Te odio porque te amo

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 58.

 

•Narra Allek•

 

 

El club nocturno al que vamos es de un ex-cliente. Nosotros le cumplimos nuestro trabajo y él terminó de pagar lo acordado en el contrato sin molestias ni demoras. Es primera vez que visitamos el lugar, pues evitamos ir mas de tres veces a éstos tipos de lugares. Ahora que lo pienso.. No estaría mal que abriera un club, sería un ingreso mas a mi bolsillo. 

 

Canto las canciones de Imagine Dragons mientras conduzco. Ojos miel.. He visto ese color en varias personas pero el de ella es diferente.. Tiene como pequeñas manchitas mas claras, como doradas. Son únicos, nunca he visto unos así. 

 

"Que haces pensando en ella? Se supone que vienes a demostrarte que estando con otra mujer ella se irá de tus pensamientos" 

 

Sacudo mi cabeza con fuerza, es cierto. Que hago pensando en ella? Es frustrante no poder sacarla de mi cabeza, Ian y Jack tenían razón cuando se quejaban de que ellas nos ocasionarían problemas. 

 

Después de mas de una hora, llegamos al lugar. Estaciono al lado de los chicos y bajo del auto. La brisa fría nos golpea mientras caminamos hasta la puerta de entrada. La fila para entrar es corta, pues la gente sabe que para entrar necesitan de un pase especial, no cualquiera puede entrar. Apenas nos acercamos a la puerta, uno de los guardia de seguridad presiona el auricular de su oreja y nos mira mientras escucha lo que sea que le digan del otro lado. Se hace a un lado y nos permite entrar. 

 

Nadie sabe quienes somos, ni lo que hacemos, solo la gente de poder y con muchos ceros en sus cuentas. Así que, el que habrá hablado con el hombre de seguridad sabe quienes somos. Tal vez sea el dueño del lugar. 

 

La luces del lugar me molestan la vista por unos segundos, pero luego me acostumbro. Los tres caminamos hacia la barra para pedir algo de tomar, mientras, paseamos la mirada por el lugar, buscando alguna mujer que llame nuestra atención, aunque la atención de ellas ya esta en nosotros. 

No nos detenemos cuando mujeres pasan cerca de nosotros con la clara intención de tocarnos y llamar nuestra atención.

 

Llegamos a la barra, las chicas que atienden enseguida se acercan a nosotros para servirnos. Pedimos nuestras bebidas y seguimos acechando con la mirada a nuestra o nuestras presas. 

 

-Jack, de ahora te advierto. Nada de problemas- le amenazo. 

 

El idiota solo ríe ante mi comentario y luego alza su mano en forma de juramento. 

 

-no haré problemas! Lo prometo- lo miro entrecerrando los ojos para dejarle clara mi amenaza. 

 

Una mujer peli negra nos pasa nuestras bebidas, no le presto atención pero Ian si. Y empieza a coquetear con ella.

 

-ya yo tengo mi presa!- alardea Jack. 

 

Tomo mi wisky de un solo trago y pido a la mujer un tequila. 

 

-quién es el pobre diablo al que le quitaras su mujer?- pregunta Ian.

 

Jack rompe en risas, y luego nos señala una mesa donde están sentados una pareja. 

 

-Jack! Por que tiene que ser una mujer con dueño?!- reprocho.

 

-ella no tiene anillo en su mano. Así que es libre!- se defiende. 

 

Él goza de conquistar y meterse con mujeres que siempre estan acompañadas de hombres. Pero cuando la mujer tiene un anillo en su dedo, él no la busca. Y ésta mujer, a pesar de que tiene su mano entrelazada con la de su acompañante y por ratos se besan, no tiene ni un anillo en sus manos. Pobre hombre! 

 

-solo no te metas en problemas Jack. Venimos a distraernos, no hacer un escándalo- advierto nuevamente. 

 

-sabes que propongo, y si ella acepta me la llevo a un lugarcito donde su novio no nos vea- dice arrogante.

 

-eres un puto- lo señala Ian y reímos. 

 

Me volteo en la silla para tomar mi bebida, ésta vez la que me atiende es una mujer con cabellos pintados de rojo, un maquillaje muy exagerado. Me sonríe con clara coquetería, muerde sus labios y me mira detenidamente. Su mano toca la mía a propósito cuando me pasa el vaso, la miro alzando una ceja y completamente serio. 

 

Se que a las mujeres les encanta que las vea así, las vuelve locas porque como ellas mismas me han dicho, me veo misterioso, peligroso e intimidan te y eso las atrae. Pura estupidez, Julieth se pone nerviosa cada vez que la veo de esa forma! 

 

Miro a la mujer frente a mi, recorriendo su cara, cuello y cuando llego a sus pechos no puedo evitar burlarme. Ella me enseña su escote sin vergüenza alguna, tetas falsas llenas de mierda. Justamente las tetas de las que Julieth y Valentino se burlaban hace tantos meses atrás en mi oficina. 

 

Su risa es contagiosa y solo recordarla me hace sonreír, ella en verdad se ve hermosa sonriendo; es una lástima que no lo haga mientras yo estoy a su lado. Salgo de mis recuerdos cuando veo a la mujer sonreír me. Ruedo los ojos, ella cree que me estoy riendo con ella, patética! 

 

"Patético eres tu que vienes a éste a lugar en busca de alguna linda mujer para pasar la noche y así a olvidar a la mujer de ojos miel que esta en el cuartel" me regaña mi conciencia y tiene toda la razón. 



EsmeraldaP

#1152 en Novela romántica
#408 en Otros
#55 en Acción

En el texto hay: amistad y amor, peligro y odio, pelea romance

Editado: 02.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar