Te elijo a ti ©

Tamaño de fuente: - +

|Capítulo cinco|

 

ALEDIS

 

¡Quería morirme!

«¿Por qué me pones todo difícil? ¿Qué te hice yo? Te dije que no quería topármelo y me lo pones en cada paso que doy. Gracias, Jesucristo, gracias.»

No le di la cara a Lochan, así que la posé en Lucas que me miraba con el ceño fruncido.

—Lucas, él es Ryan, Ryan él es Lucas—los presentó Lydia.

Lucas estrechó su mano con la del pelinegro y asintieron con la cabeza en modo de saludo.

—Y él es Lochan—finaliza Lydia—. Lochan, él es Lucas.

Lucas me mira como si quisiera preguntarme si él es el chico del cual le había hablado, pero niego de inmediato y él entendió enseguida que debía de cerrar la boca.

Ambos estrecharon sus manos y me sentí super incómoda.

—Bueno, mi dulce princesa, debo irme—anunció mi amigo. Besó mi sien y luego se inclinó a besar la mejilla de Lydia.

—Adiós, bebé—le dijo la pelirosa—. Suerte.

—Un gusto, chicos—Y luego se fue.

Comencé a morder mi emparedado de pollo evitando mirar a Lochan, pero no me duró mucho cuando sentí que tocaba mi hombro. Volteé hacia él que tenía una sonrisa en sus labios y todo mi mundo se vino abajo.

¿Cómo puede, aquella sonrisa, enamorarme tanto? Me sentía tan patética.

—Hola—saluda.

—Hola.

—Hay algo que quiero darte—mencionó, elevando un dedo para que aguardara. Rebuscó algo en su mochila, yo volteé hacia Lydia y Ryan que observaban la escena con una mirada cómplice.

Lochan sacó mi libro y móvil.

—¡Oh Dios mío! Pensé que lo había perdido en la calle—dije bastante emocionada al tomar mis pertenencias.

—Lo dejaste anoche… cuando… ya sabes—comentó nervioso, mientras rascaba su oreja.

—Oh...

—Sí.

Tragué y guarde mi libro en mi mochila, revisé el móvil pero no había nada interesante.

—Pues muchas gracias—le dije.

Él solo asintió y procedió a comer.

—El sábado, Lochan y yo, iremos a la feria de juegos mecánicos—anunció Ryan—¿Quisieran venir con nosotros?

Lydia se giró hacia el pelinegro con una sonrisa ancha.

—Justamente de eso hablaba con Aledis. Teníamos pensado ir también.

—¿Entonces es un si?—preguntó.

—¡Por supuesto que si!

Ya entendí todo. Ryan le gustaba, sino no actuaría como la típica adolescente.

Volteé hacia Lochan, éste me miró y ambos compartimos una mirada pensando lo mismo.

—Creo que acabo de entender lo que ocurre aquí—le dije en un susurro.

—No solo tú. Ya veo porqué insistió tanto en sentarnos con ustedes.

Sonreímos y luego nos quedamos en silencio.

—¿Te gustaría ir?—preguntó, luego de varios segundos.

Le miré sorprendida. ¿Acaso me estaba invitando personalmente?

—Sí, supongo que sí—respondí con una sonrisa.

—Genial.

 

~~~**~~~

 

 

—Muy bien. Es momento de hablar.

Lucas siguió mirando hacia las hojas del inmenso árbol que se movían por el viento, mientras chupaba su paleta. Coloqué mi mentón en su abdomen y lo observé con detenimiento: se le notaba una pequeña barba rubia de días y unas orejas pronunciadas rodeaban sus bonitos ojos.

Él parecía estar en otra dimensión porque no respondía, y realmente, quería saber que surcaba en su mente para tenerlo tan aislado.

—Oye—hablé con voz dulce—. Sabes que puedes decirme lo que sea, ¿cierto?

Él soltó todo el aire y asintió, apenas.



Akromentu_

Editado: 12.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar