The Secret

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 26 - Organizar una fiesta -

Al llegar a la cafetería, me asombre de lo enorme que se trataba, obviamente estaba techado, con unos enormes vidrios que podrías apreciar la hermosa naturaleza, y que algunas enredaderas se asomaban por los mismos vidrios dando una sensación de estar en el aire libre, además quedaba suspendido un macetero con algunos narcisos en su interior, daba un aspecto relajado.

En algunas esquinas habían dos estatuas una de los símbolos que anteriormente había dibujado cuando había conocido a Elliot por primera vez,  esculpidos, saliéndole enredaderas alrededor de ellos como si se trataran de una especie de corona.

Al fondo estaba la cocina, ya que se encontraban logotipos pegados afuera de las paredes donde se daba entender que era la cocina y delante de estas se encontraba una mesas de metal y entre estas habían vidriería  se dejaba ver la comida y entre otras cosas más como también donde  existía el  lugar específico para  sacar las bandejas, utensilios, y platos, donde te podías servir de todo, seguido de barras de metal en donde podías colocar tu bandeja y pasar en fila lo que te gustaba en cuanto a postres y menús.

Pero lo más curioso de todo esto es que  al ver como algunos alumnos traspasaban el vidrio como si esto se tratara de un campo de fuerza, y te decían que es lo que llevabas y si te equivocabas podrías decir un ‘’no quiero eso’’ y la comida desaparecía, para que el resto de las personas no se molestaran con el error que cometiste y debías decir lo que realmente quería y la comida aparecía instantáneamente en tu bandeja. ¿Bastante cool, no?

Claro siendo una institución para magos, deberías sorprendente o no tanto, como para alguien como yo que es de primer año, se sorprende y demasiado.

Visualice a lo lejos a Libby quien estaba con Ilana y Luke, como me había dicho ella cuando estaba con Elliot, use mis poderes para ocultar el huevo que estaba sosteniendo todo el trayecto hasta llegar a la cafetería sin que ningún estudiante me viera que llevaba un verdadero huevo de dragón.

Al acercarme a los chicos, disimulé una sonrisa, para que no se notara lo cansada que estaba por aquella corrida que habia hecho unos minutos atrás hasta que…

— ¡Eres una tramposa Beka Roberts! ¿Cómo osas de tus poderes sin haberme avisado? — Dijo Elliot mirándome de pies a cabeza, sosteniendo su aliento, al igual que yo; estaba cansado.

—En primera no eres nadie como  para que siga órdenes, en segunda solo eres un compañero tanto como el deporte y como estudiante de Nerta.

—Estoy bromeando Bek, no es para que te lo tomes a pecho.

—Yo también bromeo. —Guiñe el ojo—

—Tu-che.  —Dijo Luke en una de las mesas que estaba sentado junto con Ilana, quien no aguantaba la risa—

—‘’¿Beka, donde está tu huevo’’?

—‘’lo tengo en mis manos todavía, solo que es mucha energía lo que ocupo’’ —dije mientras que Elliot toca una de mis manos y siento que el huevo levita—

— ¿Ustedes dos que están tramando?  — Decía Libby arqueando una ceja— 

—Nosotros nada, estamos pasando el tiempo…—Decía Elliot con una sonrisa—

—El tiempo juntos.  —Termine de decir un poco nerviosa por aquella pregunta tan repentina y a la vez directa y sin rodeos de Libby, para decir esa aquella sola frase después de Elliot ensanchando una sonrisa mostrando mis dientes.

— Esperen, ¿¡Ustedes tienen algo y no nos han informado!? — vocifero Ilana — 

— ¿Que?  Espera, Libby no ese tipo de pasatiempo, te equivocas…— Dije mirándola para tranquilizarla, aunque era cierto, realmente sentía una fuerte atracción por Elliot, pero como es un chico de tercero y yo una iniciada, las posibilidades que podía tener algo con él; disminuían, y que además solo me ayudo a que los buscadores no me encontraran.  

Ilana se desilusiono por mi respuesta tan rápida que había dicho, para luego soltar un suspiro de decepción en sus ojos, yo solo la tranquilice con una sonrisa sincera, aunque por dentro moría de ganas de estar con Elliot, sé que es muy popular con las chicas y que April es una de las chicas que anda detrás del como si fuera un chicle pegado a él, eso me daba un poquitín de celos.

Libby nos miró a cada uno, como queriendo aprobar aquello que había dicho hace unos minutos atrás, como si algo más,  les estábamos mintiendo, su mirada era intrigante, pero luego dio un ligero suspiro.

—Libby, ya los estas intimidando a los pobres… —decía Luke— además mi amigo se pone nervioso cuando lo miran un buen tiempo…



SeleneJuuri

#5942 en Fantasía
#1284 en Magia

En el texto hay: magia, castillo, dragones

Editado: 01.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar