Te odio porque te amo

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 42.

 

 

Mis labios aun hormiguean, no se que acaba de pasar ni cómo paso. 

 

Por qué me beso? 

 

Bueno, no es que no lo haya disfrutado, pero fue extraño. Es mas, aunque estuve un poco asustada.. Esta bien.. no lo solo un poco, estuve demasiado asustada, puedo ser sincera conmigo misma y aceptar que desearía volver ser besada por Allek. 

 

Esa mañana en la que entrenábamos y que pensé que me besaría me sentí una tonta de solo pensarlo. Pero ahora.. Él me ha besado. 

 

Toco mis labios con mis dedos y sonrío. Por que sonrío? Por que mi cuerpo esta invadido por una sensación de hormigueo y euforia? 

Dios mio, Allek un día de estos me matará.. 

 

Matar.. 

Esa palabra me hace recordar su amenaza, que sonó mas a un juramento. Mi piel se eriza ante solo el recuerdo "el unico daño que quiero hacerte es dejar tus labios hinchados de tanto besarte. Y matarte de tanto placer cada vez que te haga mía" 

 

Estoy temblando de pies a cabeza, él dice que lo vuelvo loco, pero y que hay de mi? Acaso él no me vuelve loca? Todo lo que me hace sentir, sobretodo miedo y nervios. Su actitud que me confunde y me hace sentir culpable de no se que cosa. 

 

No se a donde ir, no quiero llegar a la habitación y que las chicas me vean en este estado. He salido corriendo de la oficina de Allek y ahora estoy caminando de un lado a otro en el pasillo de nuestra habitación. 

 

Me adentro a la habitación donde esta el pájaro. Me encanta éste lugar, nunca hay nadie y puedo estar sola y tranquila por unos minutos. 

 

Me acerco a la ventana y busco a Azul, sonrío cuando le veo parado en una hoja de una planta gira su cabeza y me mira, después de escudriñarme viene hacia mi volando, presumiendo de sus hermosas alas. Me siento en el borde de la ventana.

 

-hola Azul..- se para en el borde de la ventana, y camina hacia mi. 

 

-lo siento, no te traje nada de comer- me disculpo cuando con su pico picotea suave mis manos.

 

Se sube a mis piernas y empieza a caminar sobre mi. Mi cuerpo se ha relajado un poco, solo un poco. Tomo un profundo suspiro, no puedo sacar de mi mente lo sucedido con Allek, no puedo comparar su beso con otros porque nunca antes había sido besada. 

 

Que va a pasar ahora? Como le voy a mirar a la cara? Se que fue él el que se acerco a mi, pero aun así me siento indefensa y avergonzada. Será aun mas incomodo trabajar a solas con él. 

 

Que hago? Debería contárselo a las chicas? No creo que sea buena idea, pues todas odiamos a Allek, y se que se van a alterar, Isa no esta de acuerdo en que tengamos algún tipo de relación con ellos lo dejo claro cuando Akari se propuso coquetear con uno de ellos. Tampoco es que yo vaya a tener una relación con el diablo, pero se que las chicas harán un gran alboroto y no me dejaran tranquila. Así que llego a la conclusión de que es mejor no contarle a nadie.

 

Será que Allek siente algo por mi? Por que si no es así, entonces por que me beso? 

 

"Los hombres besan sin necesidad de tener sentimientos por una mujer" 

 

Es cierto, mi conciencia tiene razón. Los hombres son caprichosos, ellos actúan por instinto no por sentimientos y una persona como Allek dudo que tenga sentimientos. 

 

"Seguramente solo te desea por tu belleza y no mas. Después de que te use te hará daño con su indiferencia y su actitud tosca" 

 

Auch! Eso dolió. Aunque puede ser totalmente cierto. No debería hacerme ilusiones. 

 

Por que se supone que lo vuelvo loco? Acaso que le he hecho? Su mirada acusadora me hace sentir culpable de algo que desconozco. No lo comprendo. 

 

Me tiene confundida, primero me trata mal, es seco, altanero, demandante, y luego cambia de un segundo a otro, me habla de forma amable y me felicita por hacer bien mi trabajo, después vuelve a su seriedad y actitud tosca conmigo. Y ahora, me besa acusándome de que lo vuelvo loco. Él por si solo esta loco, que culpa tengo yo? 

 

-estúpido diablo! Te odio!- escupo enojada. 

 

Paso un rato mas jugueteando con Azul, luego paso a mi habitación, me encuentro con Rita. 

 

-hola- saludo cuando entro. 

 

Me mira desde su cama y me regala una media sonrisa. Me encamino a mi cama y me tiro con pesadez.

 

-estas bien Rita?- 

 

-si- su respuesta es inmediata. 

 

Rita me tiene preocupada, su actitud últimamente esta a la defensiva. 

 

-sabes que puedes contar conmigo si te pasa algo. Siempre voy a apoyarte y estar para ti- le aseguro. 

 

Me mira y puedo ver arrepentimiento en su mirada que de un momento a otro brilla por lagrimas que no quiere dejar salir. 

 

-sabes que te quiero demasiado Juls- dice con la voz entrecortada. 

 

No se si levantarme y abrazarla o quedarme aquí acostada. Pues no se que es lo que tiene. 



EsmeraldaP

#1047 en Novela romántica
#372 en Otros
#52 en Acción

En el texto hay: amistad y amor, peligro y odio, pelea romance

Editado: 02.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar