Te lo diré 3 veces.

Tamaño de fuente: - +

Trato.

Ya habian pasado un mes desde la visita que le realizamos a mis padres. La verdad todo seguia tranquilo, mi postulacion a la universidad "Antik" de nuestro pueblo Las cuestas era muy buena, no tan conocida  como las universidades de la ciudad mas importante "Miretlán", pero si puedo decir que las recomendaciones que habian llegado a mis oidos  de la universidad del pueblo eran muy buenas.

Estoy seguro de estudiar enfermeria, quiero ayudar aquellos que lo necesitan, más aun, en los sectores donde viven mis abuelos, que debo decir, no son muy poblados, pero que su serenidad y tranquilidad equivale a una vida que vale la pena.

La vista por estos lugares es hermosa, con variedad de arbustos y arboles, que en estas epocas floreces, producen alguna fruta o entregan bellezas con sus hermosas hojas de diversos colores, ademas, de decir que el rio que pasa a unos metros de nuestra casa es lo mejor que tenemos. Con aguas frescas y cristalinas que nos ayudan a sobrellevar las grandes calores que sufrimos en verano.

En fin, la vida aqui es la mejor. 

Hoy me desperte temprano para acompañar a mi abuelo Fred a recolectar frambuezas, unas ricas y jugugozas frambuezas que vendemos en una tienda llamada "via azul", donde las personas pueden encontrar un sin fin de objetos o elementos necesarios para sobrevivir. Una vez entregado nuestro pedido nos retiramos, y nos dirijimos a nuestro hogar donde nos esta esperando la abuela Rita con el almuerzo, ella no nos pudo acompañar con la recolecta ya que se desperto con un dolor de hueso que no pudo sorportar, por lo que le recomendamos que se quedara en casa para reposar, en un principio nos costo converserla, pero luego escucho nuestro pedido y se fue a recostar un momento.

 

Al llegar a casa, puedo oler ese rico aroma que desprende las deliciosas comidas de mama Rita, como siempre corro a la cocina, saco silenciosamente una cuchara y me dispongo a probar la casuela.

-mmm, como siempre su comida es la mejor -digo sacando otra cucharada de la olla.

-Jovencito, si no vas inmediatamente a lavarte las manos y poner los cubiertos sobre la mesa, no tendras tu porción de comida -dijo con un tono de enojo, pero que muy en el fondo no lo era.

-Como siempre, no eres muy rapido con tus movimientos Nick y tu abuela te ha pillado con las manos en la masa -dice él riendose.

-Siempre creo que lo lograré, pero ella siempre es mas rapida -digo tratando de justificarme.

- Quizas para la proxima hijo -dice ella mientras va en busca del tercer cajo para encontrase con el cucharon para comenzar a servir las porciones en los platos.

yo rapidamente me acerco a ella, le doy un beso en la mejilla y me dirijo al baño. Una vez allí, me lavo bien las manos con jabon de granda -uno de mis favoritos- y vuelvo a la cosina para seleccionar los cubiertos y ponerlos en la mesa.

Cuando la mesa ya esta servida, nos sentamos todos en la mesa -me justa esta rutina, la verdad odio comer solo- y disfrutamos de la rica comida de la abuela.

- Qué tal la venta? -pregunta la abuela, mientras agrega un poco de merken a su porcien de cazuela.

- Todo bien cariño -responde el abuelo- y tu como estas? se te ha quitado el dolor de hueso?

- SI, tranquilos -dice ella con una gran sonrisa- no era para tanto.

- Recuerda que debes cuidarte abuela -digo en un tono serio- se que quieres ayudar al abuelo, pero tu salud tambien es importante -dirijo mi vista a mi abuela y luego a mi abuelo- lo mismo digo para ti abuelo. Ambos deben cuidarse y estar bien para que yo este bien cuando inicie mis estudios.

Ambos se miran y sonrien y seguimos con nuestro consumo de alimentos.

Son estos momentos y los grandes recuerdos que tengo junto a ellos, en  los que agradezco que ellos se hayan hecho cargo de mi y no mis... mis otros parientes, para ser mas claros mis otros abuelos por parte de mi padre.

Recuerdo cuando sucedio el accidente, ellos no me querian ver, ya que el culpable de la muerte de mis padres era yo, es mas, como dijo ella, la sra Isidora Lebitan:

- Si tan solo no ubieras nacido nada de esto ubiera pasado, y en estos momentos tus padres serian muy exitoso... bueno -dijo con una sonrisa fria- tu padre ubiera sido exito, lo que es tu madre, ella solo ubiera sido una mantenida de la fortuna de tu madre.

Jamas olvidare esas palabras acompañadas con esa mirada llena de odio.

Si bien mi abuelo Tomas Tomsson no dijo nada, no fue necesario, su mirada de desinteres hacia mi personas lo dijo todo.

Pero ahi estaban aquellas personas que si les importadaba, mi abuela Rita y mi abuelo Fred, quienes me miraron con esa mirada llena de cariño y  me abrazaron tan calidamente, que sentia que con ellos estaba seguro.

Despues del funeral de mis padres, mis abuelos por parte de mi padre se retiranron sin decir nada, solo se subieron al auto, para no volver aparecer jamas.

 

- Abuelos porque no se van a descansar un momento yo me precupo de levantar la mesa y lavar la loza -dijo poniendome de pie- jajajaja luego ire a nada un rato.

- Pues no te quedes hasta muy tarde -dice mi abuela, acariciando mi cabello- mira que te conosco y se que si fuera por ti te quedarías ahí por siempre.

- Ya escuchate a la mamá -dice mi abuelo chocando los puños conmigo- no tan tarde y a provecha de hacer algunos amigos.

- Otra vez con eso abuelo, sabes que despues de lo ocurrido con mis padres y lo paso en el colegio mi cercania con las demas personas es nula -digo mietras dirijo mi mirada al suelo.

Se genero un minuto de silecio en el comedor.



JAN

Editado: 26.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar