"The Sky" - A puro Rock and Roll

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 13

 

         Ya se habían cumplido alrededor de quince fechas, y lo más emocionante de todo era que el tour recién empezaba. The Sky tendría gira para rato, ya que nos habían propuesto —sonido de tambores— unirnos en el resto de las fechas que tendrían lugar en los demás continentes. No me entraba más felicidad en el cuerpo, y mis compañeros estaban igual de emocionados que yo. Nos resultaba impresionante la idea de recorrer el mundo con nuestros ídolos, tocar nuestras canciones y que más gente nos conozca. Era una oportunidad soñada.

Volviendo al tiempo presente, las cosas estaban saliendo según lo planeado —y a veces mucho mejor—. Ya habíamos dejado atrás las dos presentaciones en Birmingham, que eran lo que más había preocupado a los miembros de los Purple Roll. Pasar victoriosos por aquella experiencia no sólo les devolvió el espíritu, sino que también les permitió sanar.

         Los dos recitales de Birmingham —uno anunciado oficialmente en el tour y otro agregado por sorpresa— habían sido asistidos por el mayor número de espectadores hasta ahora. Ambos habían superado ampliamente al recital de Hertford, que ya era considerado un concierto histórico. En Birmingham se ofreció el primer recital gratuito y sorpresivo; y según comunicó la banda, habría al menos cinco más siguiendo esa misma modalidad que se organizarían en distintas partes del mundo.  

Quinientas mil personas asistieron al concierto gratuito. El mismo se celebró en un gigantesco campo al aire libre, que reunía todos los requisitos de seguridad. La información corrió de boca en boca en sólo una semana, y al llegar el día la mayoría de los fanáticos se presentaron llevando remeras púrpuras o blancas, lisas por completo, en muestra de arrepentimiento por cómo se habían comportado años atrás, luego del último concierto de Joe.

         Aquel gesto emocionó a los músicos, quienes supieron sobre la modalidad y también optaron por llevar remeras lisas, para armonizar con los fans. Fue emocionante; aunque hasta último momento se habían vivido internas difíciles dentro de la banda. Los cuatro viejos miembros rememoraron los incidentes de la última vez y por esa razón les atemorizaba tocar en dicha ciudad. Pese a todo se unieron y pudieron superarlo, motivo que hizo sentir orgulloso a todo el círculo cercano de la banda.

         Personalmente, estaba comenzando a vivir los sobresaltos que conllevan el camino del Rock y el reconocimiento del público. Todos me advirtieron que tuviera cuidado, ya que al principio todo parece una montaña rusa que te dispara por un camino en acenso, donde parece que nada ni nadie será capaz de detenerlo. Pero si no se tiene cuidado con el descenso, cualquiera podría perder el control o incluso estrellarse. Por suerte The Sky contaba con excelente contención emocional. Los cuatro teníamos el apoyo de familiares, novias, y de cada uno de los integrantes de los Purple Roll, a quienes ya considerábamos amigos.

         Nos volvimos muy cercanos de Douglas y de sus compañeros de “Gold”, su banda de siempre. Sus amigos lo acompañaban en las giras y se había unido como segunda banda invitada. Lee, Roger, Richard, Jon y Joe siempre habían sido nuestros padres en la música, y ahora se habían convertido en una especie de padres en la vida; en esta nueva vida que recién comenzábamos a descubrir. Todos ellos estaban acompañados por sus mujeres, hijos y nietos. Era un ambiente realmente agradable, de mucho compañerismo, donde nos sentíamos a gusto, protegidos y queridos.

         Me comunicaba con mis padres cada día. Ellos me acompañaron en las primeras fechas y después regresaron a Hertford. Antes de marcharse me prometieron que se unirían al final de la gira por Inglaterra, junto con mis hermanas y sus maridos, quienes aún no nos habían visto en un escenario de gran magnitud. A decir verdad, la compañía de Natalie me alegraba más que ninguna otra. Ella seguía siendo tan incondicional como cuando la conocí en la preparatoria… Estábamos más unidos que nunca, y con eso me bastaba de sobra, cerrando un círculo perfecto.

         Las canciones de The Sky habían aparecido en el ranking, y fueron escalando con lentitud hasta posicionarse en el primer puesto de la lista de Inglaterra. La gente nos fue tomando cariño, memorizaron nuestras baladas y gritaron nuestras apariciones arriba del escenario. Teníamos cuatro discos grabados, que reeditamos bajo el sello de la discográfica de Joe Griffin. El resultado fue brillante; todos hicieron un trabajo impecable para que nuestro trabajo se luciera. Ian hizo un dueto con Lee; se trataba de un nuevo tema que Ian había escrito en Suiza. Cuando Ian se lo propuso, Lee aceptó sin pensarlo. Este quedó encantado con la propuesta y el single arrasó las emisoras de Europa y norte américa. 



Julina Hessen

#8670 en Otros
#973 en No ficción
#1246 en Humor

En el texto hay: musica, musica rock, rockeros

Editado: 24.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar