The Past Of The Kings #2

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 27

Pov's Derek:

Una sonrisa se queda fija en mi rostro al ver a mi princesa disfrutando de la vista. Hace poco llegamos de vuelta al muelle dejando el yate en el lugar más apartado que encontré y nos acostamos en la parte de adelante observando la puesta del sol.       


Sus movimientos me sacan de mis pensamientos, se levanta sacándose la blusa que llevaba puesta, los jeans y las zapatillas quedando en ropa interior haciendo despertar a mi amigo.

– No vienes? –pregunta caminando hacia atrás. La miró confundido hasta que llega a la baranda y se lanza al agua perdiendo la de vista. Sonríe y me quitó la ropa quedando en boxer y lanzándole detrás de ella.

Abro los ojos aún bajo el agua para localizarla pero no lo consigo y salgo a la superficie para obtener el oxígeno que exigían mis pulmones. Volteó mirando a todos lados y no logro verla hasta que unos brazos rodean mi cuello y sus piernas mi cintura pegando su pecho a mi espalda.

– Estás loca –suelto una carcajada.

– Loca por ti –ocupa la misma frase que le dije yo hace unas horas.

– Oye! Se supone que esa es mi frase –me quejo cruzando mis brazos como niño chiquito.

– No me digas que el niño se enojó –se suelta de mi y no escucho ningún movimiento de su parte a si que me volteó encontrándome solo con agua.

– Amor? –la llamo con el ceño fruncido– Megan no es gracioso –refunfuño al no obtener respuesta.

– Para mi si lo es –susurra con sus labios cerca de mi oreja mandando escalofríos por todo cuerpo. Sin que ella se lo espere me volteó tomándola por la cintura y junto sus labios con los míos acercándola a mi.

Uno de mis brazos se envuelve en su cintura y el otro sube por su espalda hasta que mi mano toma su cabello acariciándolo mientras nos besamos con necesidad. Sus manos suben por mi pecho hasta llegar a mi cuello haciendo pequeños círculos y sus piernas rodean mi cintura.

Suelta un jadeo en el momento que mi notable erección se junta con su intimidad mandando corrientes de placer por nuestros cuerpos. Bajo mis besos a su cuello para poder controlar nuestra respiración y dejarle un chupetón que se quedará unos días en su piel. Vuelvo a besarla mientras nos movemos hasta llegar a las escaleras que nos dan acceso al yate y subo con ella sin romper el beso.

Camino hasta una de las habitaciones que se encuentran cerca y cierro la puerta apoyándola en ella. Sus manos bajan de mi cuello hasta mi abdomen dejando un recorrido de caricias que me provocan cada vez más. Se separa dejando un camino de besos húmedos por mi mejilla, mandíbula, cuello y hombro.

Gruñó cuando sus dientes dejan una mordida en mi hombro y junto nuestras intimidades haciendo fricción.

– Derek –murmura agitada con sus manos en mis hombros. La separó de la puerta y la dejo acostada en la cama para empezar a dejar besos en su cuello, bajando por su pecho, abdomen hasta llegar al borde de la tela que cubre su intimidad. Saco con delicadeza la prenda por sus piernas y dejo besos húmedos por ellas subiendo por el interior de sus muslos– Derek –me llama con la respiración agitada y los ojos cerrados con fuerza. Me coloco a la altura de su rostros acariciando sus mejillas para calmarla.

– Amor mirame –abre sus ojos dejándome ver el dolor que siente– No haré nada que no quieras, voy a hacerte olvidar cada toque que hizo en tu piel. Confía en mí –asiente soltando un largo suspiro y junta sus labios con los míos. Bajo una de mis manos hasta su intimidad y empiezo a jugar con su clitoris sin dejar de besarla.

Ahoga un gemido en mis labios arqueando la espalda por el placer. Sus manos se dirigen a mi espalda dejando marcas de sus uñas y rompe el beso para bajar sus labios a mi cuello, acción que repito con ella. Le saco en brasier con su ayuda sin dejar de darle atención a su intimidad y con mis labios atrapó uno de sus pezones comenzando a jugar con el.

Gime con fuerza cuando introduzco dos dedos en su interior y comienzo un vaivén con ellos, succionó dejando una marca en su seno y paso a darle atención al otro.

En la habitación lo único que puedo escuchar son los gemidos y jadeos que salen de los labios de mi princesa al recibir atención de mi parte. Cuando su interior comienza a contraerse alrededor de mis dedos aceleró el ritmo de estos. Dirigo mis labios a los suyos besándola al mismo tiempo que llega al orgasmo.

– Derek –gime arqueando su espalda. Atrapó su labio inferior con mis dientes succionando un poco.

– Espero que tengas energías nena por que todavía queda noche –susurro en su cuello dejando un pequeño beso. Su respiración agitada hace que su pecho se mueva con brusquedad en busca de oxígeno y de la nada ella se encuentra sobre mi.

– Créeme que energía es lo que me sobra –sonrie maliciosa.

(...)

Apoyo mi cabeza en su pecho tratando de normalizar mi respiración después de un glorioso orgasmo. Esta chica me vuelve loco como sea.

– Estás bien? – le pregunto con mis antebrazos a los lados de su cabeza para no aplastarla.

– En serio preguntas eso? –sonrie divertida– Estoy más que bien –deja un beso en mis labios y pasa sus manos por mi cabello. Salgo de su interior y me acuesto a su lado abrazándola por la cintura.



BadGirl

#6222 en Otros
#705 en Acción
#3383 en Joven Adulto

En el texto hay: mafias, badboy, badgirl

Editado: 21.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar