Temiqui

Tamaño de fuente: - +

VI. ETAPA DE DUELO

Llevé a la niña con mis padres, les conté sobre Charly les alegró la idea de que saliera con alguien más, sabía que ésta era una oportunidad para que yo me adaptara a mi nueva vida. 
Cuando iba llegando a la casa él ya estaba ahí, esperando. 
-Hola-. Me dijo con voz dulce, de nuevo tenía sus lentes de sol. 
-Hola, cómo te va? 
-A mí bien, y a ti? 
-También. 
-Estás lista para superar tu etapa? 
-Cuál etapa?-. "De qué mierdas me está hablando?".
-La etapa de duelo. Necesitas superar la muerte de tu esposo para qué estés bien, contigo y con tu hija, su relación no es nada agradable que digamos. Estás distraída, todo el tiempo te la pasas llorando, estás en otro mundo, necesitas aterrizar. 
-Aterrizar? No sé de qué me hablas. 
-Pasando esta etapa podrás tener una vida "normal", con tu hija y con las personas que te rodean. 
Fuimos al pueblo a comer camarones, el restaurante era muy agradable, el servicio era de los mejores. Nos sentamos en un lugar para dos personas. Durante el viaje no hubo palabra de ninguna parte. 
-Qué les vamos a ofrecer?-. El camarero rompió con el silencio. 
-Yo voy a querer un coctel grande y una cerveza por favor. 
-Y a usted que le vamos a dar señorita?-. El camarero era muy amable, tendría alrededor de 20 años, un joven muy apuesto. 
-Yo voy a querer un coctel chico y también una cerveza por favor. 
-En seguida se los traigo-. Cuando se fue el silencio reinó nuestra mesa, volteaba para todos lados, quería disimular que estaba distraída con otra cosa, no quería que se diera cuenta de mis nervios. 
Él estaba tranquilo en la mesa, mirándome. Llegó el mesero a los 15 minutos. -Que disfruten su comida. 
-Gracias-. Los dos lo dijimos al mismo tiempo. Sabía que me miraba aunque sus ojos estaban ocultos tras sus lentes. Lo primero que hice fue darle un buen trago a la cerveza. 
-Tranquila, que luego te emborrachas y no quiero aprovecharme de ti-. Rió pícaramente. 
-Ja, ja, que gracioso. 
-Cuéntame cómo murió tu esposo-. Ahora estaba serio. Me quedé callada por un rato y después contesté. 
-Él iba de viaje y la camioneta en donde iba explotó. Dicen que la explosión fue fuerte y que el fuego acabo con su cuerpo. 
No quería decir la verdad, eso era privado, Charly se puso serio, atento a lo que decía, las lágrimas salieron de mis ojos, el nudo en la garganta fue mortal. 
-Bueno según Freud el duelo es la reacción frente a la pérdida de una persona amada o de una abstracción equivalente. 
-De dónde sacaste eso? 
-Mi padre es médico y le pedí ayuda para ayudarte. 
-Cuánto tiempo dura la etapa de duelo? 
-Eso es algo que lleva tiempo, depende de la muerte y de la persona, te puede llevar una semana, un mes, un año o hasta más, varia el tiempo no es exacto. 
Su mirada se tornó seria, su mente estaba en otro lado, no entendía porque estaba así. Quizá perdió a alguien. Decidí preguntar. 
-Tú has perdido a alguien?
-Sí. 
-A quién? 
-Este no es el momento de hablar de mí. Tenemos poco tiempo.
-Por qué dices que tenemos poco tiempo? 
-Necesito decirte como hacer más fácil esta etapa antes de que me vaya
-Irte? A dónde? 
-Me voy a Alemania en un mes. Mi padre tiene algo que hacer haya y debo ir con él. 
-Te deseo un buen viaje. 
-En palabras de Kepner existen otras etapas, una de ellas es el retiro, ésta es la última fase en la que recordamos al fallecido pero ya como una persona ausente, se le puede recordar con cariño sin que esto lo haga estallar en llanto. La tarea es buscar nuevos proyectos, ilusiones y motivos para vivir. 
-Esa fase suena bien. 
-Sí, lo es. Necesitas llegar hasta esta etapa, tarde o temprano. Espero que sea pronto, eres muy linda como para que siempre estés de mal humor. 
Los dos nos tiramos a reír. Decidimos ir a caminar por la plaza del pueblo. Se iba a poner de nuevo los lentes. Hasta que lo detuve. 
-Por favor no, no te pongas los lentes. -Por qué no? A ti no te gusta verme sin lentes, te incomoda. 
"Pero es que tu mirada me encanta, me recuerda a mi Damián y eso me hace feliz, contigo siento tranquilidad y felicidad, tu mirada es embriagadora".
-Bueno es que has hecho mucho por mí, además ya te vas, necesito recordarte y tu mirada en bella-. Me sonrojé al decir eso, lo notó sonrió, no dijo nada. -Hablando de tu partida, cuánto tiempo vas a estar de viaje? 
-Mmm, este, bueno, es que es mucho trabajo, no lo sé con exactitud, pero más o menos, unos tres o cuatro años. 
-Qué?! No! 
"Por Dios, lo dije en voz alta".
-No sabía que te interesara tenerme aquí, yo pensé que me odiabas. 
-No podría odiarte, me has ayudado mucho, tú nunca me juzgaste. 
-Existen millones de mujeres solteras en el mundo que son madres solteras, tú vas a salir adelante, todo va a estar bien. Te lo prometo. 
-Gracias. 
Después de haber caminado un buen rato nos fuimos a la casa de mis padres. Ellos lo recibieron de muy buena gana. Mi Amily lo abrazó en cuanto lo vió. Fuimos al parque del templo y nos compró una nieve a todos. 
-Eres un muchacho muy atento Charly-. Le dijo mi madre con picardía. 
-Gracias señora, es lo menos que puedo hacer por esta niña tan hermosa-. Le hizo cosquillas a mi niña, y ella rió tan lindo que me pareció ver a un ángel reír.



Liber Lee

Editado: 22.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar