The Implementers of Justice [t.I.J]

Tamaño de fuente: - +

XIV.-

El día de ayer sin duda ha sido el más raro, confuso y a la vez emocionante de todos. Es decir ¡Es un privilegio ser considerada para ser miembro de T.I.J! Aunque conociendo el objetivo principal, me da algo de miedo. Ayer estaba en contra sobre abandonar los sentimientos y ahora… Estoy en duda. A ninguno nos conviene, todos tenemos lazos importantes.

Fantasma tiene el lazo amoroso obsesivo con Max. Axel y Hana el lazo de amor familiar, al igual que Jake por su hermano. Pero ¿Yo? Mi padre murió en batalla siendo soldado cuando era pequeña y mi madre no lo soportó por mucho tiempo.

Los lazos que tengo con ellos es distinto, con mi madre es el medallón que me regaló antes de morir donde viene una pequeña foto familiar. Con mi padre es su diario. Siempre lo traigo conmigo y a veces escribo en ella, creo que es la única forma de comunicarme con él y decirle las cosas más importantes que me pasan.

«¿Qué debo hacer papá? Debería estar feliz por poder pertenecer, pero ¿Debería abandonar los sentimientos?»

Bueno no es el momento adecuado para pensar en eso. Justo ahora estamos en medio de una ceremonia para despedir a aquellos jóvenes soldados que murieron en la emboscada. También en unos minutos más nos llamarán al frente a reconocernos como los más destacados, nos darán una medalla.

No nos van a anunciar como miembros de T.I.J a menos que aceptemos y pasemos la pruebas de Joe o cualquiera de los otros tres. El General nos dio dos días para pensarlo por compensación a toda esa confusión. La única condición es no decirle a nadie más.

Sinceramente creo que nadie de nosotros se puede concentrar en estas horas eternas. Las cosas suceden tan rápido, no presto atención a las cosas que dicen cuando me dan la medalla o a cualquiera de los otros. Max parece ser el único que lo disfruta como debería serlo para nosotros.

Estoy pensando si salir a caminar o ir a un lugar tranquilo para pensar con más claridad. Es otra de las cosas que podemos disfrutar, el General también nos dio estos dos días libre. El problema es que estoy ahora en muletas recuperándome. Dudo que me dejen ir sola.

—Con que aquí estás Karina.

—¿Mh?

Jake aparece detrás de mí. Ni si quiera sentí que alguien me seguía, pero da igual en estos momentos. Si hubiera sido una circunstancia normal ya le hubiera reclamado y ordenado que se fuera. Solo que ahora, creo que si necesito su compañía.

Se sienta en el pasto debajo de la sombra del árbol y mira el campo de entrenamiento. Hay un pelotón en ella pasando los obstáculos.

—¿No sabes que decidir cierto Karina?

—No, estoy indecisa. No es que les tenga miedo a los entrenamientos de Joe. Digo, tu hermano nos estrenó con severidad más que los otros Sargentos, sin contar a Eleonora. Tuve a fuerza que aprender como soportar los golpes. Pero ¿Los sentimientos?

—Estoy pensando en eso también. No quiero perder mis sentimientos a dos cosas muy importantes. Una es a mi familia, incluyendo a Rafael.

—¿La otra? —Ha llamado mi atención ¿Tendrá otra cosa importante?

—Tú Karina… Tú me gustas, es lo que menos quiero perder.

—…

¿Esto se le llama una declaración de amor? Sabía que le gustaba, pero fue en la secundaria. No creí que aún lo está.

«¡No es momento de pensar eso! ¡Estás en una situación comprometedora! Vamos piensa ¿Cómo debería responder?»

Estoy muy nerviosa por la situación. Me he esmerado por no reflejar tanto las emociones, pero esto es mucho, no puedes controlar al cerebro por tanto tiempo. Mis mejillas están ardiendo ¿Tendré fiebre? Jake no parece importarle, al contrario, solo ríe y me abraza.

—Eres linda cuando te pones nerviosa…

—Idiota… Ahora se me va a hacer más complicado si aceptar ser del escuadrón o no.

—¿Significa que aceptas mis sentimientos?

—Si…

Parece un niño pequeño saltando y celebrando sin parar hasta que casi se cae al tropezar con una raíz que sobresalía. No es un mal chico, no lo voy a negar también me gusta, pero no me centré tanto en ello hasta ahora. Jake es distinto a los chicos que he visto o que se me hayan declarado en el colegio…

—Sabes, con respecto a eso del equipo nuevo. Pienso que no debemos olvidar lo que sentimos. Tenemos un ejemplo clave, Amalia. Ella es médico, tiende a los heridos y tiene a ser muy amable con todos. Si tenemos en cuenta a mi hermano, es cierto, no le ha hablado a Mamá y ahora lo sé, pero se lleva bien conmigo, su hermano.



SarahCarrillo

#7794 en Otros
#865 en Acción
#1165 en Aventura

En el texto hay: tragedia, amor, militar

Editado: 29.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar