Te odio porque te amo

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 101.

 

 

Ese pitido que cada segundo suena es tan molesto que me dan ganas de ser sorda por un tiempo hasta que deje de sonar. 

Mi cabeza duele, es como si con cada pitido mi cerebro creciera un milímetro mas haciendo que se aplaste contra mi craneo. Siento que mi cuerpo es cemento y por eso pesa tanto. Mi garganta esta seca y necesito urgentemente agua. 

 

Estoy en ese estado en que quieres abrir los ojos y despertar de una buena vez pero el sueño quiere dejarte en la oscuridad y seguir durmiendo. Y por mas que lucho, no logro vencer y vuelvo a caer en la oscuridad del sueño. 

 

...

 

 

Cuanto he dormido? Ya quiero despertar. 

Mi garganta duele tanto, creo que si hablo, fuego saldrá de mi boca. 

 

Intento abrir los ojos, no me interesa mis otros sentidos, ahora solo quiero agua. 

Es difícil abrirlos de un todo. Mis párpados pesan, pero esta vez debo abrirlos sino moriré de sed. 

Entre mis pestañas logro ver luz, pero nada nítido.

 

Muevo mi mano para llevarla a mi cara y ayudarme a abrir los ojos pero algo la retiene. Vuelvo a intentar y no logro liberarla. 

 

-Julieth?- escucho una voz lejana. 

 

Cierro los ojos con fuerza, y luego intento abrirlos del todo. Eso me lleva varios intentos hasta que por fin los abro. 

Todo es borroso, parpadeo varias veces para enfocar mi vista. 

 

-agua..- logro decir aun sin ver bien. 

 

No se quien me llama pero sea quien sea que me pase un vaso con agua ya mismo. 

Mi mano es liberada y puedo llevarla a mi cara, restriego mis ojos y luego enfoco bien mi vista. 

 

-Allek..- susurro haciendo que mi garganta duela. Me hace tan feliz verlo. 

 

-hola cariño, toma- me regala una sonrisa tan linda y me ofrece un vaso con agua. 

 

Mis manos son débiles al agarrar el vaso y antes de dejarlo caer Allek me ayuda a sostenerlo y llevarlo a mis labios. 

 

Suspiro con el primer sorbo, y luego poco a poco con su ayuda bebo el agua. Nuestras miradas se encuentran varias veces, puedo ver que Allek ha cambiado fisicamente. Tiene unas ojeras muy prominentes y sus ojos están tan oscuros y se que está muy atormentado. 

 

Besa mi frente y luego se aleja para dejar el vaso en una mesita y regresar a mi. 

Me observo y luego observo a mi alrededor, estoy en una habitación de hospital pero esta es mas cómoda y acogedora.

 

Sucesos empiezan a pasar por mi mente y entonces voy recordando lo que ha pasado. 

La misión, la carpeta, el ruso, y... me dispararon? 

Cierto? 

 

Llevo mis manos a mi pecho y empiezo a tocarme, bajo por mi estomago y luego mas abajo en mi vientre siento una punzada de dolor cuando toco un pequeño bulto. 

 

-cuidado!- me regaña Allek tomando mis manos con cuidado entre las suyas cuando gimo de dolor. 

 

-Allek, que paso?- mi voz sigue ronca y mi garganta aun duele, pero eso no me impide hablar.

 

-te han disparado cariño- 

 

La puerta de la habitación se abre y aparece Flavio que se detiene y me mira. Me sonríe, susurra un "gracias Dios" y luego se acerca a mi. 

 

-querida Julieth, has dormido demasiado. Parecías un oso hibernando. Cuéntame como te sientes?- ríe y yo lo hago pero me detengo apenas siento dolor en mi vientre bajo. 

 

-cuanto he dormido?- 

 

-tres días- responde Allek. 

 

-qué?!- abro los ojos sorprendida. 

 

-si querida. Tres días... las chicas y yo creemos que en tu otra vida fuiste un oso- sigue burlándose Flavio. 

 

Sonrío porque no me atrevo a reír aunque eso quiero. Veo a Allek a mi lado izquierdo pero él tiene una expresión totalmente sombría e inexpresiva que me preocupa. Mi mano esta envuelta entre las suyas. 

 

-ahora responde. Como te sientes?- Flavio se pone serio y empieza a revisarme los ojos poniendo una luz enfrente. 

 

-mi garganta duele. Ya he tomado agua pero aun sigue doliendo...- 

 

Sus manos pasan a mi cuello y sus dedos tocan debajo de mis orejas y luego garganta. 

 

-aja.. que mas?- dice con una expresión de concentración. 

 

-mi cabeza tambien duele. Y bueno.. donde parece que he recibido el disparo tambien duele- 

 

-del uno al diez que tanto dolor en la herida del disparo?- 

 

-creo que un cinco. Si me muevo duele mil pero si estoy quieta duele un cinco- resoplo. 

 

-eso esta bien. Respira profundo...- hago lo que me pide, su estetoscopio presionado contra mi pecho. 

 

-suelta el aire- lo hago.

 

Luego pasa a mi espalda. Algunos cables que estaban conectados en mi cuerpo los quita con cuidado. Mi antebrazo tiene una pequeña mancha morada que es donde estaba canalizada. Anota algo en una carpeta y luego la deja a un lado para verme. 

 



EsmeraldaP

#1044 en Novela romántica
#365 en Otros
#52 en Acción

En el texto hay: amistad y amor, peligro y odio, pelea romance

Editado: 02.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar