Te observo

Tamaño de fuente: - +

Caminar vendado- Meder.

 

Hace unas horas…

Últimamente siento que duermo más de lo usual, me siento cansado después de comer y solo cierro mis ojos y cuando los vuelvo a abrir ya salieron algunos rayos de luz, a veces estoy al lado de Vi a veces no. Se lo que está pasando pero me digo a mi mismo que son solo cosas mías y que debo dejar de pensar en esas cosas, pero cada vez es más constante y empieza a ser agotador, si siguen con esto a este punto lograran que me haga adicto y no pueda dejarlo después.

Baje las escaleras cautelosamente y vi unas mochilas en la entrada. La voz de Noa se escuchaba en la cocina, una conversación por teléfono.

-A las siete está bien, después de que comamos… Si ya empacamos lo necesario… Si se ha funcionado las anteriores veces esta no debe ser una excepción, ya va acabar el periodo debo colgar.

Creo que avces me dejo nublar por mis emociones, siempre me decía eso Garret. Baje las escaleras sin cuidado con la intención de que me escuchara Noa, esta me vio llegar y formo un sonrisa mientras sacaba de la nevera un cartón de leche y lo sirve en un bol.

-¿Cómo dormiste querido?- decía mientras intentaba alcanzar la caja de cereal.

-Como en las nubes- la alcance por ella.

-Me alegra saberlo, está tu café- me paso una taza y azúcar.

-¿Y Violet?- le pregunte.

-En la ducha supongo- dice mientras se sirve cereal- Aquí está tu medicina- dice mientras me da un botecito amarillo con tapa roja; Noa no es estúpida si quisiera sedarme no cambiaría mis pastillas.

-Gracias, oye ¿me pasas las galletas?- esta asintió, se acercó en la alacena, abrí el bote y saque una pastilla, cautelosamente las lance a una maceta y tome un caramelo de la mesa, Noa se volteo con las galletas y me pase el caramelo con el café.

-Toma- me ofreció las galletas, (Perdóname Mamá, porque estoy a punto de hacer una estupidez).

Me metí en la ducha para poder pensar mejor lo que estaba pasando, está claro que esto es plan de Jack, Noa es tan manipulable que creyó que podía ayudarla a librarse de Wolfire a cambio de darle a Violet, pero eso no resuelve por qué todavía no se va, después de todo ya tuvieron mucho tiempo para hacerlo a menos de que todavía no lleguen a un acuerdo concreto. Pensar todo esto hace que me duela la cabeza, las estúpidas medicinas eran unas esposas y cuando las quitas es difícil darse cuenta de que eres libre aunque todavía no resuelvo todo, tengo perfectamente en cuenta que hoy no voy a cenar.

 

En la hora de la comida, estábamos sentados y mi plato seguía lleno, por momentos Noa y Violet me veían de reojo, por alguna razón me siento más liviano, me siento libre, bueno eso debe ser porque suspendí mi medicamento por casi semana y media para poder pensar mejor pero como esas brujas me han estado sedando por un mes no me permitían aclarar mis pensamientos, pero sé que no es sus culpa, no esto es culpa de Jack, después de todo ¿Por qué me traicionaría mi primita? Y sé perfectamente que Violet me ama, ella no es nada sin mí y no puede acabar igual que las demás chicas y no le gustaría que algo le pasara a su querido hermanito; se ven algunos relámpagos y se escuchan los truenos, (¡Que oportuno!), el escenario perfecto para acabar con ese hijo de puta por una vez por todas.

-Meder querido ¿No piensas comer?- dice mi corderito interrumpiendo mis pensamientos.

-Linda no tengo mucha hambre hoy, tal vez más al rato- empiezo a jugar con mis dedos en la mesa, Noa lo nota me mira extrañada, esta se levanta lentamente.

-Meder, ¿Tomaste tus medicinas?-Violet también se empieza a levantar pero sujeto su muñeca con fuerza.

-¿No crees que he tomado demasiados medicamentos últimamente?- la miro, no puedo evitar sonreír.

-Meder suéltame- veo a Violet.

-¿Por qué me tienes miedo Corderito?

-No me llames así.

-Meder suéltala- siento la cuchilla en mi cuello- No quiero hacerlo.

-Yo tampoco linda- le doy una patada en el abdomen y esta cae contra el mueble de vasos y los cristales caen en su cabello rosa pastel; me coloco sobre ella y le quito su cuchillo y lo lanzo al otro extremo de la habitación- Todo estará bien solo me tengo que encargar de el- sus ojos están llenos de ira y antes de que pueda levantarme pierdo el conocimiento por un momento y me incorporo, cuando escucho un coche arrancar a toda prisa.

-Mierda.

 

Aun sangrando de mi cabeza no es problema para poder conducir la moto de Garret y seguirlos hasta un lugar desértico donde veo un coche diferente mientras Noa, Violet y Jack corren hacia él, acelero más y me detengo, saco el arma de mi sudadera y disparo, fallo a propósito pero logro asustarlo y acercarme más mientras apunto.



Kenia Cruz

#3203 en Thriller
#1412 en Suspenso
#853 en Detective

En el texto hay: tu eres el detective, blablabla

Editado: 10.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar