Te observo

Tamaño de fuente: - +

La mujer con más de una bala- Meder.

Lleva setenta veces masticando su goma de mascar mientras me mira cuidadosamente como si pudiera leer mis pensamientos y traspasar todo mi cuerpo como un escáner, para ser sincero no tenía contemplado esto es parte del trabajo, sí, pero Chloe está debajo de un piso frió mientras unos policías inspeccionan la casa, nada podría ir peor, de hecho si, podría ir mucho peor si no dejara de masticar su maldita goma y dejara de mírame tanto, esperando a que le de lo que quiere. Lo que sospecha.

-Bueno Esteff, ¿Es lo único que tienes que decir?- dice mientras de una vez tira su estúpida goma a una cubo de basura.

-Es lo único, no se mas, salíamos juntos pero eso es todo- dije asiendo evidente mi incomodidad. Solo es parte del papel de víctima.

-Me sorprende, teniendo en cuenta que vivían juntos por más de ¿Qué será?, ¿Un año?

-Lo tengo en cuenta, pero a pesar de eso, solo se de Charlie y sus padres, nada que usted no sepa.

-¿Y tu hermana Alice?

-Hermanastra- el recuerdo de Noa. No puedo dejar que se caiga tan fácil mi mascara- tal vez se fue con algún familiar o amigo, realmente no lo sé, no me dejo ni una nota para localizarla.

-Me resulta curioso que justamente cuando Violet muere a causa de disparos, tu hermana no se encuentre en la ciudad y según los testimonios de la gente del funeral, ustedes estaban distanciados y ella se encontraba con el joven Miller que de igual manera desapareció sin dejar rastro alguno.

-Pues ahí lo tiene- me recargo en la silla para obsérvala mejor- se fue de fuga con su novio o lo que sé que son.

-¿Te divierta esta situación Esteff?

-Por dios, es solo una niña con un tipo mucho mayor que ella. Esa cosa no es capaz de asesinar a alguien y Jack tal vez es raro pero tampoco lo creo capaz de asesinar a unas pobres chicas que no tiene la culpa de los que les paso.

-¿Y qué hay de ti?- recarga sus codos sobre la mesa acomoda su mentón sobre sus manos mientras me sonríe divertida- ¿tu serias capaz de asesinar a unas pobres chicas que no tiene la culpa de los que les paso?

Es evidente su intento de provocarme, ¿porque más lo haría?, ese es su trabajo, ganar tiempo en lo que ponen micrófonos, cámaras o lo que sea para vigilarme. A este paso realmente temo por lo que le pase a Chloe.

-No lo creo, soy bastante cobarde para hacerlo y no podría vivir o tan siquiera dormir sin tener pesadillas por ello- me observa analizando mi respuesta, parce satisfecha por ahora.

-Bien Esteff, una patrulla te escoltara a tu casa.

-Gracias.

Pensé seriamente en eso de las cámaras y micrófonos, no sé si soy un paranoico de mierda o en realidad están regadas por todo la casa, de lo que estoy seguro es que Chloe tendrá que esperar por lo menos tres días. Tenía esta leve sospechas desde que me paro en medio camino para la escuela, me logre zafar una rato de ellos, lo suficiente para poder avisarle a Chloe que se escondiera y llevara comida y agua con ella, lo suficiente para el plan de emergencia, espero que lo haya hecho.

Gracias a todos los dioses, llegaron a mi casa después de cuatro días de actuar “normal” para retirar las cámaras y micrófonos. Nada mal señorita Carter.

Amelia Carter, cincuenta y siete años actualmente, tez oscura, investigadora de alto rango, baja de estatura (un metro cincuenta y seis), de Orlando, ha estado detrás de mi desde que empecé a asesinar a esas chicas, era su segundo sospechoso, supongo que subí de rango con esto de ella, Vi… bueno ella. Después de dos horas decidí que era hora de sacar a mi pequeña española de su escondite. Me acerque a las tablas del piso y saque las cuatro que cubrían el pequeño y estrecho escondite; Chloe dormía tranquilamente para evitar que se alterara, decidí despertarla con delicadeza.

-¿Qué pasa?- decía mientras se tapaba sus ojos con su mano, de un momento a otro levanto rápido la cabeza provocando que neutras frentes chocaran- ¡Mierda!- coloco sus manos donde se encontraba su herida- ¿Meder?

-Ven pequeña- le ofrecí una mano mientras que con la otra oprimía donde me había golpeado.

-¿Todo está bien?- dice mientras toma mi mano, realmente es muy bajita.

-Estable por ahora- suspira y recarga su cabeza sobre mi pecho, este simple gesto hace que me sonroje un poco- bueno, deberías estirar las piernas un poco.

-Sí, eso creo yo- dice mientras se separa de mí.

-A tomas por culo- corre por la casa, parece un pajarito revoloteando.

-Trata de no hacer mucho alboroto, puede que sigan vigilando desde afuera.

-Joder ni esto puedo hacer- se sienta en el piso como una niña regañada.

De la nada, se me bien buena idea a la cabeza, algo estúpida pero sirve para pasar el rato sin ningún problema, bueno a excepción del ruido, pero eso se puede solucionar solo basta con una pregunta.

-Oye Chloe- me acerco a ella y esta me mira- ¿Sabes bailar flamenco?

-¿Es en serio?- de alguna forma parece ofendida y no sé si es por buena o mala razón- que estereotipo, pero en cualquiera caso…-recarga su rostro rojo en su rodillas- si se bailar.

-Pues que estamos perdiendo- la tomo por la muñeca de sorpresa y apago la luz de la sala y cocina, lo pocos rayos del sol que quedan hacen que el ambiente se vea majestuoso, con una luz naranja y rosa, llevo a Chloe hasta el pasillo del piso de arriba, donde la pequeña ventana del baño nos hace iluminación.



Kenia Cruz

#421 en Thriller
#176 en Suspenso
#172 en Detective

En el texto hay: tu eres el detective, blablabla

Editado: 10.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar