Te Extrañe

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 5: No coman delante de los pobres

Luna

Después de un rato me aburrí así que me dispuse a revisar mi teléfono muchas fotos mías de pequeña y había una que me llama la atención que es un en la que aparezco con un chico bastante lindo, pero este me da un beso en la mejilla y yo por lo visto tomé la foto.

– ¿Mami quién es él? – ella ve la foto y se ríe.

– Es tu novio Luna – yo tenía un novio tan lindo.

– Y ¿Cómo se llama? – Mamá me miro incrédula.

– Daniel que por cierto me dijo que vendría a visitarte, pero tenía escuela sería bueno que lo llamaras estaba muy preocupado – dijo papá que hablo por primera vez durante el viaje y por lo visto hablar de mi novio no era su tema favorito supongo que celos de padre.

– Y ¿Cuando llegamos? – Si lo sé al parecer soy muy curiosa, pero no me culpen no recuerdo nada.

– Vamos directo al aeropuerto allí nos espera el jet para llegar a la nueva casa te va a encantar tiene una pileta es muy grande, hay establo, ya están trayendo a Eclipse para que vayas a montar con Mimi e Isa ellas estaban muy preocupadas venían los fines de semana ya sabes por la escuela y empezarás en un nuevo colegio Cometa de Luz. Es un muy buen colegio así que estudiarás allí mientras y casi lo olvido mañana nos iremos de viaje a Bariloche por unos negocios espero que no te moleste quedarte sola unas semanas ¿Verdad? – dijo mi padre, no creo acabo de despertar de un coma y se van de viaje bueno supongo que mi novio y mis amigos si tendrán tiempo para mí.

– Pero prometan que me llamarán todos los días – ellos rieron y siguieron en lo que estaban después de 10 minutos llegamos al aeropuerto y no era broma un jet privado nos esperaba y al parecer todos me conocían porque solo decían "Hola Luna" o "Qué bueno que ya despertaste que te mejores pronto" y cosas así que loco no, en todo el viaje me dediqué a comer, leer conversaciones con mis amigas y a comer mucho para después quedarme dormida.

Me desperté en una habitación de muchos colores había demasiados peluches y yo abrazaba a uno de unicornio me levanté, el cuarto era gigante la cama igual me coloqué mis pantuflas de unicornio en la mesita de noche estaba una porta retratos con una foto mía y varias personas más. Era muy colorido me dispuse a bajar así que salí, pero me perdí esta casa está muy grande hasta que al fin encuentro las escaleras baje y empecé a buscar a mis padres, aunque no los encontré es muy grande esta casa, no sé cómo llegué al jardín es muy grande, colorido había una pileta muy grande, muchas flores camine un poco más había una casita para ¿Perros talvez? Y junto a este una jaula la cual parecía un pequeño castillo todo de color rosa, dentro se encontraba un pequeño conejo el cual llevaba puesto un pequeño vestido de color turquesa y este era de color blanco con los ojos de color rojo, llevaba un pequeño collar que tenía una plaquita Vilu ese era su nombre, era mi conejo, lo tome en mis brazos era un poco pequeño y muy suave empezó a jugar con él o ella por lo visto vuelvo adentro con el animalito en mis manos al entrar me topo con lo que parece ser una de las chicas de servicio creo.

– ¡Oh! señorita Luna acá estaba, sus padres la esperan para desayunar en la terraza sígame, la mañana está muy fresca no debería salir sin un abrigo señorita – me indico que la siguiera y eso hice.

– Veo que trae a la pequeña Vilu – dijo la chica amablemente.

– Disculpa ¿Cuál es tu nombre? – dije un poco apenada.

– Rose – dijo esta y no me había dado cuenta, pero ya habíamos llegado a la terraza.

– Bueno gracias Rosé – dije tímidamente.

– No hay de que señorita – dijo esta con una sonrisa la cual le devolví.

– Dime Luna, por favor – dije ya que eso de señorita y las formalidades no van conmigo.

– Cómo gustes Luna y creo que mejor me llevo a Vilu para darle de comer – dijo Rose mientras yo le entregaba a la pequeña Vilu.

– después de eso llevaba a mi cuarto por favor y algunos vestidos de Azul le haré unas fotos – dicho esto Rose asintió y se retiró.

– Buenos días familia – dije yo alegre pues no se me desperté feliz.

– Buenos días princesa – respondieron mis padres al unísono.

– ¿A qué hora llegamos? Desperté en mi habitación – dije en un bostezo, mamá me vio con reproche.



L.A.C. Salvatore

#3135 en Joven Adulto
#8780 en Novela romántica

En el texto hay: secretos amor venganza

Editado: 01.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar