Tenías que ser Tú

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 8

...Oscar...

Después de charlar con Aura, le pedí que me ayudara con el regalo de mi pequeña, ya que no tenía ni idea que regalarle, ella me recomendó comprarle un libro, si me la quería ganar, porque ella ama leer, que cosas, nunca me imaginé que amara leer, nos dirigimos a una librería, ella escogería el libro adecuado, ya que yo si leía pero dudo mucho que sean lo mismo que a ella le gusten, demoramos más de una hora, porque la enana ya tenía una larga lista de libros leídos, no es que no me apasiona mucho leer, pero yo solo leo puro libros eróticos, que al parecer ella no hace, ahí se me ocurrió una grandiosa idea.

Le compre el libro de Bajo la misma estrella de John Green, según Aura, ella tiene tiempo tratando de conseguirlo y no ha podido, para la idea que tengo en mente tendré que regresar, luego sino quiero que Aura me mate, ya vi los ejemplares que comprare, en una distracción de Aura compre los ejemplares solo vendré por ellos más tarde, a ver qué cara pone la enana, mañana empieza el juego entre los dos.

 

 

[.....]

Hoy es el cumpleaños de mi hermosa enana, ya tengo sus dos regalos uno se lo daré antes de su sorpresa ósea yo, ante esa idea sonrió como idiota, el otro se lo daré a solas.

Me despierto molesto por la música que se oye, pero que mierda, a quien se le ocurre poner música a estas horas, miro el despertador y abro los ojos como platos, al darme cuenta de la hora.

-Mierda, pero que idiota, como me pude dormir hasta estas hora.-comento exaltado son las 4:30 pm, hace media hora que comenzó la fiesta de Mala , mierda, y todo por hablar de mi nena con mi bro, por imbécil me pasa.

Me doy una ducha lo más rápido posible, me visto con unos vaqueros ajustado que marcar mis tonificadas y marcadas piernas, una playera blanca, una chaqueta de cuero negra y mi vans negras, bajo con los regalos a toda prisa.

Mi casa parece un desierto, no hay señales de vida en ella.

<<<Vaya traidores que tengo por padres, me hubieran despertado>>>

Por suerte la casa de Mala está cerca de la mía, entro en la fiesta, observo por todos lados, pero no veo a mi nena por ningún lado, me dirijo hasta donde se encuentra mis padres.

-¡Hola Oscar!- me saluda en unisonido los padres de mi nena

-Hola señores Villalobos

-Tus padres nos dijeron que estabas indispuesto que vendrías más tarde- me dice la señora Estela en forma dulce.

Volteo a ver a mis padres los cuales me sonríe en forma de disculpa, los fulmino con la mirada.

-Algo así.-comento tajantemente

-Como has crecido muchacho, mi niña va estar feliz de volverte a ver, te ha extrañado mucho.-me comenta con cierta nostalgia don Sebastián

-Si me disculpan voy ha pasar a saludar a Aura- la cual veo junto con tres jóvenes mas, si no me equivoco deben de ser las primas de la enana, Elenay y las mellizas, estas voltean, a su vez Aura me saluda.

-Pensé que no vendrías que te habías arrepentido.-comenta mi futura cuñada.  

-Arrepentirme yo para nada, tengo que ver a mi pequeña.- le respondo con toda la confianza, en ese momento se empiezan a carcajear las que considero que son las mellizas y Elenay.

-En primera no es tuya, no es un objeto para que te expreses así de ella.-me dice con cierta diversión y maldad en su voz.

-En segunda no creo que te sea con Mala las cosas tan sencilla.-me dice para luego reírse.

Me nudas chicas cuando creo que ya acabo todo comienza hablar la otra melliza.

-Hola yo soy Leilany y la estúpida que acaba de hablar es mi prima Elenay, a Aura ya la conoces y la otra es idiota es mi hermana Neilany.-en definitiva esta chica es toda una parlanchina, me observa de los pies a la cabeza, frunzo el ceño, al darse cuenta me sonríe tiernamente.-¿te gusta Mala verdad?-me pregunta vaya que es directa esta chica.

-No.-todas me ven con confusión para luego fulminarme con la mirada.

-Como que no te gusta, entonces que fue todo ese drama de ayer.-me dice furiosa mi cuñada, en que mierda me metí, saldré golpeado y no precisamente por Mala.

-Tranquilas, no me gusta, la amo.-l digo con una sonrisa en mis labios, todas reflejan un alivio en su rostro.

-Que bueno.- dicen a un unisonido Elenay y la que creo que es Neilany.

-Pues no te será muy fácil, solo no la lastimes.- me comenta la que considero que es la mas sabia de las gemelas.-por que, donde la hagas llorar voy y te castro sin anestesia, para que veas lo que en realidad es dolor.-me lo dice con toda la calma del mundo y con cierta mirada de desquiciada, me recorre un escalofrió por toda mi espalda, que equivocado estaba referente a ella, esta completamente loca, al ver mi cara, la cual esta llena de un sudor frio, comienzan todas a reír a carcajadas como locas.



Amy Shaddai

#6392 en Novela romántica
#1092 en Chick lit
#2395 en Joven Adulto

En el texto hay: mejoresamigos, amor de infancia, desilucion

Editado: 07.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar