The Infinity

Tamaño de fuente: - +

Austin

17/02/2017 
     Hoy es un nuevo día tengo que, tengo que volver a mi patética rutina diaria; levantarme, ducharme, desayunar, ir a la secundaria y volver a mi casa como siempre. Baje para el desayuno ahí ya estaba mi mamá sirviendolo. -buen día Austin, ¿Cómo dormiste hoy? -, me dice mi mamá. - bien, aunque aún tengo sueño-. 
     -come rápido que vas a volver llegar tarde a la secundaria-. Me dice, ya que esta semana eh llegado tarde-. No quiero que me cite el inspector de tu colegio.
     -Tranquila madre, voy a buena hora-. Aunque no es verdad estoy llegando tarde; así que medio me comí el desayuno, cogí mi mochila y salgo para el colegio, voy caminando ya que esta a 3 calles de mi casa. 
Me llevo 5 minutos ir al colegio, fui directo a mi salón y me doy cuenta que ya estaba ahí el profesor de Héctor que nos da Historia; al entrar me doy cuenta que falta mi mejor amiga Ema, la verdad ella es mi única amiga y creo yo que también soy su único amigo. "Nos conocimos en una excursión del colegio el año pasado, en la cual nos pidieron al salón entero que hagamos pareja con algún compañero y esa vez creo que fue la primera ocasión que nos dimos cuenta de la existencia del otro; ella era una chica morena con el cabello lizo de un color negro con unos ojos castaños y media 1.70 al igual que yo, em cambio yo era delgado con el cabello castaño corto con ojos castaños; desde ese día nos hicimos amigos". Somos los típicos que siempre pasan solos en el salón, en el patio; pero cada uno disfruta de la compañía del otro. 
     Simplemente me sorprendí que no estuviera ahí, ya que ella así sea que estuviera enferma igual venia a clases. Me senté en el mismo puesto de siempre a esperar que se acabe todas las horas de clases para poder ir a mi casa.  
     Al finalizar las clases me dirijo hacia mi casa, al entrar en ella me doy cuenta que todo esta apagado y me sorprendo, ya que en la casa nunca se apagan las luces, solo en la noche. Cuando presiono el interruptor para que la lámpara se encienda me doy cuenta que ahí estaba mi madre con mi amiga Ema sosteniendo un pastel en las manos con una vela con forma de numero 16 y me gritan. 
     -FELIZ CUMPLEAÑOS-. 
     De repente pasa por mi cabeza "¿mi cumpleaños?"; como pude haber olvidado mi propio cumpleaños -. Cuando regrese en mi otra vez hago un gesto de sorpresa con felicidad yy les digo -Muchas gracias por esto no me lo esperaba-.  
     -Que esperabas, que falte al colegio por una tonta enfermedad-.me dice Ema  
     -Yo le pedí que faltara- dice mi mamá - para poder festejar tu cumpleaños-. 
     -Bueno, es hora de abrir los regalos- Dice Ema, trayendo una bolsa de regalo 
     -Pero primero abre el mío- dice mi mama dirigiéndose a una mesita de noche que ahí en la habitación, de ahí saca una caja pequeña y me la entrega diciéndome. - Esto era de tu padre, él te lo quería dar cuando cumplieras 16-su voz pareció quebrarse cuando pronuncio esas palabras de su boca-. 
     En ese momento paso por mi mente- "¿mi padre?, ya han pasado 12 años de que murió mi padre; murió por un disparo cuando íbamos paseando por el parque mi mamá, mi papá y yo; después del disparo todo se torna borroso, así que no sé qué paso desde ahí" 
     -Ábrelo - me dice Ema con emoción. 
     Así volviendo en mi otra vez comienzo a destapar la caja y veo que es... Es un reloj. 
     -Era de tu padre- dice mi mamá- él quería que lo tuvieras, ya que este no es un reloj cualquiera, ni tampoco esos smartwatchs que ahí ahora, es especial ya que ha pasado de generación en generación y este reloj te va a cuidar como tu padre cuido de ti en vida - al decir estas palabras mi mamá estuvo un poco nostálgica, pero se recuperó en unos segundos como siempre hace. -Gracias mamá- le di un abrazo en ese momento- me lo voy a poner y nunca me lo voy a quitar-. 
     -Ahora el mío- dice Ema- aunque no es tan especial como el que te dio tu mamá, pero es algo que compre pensando en ti-. Sin más que decir cojo la bolsa de regalo y veo que es una chaqueta negra con un símbolo del infinito de un color plomo espacial, dentro de un círculo del mismo color, con el fondo negro de la chaqueta. - esta increíble- le digo mientras me la pruebo, en la bolsa también había un pin con el mismo símbolo de la chaqueta y lo engancho en la chaqueta- y bien ¿Qué tal me queda? - les digo. 
     -Te ves genial- exclamo Ema. 
     -De verdad muchas gracias puede ser la mejor chaqueta que me han regalado- le digo. 
     -Ahora si viene la hora de comer pastel- dice mi mamá. 
     Después de comer el pastel y de pasar horas conversando, nos damos cuenta que ya son las 21:35 y Ema tiene que irse a su casa porque después le castigan; nos despedimos cuando llega el taxi a la entrada. Nos entramos cuando el taxi ya había desaparecido de nuestra vista; justo cuando voy a subir a mi cuarto parar ir a dormir, mi mamá me detiene y me dice. 
     -Austin ya tienes 16 años, a partir de ahora todo va a cambiar...- hace una pausa, y yo para evadir el tema le digo- tranquila mamá el tema de "las abejas y las flores" ya me lo enseñaron en el colegio, así que no te preocupes por eso- me rió y subo las escaleras rápidamente para ir a mi cuarto. 
     -Austin espera... - pero hice como que no la escuchaba. 
     Me desvisto para ir a ducharme antes de dormir como es de costumbre, dejo la nueva chaqueta tendida en la silla del escritorio; ya al entrar al baño me miro en el espejo volteo para verme la espalda y me doy cuenta de el lunar que tengo en la nuca en forma de infinito, según mi mamá siempre ha estado ahí, pero nunca le eh prestado atención, pero no se ¿porque ahora me inquieta?  
     No le doy importancia y prosigo a bañarme. Después de bañarme me dirijo a la cama para dormir. 
     Sin saber que desde esa noche todo iba a cambiar... 

                                                           *** 

     A la mañana siguiente me desperté con un fuerte dolor de cabeza y un mareo fuera de lo común, me desperté como unas 3 horas antes de lo normal, fui al baño para mojarme la cabeza por el dolor, estaba demasiado mareado por el dolor tanto así que tuve que arrimarme al lavamanos para no caer. Estaba tan enojado con el mareo y dolor que tenía que mire al espejo con enojo deseando que este dolor desapareciera, pero lo que paso fue algo diferente; mientras veía el espejo, este se comenzó a cuartear de poco a poco; cuando termino de romperse por completo reaccione y me puse a pensar - "qué diablos acaba de pasar"-. Milagrosamente después de eso el dolor y el mareo desaparecieron por completo. 
     Como aún faltaba un par de horas para comenzar las clases, me acerque al escritorio a prender la laptop para ver sí encontraba alguna respuesta en internet de lo que acaba de pasar hace unos instantes con el espejo del baño. Asi que abro el navegador y digito todo lo que me había pasado "fuerte dolor de cabeza, un mareo atroz, que me sucede" visito varias paginas pero ninguna me da una repuesta clara, pase media hora así hasta que me tope con un websyte que se titulaba "El poder de la mente" le di clic para ver si obtenía algún tipo de respuesta, en ese websyte había varias entradas pero me fije en una que decía "¿dolor de cabeza?, ¿fuerte mareos?, tu mente te trata de decir algo", me llene de curiosidad y lo comencé a leer: 
     ¿Dolor de cabeza?, ¿Fuerte mareos?, tu mente te trata de decir algo 
      La mente puede desarrollar varios poderes como la telequinesis, el poder de Faquir, entrar al plano astral y muchos más. La mayoría de estos poderes mentales los humanos los podemos desarrollar por nuestra cuenta, pero existe un 3% que nace con estas habilidades, a esas personas diferentes tribus del planeta los conocen con diferentes nombres tales como: dioses, semidioses, psíquicos, etc. 
     Estos dones pueden bien aparecer cuando recién nacen o en el transcurso de su vida hasta los 16 años de edad, el cual es el ultimo año donde estos poderes se pueden manifestar. Estos podres se manifiestan de distante forma en la mayoría de los casos son por pura casualidad, pero existe una parte donde estos poderes tratan de darse a conocer con un fuerte dolor de cabeza y unos mareos horribles, ya que estos tratan de alguna manera de manifestarse y darse a conocer ya sea rompiendo un cristal o empujando algo con fuerza... 
     Deje leer por el asombro, me quede atónito por lo que me acabo de enterar, así que decido ponerlo en practica, coloco un libro en el escritorio que esta al frente de mí y me siento en la cama al principio levanto la mano y trato de que el el libro venga a mi pero no pasa nada -vamos tu puedes hacerlo- me digo. Lo intento nuevamente, pero esta vez cierro los ojos y visualizo el libro que escogí en mi mano, al instante siento que algo toca mis dedos así que estiro un poco mano y agarro el libro, abro los ojos rápidamente y veo el libro en mis manos, pero no es todo todas las cosa de habitación están flotando, me echo a reir aunque fue una una mala idea ya que todo se cae. 
     -¿Austin, estas despierto?- me grito mi madre desde el piso de abajo. Me pongo a pensar - que hora serán para que mi madre este despierta- así que miro la hora en la laptop- cuanto tiempo ah pasado son las 7:45, eh pasado casi ya una hora y media despierto-. 
     -Si mamá, ya me levante- respondo para que no te preocupes.- Me voy a bañar para irme al instituto-. 
     -Ya era hora de que te comiences a levantar temprano- me dijo mi madre entre risas. 
     Después de bañarme busco algo de ropa para ponerme y me decido por un jeans negro, una polo blanca y mi nueva chaqueta que me regaló Ema. Bajo a la cocina para ver qué hizo mi mamá de desayuno y veo que es bacon con unos huevos revueltos y una taza de café -bien cargado como me gusta-. 
     -Que delicioso se ve el desayuno - le digo a mi mamá. 
     -Es obvio que está delicioso, porque lo hice yo - me dijo mirandome con una mirada pícara. 
-Jaja obviamente eres la mejor cocinera que conozco- le digo haciendo comillas con los dedos. Mi madre me lanzo el trapo que usa para limpiar la cocina. 
     -Mejor, come rápido que nada te servirá despertarte temprano, si igual vas a llegar tarde. 
     -Esta bien. 
     Después de haber desayunado le doy la gracias a mi mamá y cojo mi mochila para irme a clases, justo cuando abro la puerta para irme, mi madre me llama. 
     -Espera, ¿te acuerdas que ayer te dije que todo iba a cambiar yá que tienes 16?-. 
     -Si, si me acuerdo- respondo con pereza. 
     -Se te hace tarde para ir al instituto, cuando vengas hablamos con más calma- me dice, y me quedo confundido. 
     -Okeeyy- le digo - entonces hasta luego mamá-. Y prosigo a irme. 
     -¡Austin!- me grita a lo lejos- siempre podrás confiar en mí, y recuerda te amo-. 
     -Yo igual mamá- le respondo y me voy. 
     Cuando llego al instituto me doy cuenta que soy unos de los primeros en llegar y me fijo que el director Leonard está saliendo de la entrada principal y me saluda. 
    -Señor Prim, cual es ese milagro de verlo a usted llegando temprano a la institución, ya me había acostumbrado a verlo siempre entrar en la segunda hora- me dice con un tono burlesco, porque él y yo jamás nos hemos llevado bien. 
     -Mi único motivo es aprender más y no creerme más por un empleo que no merezco, el cual solo lo obtuve por medio de mi padre- le respondo sabiendo que su puesto de director lo heredó, el me mira rabioso porque sabe que es verdad, pero no me dice nada porque empezaron a llegar más estudiantes y da una respiración profunda y me dice. 
     -Espero que siga así señor Prim ya es momento de elevar sus calificaciones, que dejan muchos que decir- se va caminando por la entrada. -Yo vas a ver- pienso y prosigo a usar la telequinesis para barjale los pantalones, así que me concentro en la ebilla del pantalon y logró sacarla y le bajó el pantalon hasta los tobillos, y este se cae y todo lo que están alrededor se comienzan a reír y a grabarlo con sus celulares; el trata de subirse los pantalones pero no lo dejo para que pasa más vergüenza, cuando decido soltarlo suena el timbre de entrada, y todos comienzan a e entrar con el rector en primer lugar me quedo ahí un rato y pienso -¿Acaso soy el único que puede hacer esto?- en ese instante escucho unas voces a mi derecha diciendo. 
     -No lo eres- dicen las voces. Miró a mi derecha y no ahí nadie doy una vuelta y sigo sin ver a nadie hasta que me doy cuenta que hay una chica y un chico sentados en una banca a lo lejos que me están mirando. La chica tiene el cabello teñido como el celeste del cielo, es de estatura media, es simplemente hermosa; el chico es de mi misma altura, con un cabello negro como el azabache y usa unos lentes que lo hacen ver serio. 
     -¿Como puedo escucharlos en mi mente?- hice la pregunta en mi mente. 
     -Porque tu nos hablaste, si tú no hubieras preguntado lo anterior, no sabríamos que eras como nosotros- dice la voz de la chica. 
     -Pero de manera diferente- dice la voz del chico. 
     -Y por cierto yo soy Allie y el es Sariel.



Jusfa

#519 en Ciencia ficción
#2495 en Fantasía

En el texto hay: sobrevivir, juventud, equipo

Editado: 05.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar