Te observo

Tamaño de fuente: - +

Jugar con fuego- Violet.

Hace unos años…

Era una de las pocas tardes en las que el sol no era fastidioso y podías nadar en el lago sin problema, todos aprovechaban el día incluso Charlie que se encontraba con más de una chica en el porche de la casa, por mi parte prefirió sentarme en las escaleras y observar el mundo a mi alrededor mientras comía helado, bueno, eso si no venía Jolly a interrumpir mis tardes. Una chica morena y alta, de cabello café oscuro corto y ojos cafés, o como diría Charlie una del montón pero para mí no lo era, ella hacia que mis tardes fueran divertidas con sus ocurrencias y su forma de pensar, sus ambiciones y los problemas en los que se metía por hablar de más.

-Violet- realmente llega a ser muy ruidosa- Vamos tengo que enseñarte algo.

-Jolly, mañana lo vemos- conteste sin mucho esfuerzo.

-Vamos no seas aguafiestas- dice mientras se acerca y me toma de las manos.

-Hoy es un buen dia para hacer nada y disfrutar la tarde.

- Por eso mismo, es buenísimo para darte mi regalo de cumpleaños.

-Yo cumplo en un mes.

-Te lo explico luego, acompáñame- esta vez sedo, después de todo si se trata de Jolly no se puede hace mucho cuando toma una decisión.

Después de caminar a rededor de veinte minutos llegamos a un enorme árbol a las orillas del rio, debajo se encontraba una manta con comida y flores.

-Esto es increíble- me acerque a la manta mientras Jolly se limitaba a dar brinquitos alrededor de mi emocionada por mi emoción, había fruta, jugos y carnes frías con queso y un regalo oculto.

- No sabía si te gustaría- volteé a verla tan resplandeciente como siempre con un vestido lila suelto- solo es un pequeño detalle antes de que me vaya- Mi sonrisa desapareció en segundos, olvide el día, el sol mi nombre, solo estaba Jolly y la nada- leyeron una de mis historias y me ofrecieron una beca lejos de aquí.

-M- me alegro por ti- intente disimular lo mejor posible mi tristeza cosa que no conseguí.

-Violet- se acercó y me estrecho entre sus brazos- ven conmigo, podemos parar entre las dos un departamento, ¡Entre los tres! Charlie vendría con nosotras- lo dice tan rápido que algunas cosas me eran inaudibles, (¡Vamos ve con ella!)(¡Bésala!).

-¿Te vas pronto?- di un paso hacia atrás, una pequeña risa salió de sus boca pero sus ojos se veían cristalinos.

-¿Empezamos a comer?

Y eso hicimos, disfrutamos de la tarde comiendo y platicando de los planes que tenía en su viaje, las cosas que iba a dejar. El sol estaba en un punto en el que desprendía un hermoso tono naranja que se reflejaba en el agua.

-Te voy a extrañar Jolly- dije mientras observábamos el atardecer.

-Todavía no me voy- saco la caja de regalo y me pido que la abriera, dentro estaba un reproductor de cassettes y así mismo uno con la carcasa pintada a mano.

-¿Dónde conseguiste esto?

-En una tienda, ponlo- hice lo que dijo y empezó a reproducirse una melodía tranquila- Ven- me ofreció su mano para levantarme a bailar con ella.

-Jolly soy muy torpe para estas cosas- no hizo caso y empezamos a seguir las notas de las melodías, cada vez era como si solo existiéramos ella y yo. Acabo la melodía la igua que nuestro beso.

 

Hoy…

Es un dilema saber si estuvo bien el trato que hice con Charlie, no, esto no es un trato, es una sentencia de muerte con tal de que salga viva y el muera. Me he intentado convencer de que lo que hago está bien, Noa hace el intento de que no me venga para bajo…Noa, simplemente estoy convencida de que esto no es el síndrome de Estocolmo, lo sé porque estaría enamorada de ese pedazo de mierda que se hace llamar humano, en cambio Noa ella simplemente es única y hermosa aunque me resulto difícil de convencer. Después del beso simplemente pone distancia entre nosotras, duele, pero entiendo que este confundía sobre lo que realmente quiere.

Estaba en el cuarto cuando se abrió la puerta y simplemente me di cuenta que se habían acabado las vacaciones.

-Hola amor- Meder entro al cuarto con sus maletas- ¿No me extrañaste?

-Tonto – me acerco a él y lo abrazo con fuerza, podría acabar con esto ahorcándolo con la serie de luces del tablero y todo estaría en paz.

-Tengo que contarte tantas cosas- dice mientras se separa y me da un beso en la mejilla- sobre todo de Garret ese tipo de verdad a perdido la cabeza- se avienta en la cama, luce agotado- creo que eso de ele amor no es para el- (Ni para ti estúpido).

-Tal vez tiene diferentes opiniones sobre eso- digo mientras me acuesto a su lado.



Kenia Cruz

#3214 en Thriller
#1419 en Suspenso
#868 en Detective

En el texto hay: tu eres el detective, blablabla

Editado: 10.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar