternura.
Me estrechó en sus brazos con cariño.

—Déjame ayudarte princesa— declaró levantándome en brazos de la camilla hacia la silla de ruedas.

Le sonreí para enmascarar el temor que sentía en lo más profundo de mi corazón.

Mis padres y los familiares de mi esposo me esperaban en el pasillo para darme ánimos.
Les sonreí para tranquilizarlos.

—Hija va salir bien todo— comentó mi madre tratando de infundirme ánimo y seguridad.
—Los amo recuérdenlo en todo momento— contesté mirando a mis padres con todo el cariño que sentía por ellos.
—Nosotros también cariño.
—No hables así primita esto no es una despedida— respondió Armand revolviéndome el cabello.
Le sonreí.
—Madre, Siri cuiden a Mizraim— suspiré— debemos ser realistas, no sabemos lo que pueda pasar y no quiero irme sin que me prometan que lo cuidarán.
—Te lo prometemos, pero no tendremos que hacerlo, tú te harás cargo de tu esposo y de tu hijo— declaró sonriéndome mi suegra.

Asentí no muy convencida.
Por favor quiero vivir a lado de mi esposo y de mis hijos, conocer a mis nietos y bisnietos. Por favor que sobreviva a está operación, por favor implore dentro de mi corazón.

Abrazó a mi familia y a la familia de Mizraim.
Esté se acercó y se arrodilló enfrenté de mí.
Me acarició el cabello y la mejilla con ternura que hicieron que mi corazón temblará y se me escaparán unas cuantas lagrimas.

—Todo va estar bien princesa, verás crecer a nuestro hijo y sus hijos y los hijos de sus hijos— expresó sonriéndome con amor.
Le sonreí de vuelta.
—Mizraim si yo...
—No lo digas Lazuli, vivirás eres una luchadora y siempre lo serás.
—Te amo Mizraim.
—Yo los amo más cariño— contestó acariciando mi vientre abultado con cariño, se agachó y besó mi estomago con amor—. Te amo Julián y siempre lo hare—. Volteando a verme a los ojos— siempre te amé y siempre lo haré Lazuli pasé lo que pasé, mi corazón te pertenecerá, siempre ha sido tuyo— declaró besándome en los labios con amor.
—Lazuli— dijo Hunter— ya es hora.

Mizraim me besó una vez más y se apartó de mi lentamente mirándome con amor.

—No podré entrar con ésto al quirófano— expresé quitándome el anillo de matrimonio.
—Lo guardaré por ti, esperando a que regresé a donde pertenece— contestó Mizraim metiéndolo en una cadena de plata que colgaba de su cuello.

Mizraim se acercó a mí y posó su frente contra la mía.

—Los amo demasiado princesa nunca lo olvides.
—Mizraim...
—Tienes que sobrevivir para ver crecer a nuestro hijo— respondió con una seguridad que me impresiono—. Prométeme que lucharás para cumplirlo.
Asentí.
—Te lo prometo.
Mizraim me besó con ternura y amor que hizo que se me enterneciera el corazón.
—Te amo esposo mío— declare con amor.
—Yo te amo más mi hermosa esposa— respondió aferrándose a mi mano con cariño. Después de ese momento la enfermara me llevó al quirófano.
—Te amo Mizraim— contesté volteando a verlo
—Yo siempre los amaré cariño, siempre— respondió mirándome con sus hermosos ojos almendrados y eso es lo último que miré del hombre al que amaba.

De mi esposo Mizraim.



AdyerenLael97

Editado: 27.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar