The Rockers

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 11: Menudo golpe


Entro al departamento emocionada en busca de Clark. 

—¡Clark! ¡Clark! 

Voy para el cuarto cuando veo que no se encuentra en la cocina. Lo encuentro parado a un costado de la cama. 

—¡Conseguí empleo! —corro a abrazarlo.  

Me empuja inmediatamente y casi caigo. 

—¿Qué pasa? —me acercó. 

—¿Quien te acompaño? 

—Grace ¿Por que? 

—¡Por que acaba de dejar un mensaje en el buzón para disculparse por no haber respondido tus llamadas y también por no haber ido a la escuela! 

Ayer le había dicho que Grace me acompañaría a buscar trabajo. Pero ahora que sabe que no a ido, todo se fue al caño. 

Mi cuerpo no reacciona al ver venir la palma de Clark a mi cara, mi cara gira bruscamente a la derecha y esta vez caigo chocando con la pared. Suelto un quejido de dolor. 

—¡Con quien demonios fuiste! —patea mi pierna. 

—Con nadie —susurro con un nudo en la garganta. 

—¡Responde! 

Se agacha y toma mi cuello de la parte
trasera obligándome a mirarlo. 

—¡Con nadie! ¡No fui con nadie! —trato de quitar su mano. 

—Te voy a enseñar a no mentir.—me levanta aún con su agarre en mi cuello y me avienta a la cama. 

—Por favor Clark, no fui con nadie, te lo juro.—lágrimas comienzan a caer a los costados de mi cara. 

—Eres mía.—lo veo desabrochar su cinturón y después quitarse los pantalones junto con los bóxers. 

—Por favor, no quiero.—trato de levantarme pero me empuja quedando encima de mi. 

—Se que te gusta, lo disfrutaras y a la vez aprenderás de que sólo me perteneces a mi. —dice por último para después subir mi vestido hasta mis caderas y quitarme las bragas rápidamente. 

—Por favor, por favor—suplico. 

Me mira y niega divertido. Dejo de suplicar cuando lo veo posicionarse entre mis piernas y embestirme con fuerza. 

Suelto un gemido de dolor y entierro mis uñas en sus hombros intentando contener el dolor que se aloja ahí adentro mientras Clark entra y sale de mi sin piedad. 

Mi vista es borrosa por las lágrimas que se acumulan en mis ojos. Pasan largos minutos en los que dejo que Clark haga lo que quiera. 

Cuando se detiene se sube los pantalones y abrocha su cinturón. 

—No me importara volver a darte una siguiente lección, —se agacha hacia mi apoyando una mano en la cama— si no me obedeces en lo que te digo. 

Intenta besar mi mejilla, pero apartó la cara impidiéndolo. Me toma por la mandíbula y estampa sus labios con los míos bruscamente. 

Siento sus pasos alejarse y me hago un ovillo en la cama. 

—Me ha encantado cielo.—lo escucho gritar desde la sala.

<<Es tu culpa por mentir>> 

Cubro mi cara con la almohada y dejo salir el dolor acumulado en mi pecho. No puedo creer que lo haya hecho de nuevo. Prometio que no lo haría, pero yo como siempre tan tonta me trago sus palabras. 

Después de un rato dejo de llorar y mi mente divaga mientras miro el techo. Sumida en la miseria y tristeza me paro de la cama y camino al baño. Me dolía el lado izquierdo de la cara. Prendo la luz y me encuentro con mi imagen en el espejo. 

En mi labio inferior había sangre seca y mi mejilla estaba hinchada, desde abajo del ojo hasta el mentón. 

Abro el espejo y saco el botiquín de primeros auxilios.

Sólo esperaba no amanecer como un pez globo. 


**

Lamentablemente eso no sucedió. Mi pómulo estaba impresionantemente hinchado. También cargo con un terrible dolor de cuello. 

—Espero que esto funcioné.—enredó la mascada en mi cuello. 

Clark había dejado pequeñas marcas en mi cuello. Y para acabarla de amolar no logre cubrir el golpe por completo, todavía se notaba el color y obviamente la hinchazón. 

Este día no podía ir peor. 

Cierro con cuidado, para no despertar a Clark. Después de lo de ayer llego Darren y se fue con el, no lo vi hasta en la madrugada cuando llego tomado y golpeando la puerta de la habitación hasta que se cansó y se fue a dormir al sillón. 

Suelto mi cabello antes de subir al autobús no quiero que alguien lo vea y se panique. 

—¡Hey por aquí! — miro al frente y Stuart esta sentado hasta atrás del autobús. 

Lo que me faltaba. Sonrió lo más que puedo ignorando las constantes punzadas de dolor en el lado izquierdo de mi cara y camino para sentarme con el. 

—¿Qué te paso en la mejilla? —hace mi cabello a un lado para darle una visión completa de mi moretón. 

—Me he vuelto a golpear con una puerta, no es nada grave.—me siento estúpida al acabar de decir aquello, pero disimuló acomodando mi cabello. 

¿En serio Holly? ¿Quien se golpea dos veces con una maldita puerta?  

—¿Otra vez con una puerta? 



MonchaGrey.✨

Editado: 06.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar