Teenagers Monster

Tamaño de fuente: - +

XVII

Los chicos habían vuelto a Quivira sanos y salvos. Yukio tenía en las manos la caja que su padre le entregó, estaba por abrirlo cuando Erika detuvo su mano.

-No lo abras, es una trampa- dijo la chica deteniendo con suavidad su mano–una forma más de atormentarte.

-¿Por qué me ayudas Erika? – preguntó el joven mientras tomaba asiento

-Me ayudaste a salvar a Isaac...además las personas unidas por lazos de sangre deben de ayudarse- respondió la joven

- ¿A qué te refieres? – cuestiono el pelinegro, Erika solo camino unos pasos al frente para girar mientras tomaba la forma de una niña de 5 años mientras decía: - ¡¿Quién sabe?!-

Tras contarle a Catalina y compañía lo ocurrido, todos habían sido llevados a la ciudad de los dragones que en esos momentos celebraba el aniversario de la creación de Tirakan. Los jóvenes se habían tomado el día para descansar de la reciente pelea. Yukio se encontraba tirado en el pasto viendo como Dean, Beto, Adam, Kein y Levi jugaban a las roña, cosa en la cual no faltaban las "Estrategias" según Dean ya que este usaba sus alas para evitar que lo atraparan, Adam o Levi enredaban los pies del resto para atraparlos, En la otra esquina del jardín estaba el grupo de Fujoshis donde Mei enseñaba a las chicas las fotos que tenía con el peli plateado, cosa que hacía que Yukio se preguntarse de donde sacaba la chica el tiempo para tomarlas y el por qué nunca la notaban.

-Es fácil Yu, Mei es una sombra escurridiza- comento a sus espaldas Darel

-Darel...gracias por ir por mi- dijo Yukio mientras estiraba una mano Asia su novio entregándole un chocolate

Dije siempre ¿no? – cuestiono Darel

Erika se encontraba junto con Isaac en una de las habitaciones cuidando que este se recuperara, La familia de Yukio se dedicaba a arreglar el jardín para la cena.

Horas después la noche cayo. Todos jugaban y festejaban cuando Catalina hizo sonar su copa - ¡Atención todos, escúchenme! – exclamó Cat - ¡Este es un día grande, la fundación de nuestra ciudad es recordada! - Dirigió su mirada a sus hijas. - ¡Lorelei, Nere! Ustedes dos juntas deben de cuidar de Tirakan, ¡su padre estaría orgulloso, así como yo lo estoy! – la mujer volteo ver al extenso grupo de jóvenes antes de exclamar: - ¡El caos y los problemas están cerca, serán difíciles de vencer!, ¡pase lo que pasen deben de estar juntos! -

Los chicos voltearon a verse entre sí antes de asentir. Catalina continuo - ¡Lo que su destino los prepara es grande!, pero la responsabilidad es enorme. Sin embargo, están a la altura del reto, sus corazones los guiaran.

- ¡Beto, Maia y Yuki, ¡ustedes han sido los mejores nietos que pude haber pedido!, y ¡Sus amigos son muy buenos chicos...pase lo que pase cuídense! – Dijo la anciana tras acariciar las mejillas de cada uno de los muchachos.

Catalina camino hacia Darel, Dean y Sam antes de decirles - ¡Cuiden de mis nietos! –

-¡Haremos nuestro mejor esfuerzo!- contesto Dean mientras los otros dos corearon- ¡Lo prometemos! – como respuesta.

-Por último. ¡Yaris, Lorelei, Cuiden a mis niños, Yaris, sé que todo esto aún es complicado para ti, pero creo y confió que llegado el momento harás lo correcto - dijo Cat antes de tomar una copa y extender la mano al cielo - ¡Brindo porque él futuro brille para ustedes como lo ha hecho para Tirakan! -

La noche avanzó. Los primeros fuegos artificiales iluminaron el cielo. Tras instantes, Yukio se alejó del resto y empezó a pasear entre los jardines.

Una oleada de viento hizo que el joven volteara y no se sorprendió al ver dónde se encontraba su compañera

Agni veía el cielo antes de caminar hacía el pelinegro y abrazarlo - ¡Hola pequeño! - decía con una gran sonrisa

- ¡Hola! - respondió el joven estremeciéndose. Había algo raro en ese abrazo

-Yukio...dejaré este mundo en tus manos- comentó la chica mientras sostenía una de las manos del joven -Es momento de despedirnos Yu-

-Agni... ¡No me dejes solo! – exclamó el chico

Byakko sonrió con ternura hacia el muchacho –¡Nunca has estado solo! Y lo sabes. Hoy menos que nunca estas solo, observa- contestó la chica señalando el claro en el que se encontraban los jóvenes y la familia del chico.

- ¡Sabes a que me refiero! - dijo el chico -Aunque nunca te vi...siempre te sentí conmigo-

-Pequeño...aun recuerdo ese día-

Entre las llamas y el dolor la conciencia de Yukio se iba perdiendo mientras en su mente se dibujaba una joven de cabellos negros y un fleco blanco quien le decía: -Niño ¿Qué es lo que quieres? -

- ¡Quiero a mi mamá! – Byakko negó son la cabeza luego de escuchar las palabras del infante

- ¡Tu madre no está aquí niño! – exclamó Agni - ¡Tu me has llamado asi que dime tu deseo! -

- ¿Mi deseo? – preguntó el pequeño

-Dime ¿Qué quieres?, ¿Poder?, ¿Vengarte de quienes te a lastimado?, ¡Dime Yukio Kanazawa!, ¡¿Qué es lo que quieres?!



Celin Luna Haruhi

Editado: 06.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar