Te Extrañe

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2: No me van los rubios.

Sol

– ¿Cómo están? Mis princesas durmientes de ojos claros ya es como que tarde no creen; Sol mi nena otra vez tarde tu no cambias pequeña ¿Algún día nos darás el gusto de llegar temprano a clases? Y es el primer día, Hope no la debes seguir peinando deja que ella lo haga sola que aprenda. No entiendo para que gasta saliva en eso si sabe que ella seguira peinandome y yo seguire llegando tarde.

– Sol come rápido tenemos que irnos y cuando regreses de la escuela no estaremos tenemos una junta en Córdoba así que Hope la cuidas procura no incendiar otra vez la casa gracias – se preguntaran como que otra vez bueno hace unos dos años estábamos en los Ángeles e intentamos hacer unos brownie y nos fuimos, luego había bomberos tal vez le cuente la historia completa algún día, pero ese no es hoy.

Comí todo el cereal que pude mis cachetes parecían los de una ardilla con sus nueces, tomé mis cosas, pero antes le di a Roth un billete de 50 euros este vio el billete y frunció el ceño sin entender para que se lo daba luego lo analizó y saco su billetera me dio varios pesos unos miles para no entrar en detalles.

– Gracias Roth.

Luego corrí hasta la cocina salude a mi Nana Ceci tome una manzana de la encimera y me fui corriendo hasta la entrada principal donde me esperaba mi papá en su Audi A3 Sportback 2.0 TDI 150 STONIC S, digamos que soy un poco fanática de autos, pero solo un poco.

A los pocos minutos nos encontrábamos en la entrada del colegio Cometa De Luz. No era muy grande su estructura un tanto peculiar más bien era como una mansión vieja daba un aspecto misterioso y eso señores llamaba mucho mi atención esa estructura era algo así como un Hogwarts, pero un poco más pequeño y sin magia ¡Oh rayos! Si soy Potterheart bueno por ahora eso no es muy importante, mi papá se estaciono.

Así que me baje del auto junto con mi papá mientras él me recordaba si llevaba lo necesario yo observaba alrededor en los pasillos se encontraban muchos estudiantes junto a los casilleros y en el patio si ellos estaban afuera de los salones después de todo no iba tan retardada. Ya va stop, yo voy tempano a clases. Rápido corran se va a acabar el mundo.

– Sabes Sol creo que se va a acabar el mundo llegas temprano a clases eso mi niña es un milagro – ven lo que les digo hasta mi papá lo piensa, pero bueno seguimos hasta llegar a las oficinas.

– Si disculpa vengo para confirmar la inscripción de mi hija antes de que entre a clases – La secretaria no quito la vista de mi papá estaba que le decía si buscaba un balde para su baba y para qué negarlo mi papá con facilidad atrae las miradas parece más joven de lo que es, pero bueno no es por presumir, pero los Black tendemos a atraer las miradas de cualquier persona, me aclare la garganta para ver si le despegaba la vista a mi papá si señoras y señores soy una hija muy celosa.

– Disculpa creo que se te cae la baba ¿Te busco un balde querida? – esta me fulmino con la mirada Ja hay tienes pelo de zanahoria, mi papá por otro lado se tapó la boca para evitar soltar una carcajada él sabe cómo soy por eso no le extraña que se lo dijera digamos que no sé cuándo callarme no tengo mucho filtro a la hora de expresarme.

– Si la Sud–directora Owen los atenderá cuando llegue esta retardada debió haber llegado hace 30 minutos – informo de manera profesional sin estar babeando.

– Pueden tomar asiento se les ofrece algo más – solo negamos y nos sentamos. Yo saque mi teléfono para escuchar un poco de música y justo antes de colocarme los auriculares alguien hace presencia en la Dirección.

– Buenos días disculpen el retraso es que mi alarma no sonó y con lo que me gusta dormir no es buena semejante combinación – dijo una mujer de no más de unos 37 años o por ahí ella no muy alta cabello color avellana, ojos miel, delgada con una sonrisa encantadora y una voz muy dulce.

– Hola usted debe ser la Srta. Owen un gusto soy Joshua Black y ella es mi hija la pequeña Sol – en las últimas palabras mi papá se estaba burlando de mi estatura yo solo sin querer le pise el pie cuando me acerque a la Srta. Owen.

– Un gusto soy Sol Black – le di una sonrisa la cual ella me devolvió se ve simpática saben ya me cayó bien en realidad a mi todos me caen bien excepto el pelo de zanahoria.

– Bueno síganme – dicho esto entramos a su oficina ella y mi papá empezaron a hablar mientras yo estaba perdida en mi mundo hasta que mi papá me saco de mis pensamientos.

– Sol espero y estés escuchando. Me susurro mientras la Sub–directora buscaba unos papeles.



L.A.C. Salvatore

#3120 en Joven Adulto
#8763 en Novela romántica

En el texto hay: secretos amor venganza

Editado: 01.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar