Te observo

Tamaño de fuente: - +

Mente vacía- Violet.

-¡¿Eres estúpida, que es esta mierda?!- Padre lanza el plato hacia madre mientras esta simplemente llora en silencio- ¡Eh tu inútil!- señala en mi dirección-Hazme un huevo con jamón y pan, ya que tu madre es una inútil veamos que tanto lo eres tu.

 

Corro hacia la cocina, saco 4 huevos del cartón y 5 rebanadas de jamón, prendo la estufa y coloco un sarten, pongo aceite en el. Crack, un huevo, Crack, otro huevo, Crack, otro huevo, Crack, otro huevo y después el jamón en pedacitos y unas cuantas especias para mejorar el sabor, corto una rebanada de pan y coloco el huevo en un plato con un tenedor y se lo llevo a padre.

 

-Listo- digo eso mientras coloco el plato en la mesa.

 

-Aja-prueba el huevo mientras toma una lata de cerveza- Bastante bien- dice con desprecio- Ten- me lanza unas monedas las cuales recojo rápidamente- Ahora largo.

 

Me voy a mi closet y pongo las monedas en mi botella de ahorros; una mano abre el closet y deja un vaso de leche con una galleta.

 

-Gracias.- es lo único que digo.

 

Esta noche no habrán gritos.

 

 

 

 

 

Empece a abrir los ojos poco hasta que pude darme cuenta donde estaba. Se trataba de un sótano, la oscuridad invadía la mayor parte de la habitación.

 

Estaba atada a una silla de los brazos y pies; empece a sentir la mirada de alguien sobre mio observando mi actitud. Tenia miedo, mucho en realidad pero en estos momentos no puedo demostrar tal sentimiento menos si se trata de alguien como Meder.

 

- ¿En serio?, esto es lo mejor que se te ocurre?- Le digo con tranquilidad, suena tan convincente que hasta yo lo creo.

 

- Es increíble que a pesar de estar tan indefensa sigas sin temer contestarme de esa forma.- Se empieza a acercar hasta que logro ver con claridad su rostro, tiene ojeras y los ojos rojos.

 

-¿Lloraste por encerrarme en tu ático querido?- Formo media sonrisa en mi rostro- me alegra que al menos no sea la única que sufra.

 

-¿Crees que es fácil para mi hacer esto?- Algo se atora en sus palabras- Lo eres todo para mi, todo.

 

-Que patético eres, prefiria acostarme con todo el equipo de Fútbol, que raspa una noche contigo. - Empieza a reír, es casi una carcajada.

 

-Pero preciosa, ya hemos pasado noches juntos, en la oscuridad de tu cuarto- las lagrimas empiezan a brotar de mi, si tan solo no le hubiera dado la espalda- me suplicabas que me quedase contigo, jajaja.

 

-¿Qué es lo que quieres?- digo con la voz entre cortada.

 

- Todavía nada mi corderito.

 

-Eres peor que mi Padre estúpido asesino.

 

- Ah la pequeña Violet, no es tan inocente como aparenta- me toma del mentón haciendo que mi mirada se centre en sus ojos- tanto miedo recorre en tus ojos con tan solo mencionarlo- se acerca tanto que escucho su respiración pacifica- pero créeme cuando te digo que a la única persona que deberías temerle, es a mi- sonríe mientras besa mi labio inferior- mas tarde te traeré la cena- mientras dice eso se aleja y se va por una puerta subiendo las escaleras justo enfrente mio.

 

- Maldita sea- grito mientras intento encontrar algo con que liberarme, es inútil ese idiota no dejaría nada punzante a mi alcance, resignada por esto simplemente dejo que mis esperanzas se apaguen por un rato.

 

Solo un rato.

 

Cantar es lo único que se viene a mi cabeza para distraerme.

 

-Muñeca rota, los mares del olvido llegan hasta tu pies, y te arrastran consigo, lucha por ti misma, la la la, no tengas miedo, la luz, llego hace tiempo, muñeca rota.

 

Después de esa pequeña pausa, veo debajo de una mesa un pequeño cristal verde, tan pequeño para ocultarlo y suficiente mente afilado para romper lazos.

 

-Bingo.



Kenia Cruz

#3219 en Thriller
#1421 en Suspenso
#873 en Detective

En el texto hay: tu eres el detective, blablabla

Editado: 10.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar