Telequinesia Mortal - Libro 1

Tamaño de fuente: - +

Capítulo VI

Amor y sangre

Mientras los esposos estaban en su cuarto, Wyatt se encontraba en su cama revisando el álbum de recuerdos, ve una foto de su madre cuando era joven, la saca y la lleva al baño, nota una peculiaridad, no tenían parecido biológico en lo más mínimo. Se para frente al espejo y se observa, comienza a preguntarse:

-¿Por qué no me pareceré a mamá? ¿Tal vez tendré más parecido a mi padre?-

Observa una foto de su padre y es lo mismo, no se parecen en nada. Deja pasar por alto, pues cree que se parece a otro familiar. Sigue transcurriendo el tiempo y Wyatt seguía viviendo con sus padres. No tenía oficio y así pasaron seis meses, el joven salió a buscar trabajo; quería dinero, pues sus padres ya no podían seguirlo manteniendo.

Encontró trabajo en una tienda como cargador de cajas. En su primer día de trabajo, hizo muchas cosas, ya que esa tienda era muy conocida. Mientras cargaba las cajas de los pedidos, quedó impactado al mirar a la chica que también trabajaba en dicha tienda. Eline, la joven y hermosa trabajadora, de cabello largo y negro, con ojos color miel, también lo mira fijamente y se enamoran perdidamente.

Comienzan a conversar e iniciar una amistad muy profunda, la química entre los dos era grande; estaban enamorados pero, no lo querían confesar por miedo al rechazo. Pasando varias semanas, Wyatt toma el valor, decide confesarle sus sentimientos.

-Eline, quiero decirte algo-

-Sí, dime- Eline le responde con una sonrisa en su hermoso rostro.

-Desde que te vi, yo...-se enmudeció muy tímido.

-Vamos Wyatt, dime lo que me tienes que decir- Eline con sospechas.

-Tú me gustas y mucho, quiero saber si ¿quieres ser mi novia? Wyatt con valor lo confiesa pero agachaba la cabeza con miedo al rechazo.

-¡Sí! Tú también me gustas, solo esperaba que este momento llegara-.

Lo agarra y besa muy apasionadamente. Se hicieron novios; él y ella estaban destinados el uno para el otro, a menos eso pensaba ella, sin pensar en el terrible secreto que Wyatt ocultaba. Todo fue hermoso al principio, salían a comer, él la quería mucho y ella también. Wyatt decide presentarla a sus padres, ella con nervios acepta ir, pues tiene miedo que los suegros sean enojosos. Al salir del trabajo, Wyatt y Eline se dirigen a la casa. En el transcurso del camino se le poncha una llanta, se bajan para revisarla y tratar de cambiarla pero no consiguen arreglar la falla. Esperan que pase algún vehículo para que los remolque. En eso pasa un auto con unos jóvenes fiesteros, ellos paran, observan a Eline, ofrecen su ayuda con la intención de llevarse a Eline y dejarlo a Wyatt botado. Amarran una soga muy gruesa para halarlos, le dicen a Eline que se suba y se siente cómoda. Ella le agarra la mano a Wyatt con un poco de miedo, se suben al auto de los chicos. Iban con la música en alto volumen, Wyatt sugiere que le bajen un poco, en lo que el conductor responde.

-¡Tranquilo abuelito, esto es música!

-Sí, pero, a mí no me gusta mucho eso- responde tratando de ser educado, pues sabía que no era el dueño y no tenía autoridad.

-¿Sabes qué? Bájate nomas, déjame a la chica que nosotros la cuidamos- todos se rieron. Agarraron a Wyatt y forcejearon con él, trataban de bajarlo del coche. Eline trató de ayudarlo pero, la agarraron para que no hiciera nada. Detuvieron el auto, sacaron a Wyatt y lo golpearon mientras estaba tirado en el suelo. Eline llorando pedía que lo dejen en paz. Los jóvenes aprovechaban, eran más que Wyatt.

Los gritos de Eline hicieron que Wyatt comience a enfurecerse. Los agresores se subieron al carro, halando a la chica con ellos; su intención era abusar de ella. Wyatt se pone de pie, al ver que el auto comienza a arrancar, señala las llantas y estas no se movían. Los delincuentes no sabían que pasaba y por qué el carro no salía del lugar, al ver por el retrovisor se dan cuenta que Wyatt estaba parado haciendo un movimiento extraño con la mano. Las puerta salieron volando, los jóvenes rufianes fueron arrojados hacia afuera por una misteriosa fuerza, al ver esto Eline se desmayó- Los chicos se levantaron y trataron de atacar Wyatt pero fue inútil; un viento fuerte les fastidiaba las vistas, su visión fallaba, comenzaron a asustarse ya que el lugar se comenzó a nublar. Uno por uno fue arrojado hasta los árboles alrededor de la carretera, incrustándose ramas en sus espaldas y a otros en sus cabezas, dando una imagen terrorífica. Cuando Eline se despertó, se dio cuenta que los agresores ya no estaban pero había niebla en el lugar, salió del auto en busca de Wyatt, lo ve, trata de ir donde él, pero es levantada por el aire, ella asustada grita:

-¡Wyatt auxilio!- dice con desesperación, - amor ¿qué está pasando?, comienza a llorar.

Wyatt reacciona, la niebla comienza a desaparecer, y Eline comienza a descender despacio. Al momento de calmarse todo, ella ve los cadáveres de los chicos guindados, se asusta y corre a abrazarlo, le dice que se calme, ya todo pasó. Él le pide perdón, ella no entiende el por qué de la disculpa. Wyatt le cuenta su más oscuro secreto, ella se asusta pero él le dice:



KevinWriter

#110 en Paranormal
#110 en Ciencia ficción

En el texto hay: companeros, romance, gay

Editado: 15.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar