The Woods

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 28: Canciones

Despierto con Jack saltando sobre mi cama, sin abrir los ojos y le lanzo una almohada con fuerza para que se detenga. Lo siento caer al suelo estrepitosamente y abro los ojos rápidamente para arrastrarme rápido hacia el borde de la cama donde veo reír sobre el suelo, al parecer cayó, pero no le dolió. Suspiro aliviada y veo que a mi lado se encuentra mi futuro esposo con nuestro hijo en sus brazos, lo esté alimentando con su biberón mientras lo mece suavemente y observa a Jack riendo. Parece ser que cayó de una manera muy chistosa y yo lamentablemente estaba con los ojos cerrados, lo que no me permitió ver la escena.

Camino tranquilamente por los pasillos con tostadas francesas y leche en una bandeja. Me dirijo a la habitación de Amelie, quiero que se sienta cómoda estando acá así que voy a hacer lo posible para lograr que se sienta como parte de esta "familia" que hemos formado. Toco la puerta un par de veces y abro la puerta y con una cálida sonrisa dibujada en mi rostro entro a la habitación, la pequeña criatura se encuentra sentada en su cama mirando por la ventana y al verme, su rostro emboza una tímida sonrisa. Me siento a su lado y le extiendo el desayuno, el cual toma lentamente e insegura, pero finalmente lo disfruta con alegría. Lucy entra por la puerta y se sienta al otro lado de la niña para luego comenzar una conversación con ella, le explica que le va a enseñar hablar nuestro idioma, a lo que ella asiente algo emocionada, pero una mueca de tristeza de adueña de sus expresiones. Confundida por su reacción me acerco más a ella y la rodeo con mis brazos.

Nos empieza a contar que sus padres y hermanos estaban aquí con ella de viaje cuando todo esto sucedió y que nunca pudo aprender a hablar otra lengua que no sea francés ya que nunca le fue necesario, estaba con su familia. También nos contó la historia de cómo es que fueron descubiertos por los militares: Como siempre estuvieron en el bosque, nunca supieron que las casas se encontraban inhabitadas y que podrían haber estado viviendo en estas durante los últimos años, tampoco tuvieron la valentía para venir a averiguar así que vivían en el bosque, entre mantas y pequeñas fogatas para pasar el frío. El primero en morir fue su hermano bebé, quién a sus dos meses de vida murió de un resfriado durante el primer duro invierno que pasaron en el bosque, luego pasaron los años y siguieron viviendo dificultosamente hasta que un día, por arte de magia, aparecieron militares en esa zona abandonada del bosque y los atraparon. Su hermano mayor y su madre intentaron luchar contra los soldados, solo logrando que los asesinaran ahí mismo. Su padre y su hermana mayor fueron llevados de manera sumisa con los militares mientras Amelie se encontraba escondida detrás de una gran roca, contemplando todo esto. Debió haber sido muy difícil para una niña pequeña presenciar todo esto, es muy valiente de su parte que demuestre esta fortaleza. Yo me acuerdo de mi tortuga que se murió cuando tenía cinco años y me pongo a llorar.

Las lecciones de Lucy comenzaron después de almuerzo dando lugar en el living de la casa. Jack, William y Nick fueron a la ciudad en busca de las cosas que les faltan para la boda de mañana. No puedo creer que mañana, voy a ser una mujer casada.

Me encuentro sentada en mi cama, Charlie duerme tranquilo a mi lado y yo ensayo mis votos, leyéndolos una y otra vez.

"Desde que todo esto comenzó, hace ya poco más de seis años, yo era una simple joven universitaria, con una vida normal y hasta un poco aburrida. Nunca hubiera imaginado todo lo que deparaba para mi futuro, tantas cosas malas y tantas pérdidas de personas que amé muchísimo, pero tampoco imaginé que llegarías tú a mi vida, Nicholas Mayers. Sin duda todo lo que hemos vivido ha sido extremadamente difícil, para todos y cada uno de nosotros, hemos perdido a muchas personas y no ha sido fácil vivir de esta manera, pero hemos salido adelante, hemos salido adelante juntos.

No soy de las personas que piensan que las cosas pasan sin alguna razón, yo creo que todo pasa por algo y no es casualidad que nuestras vidas se hayan cruzado. Tú eres quién me ha sacado adelante, quién me ha ayudado, amado y protegido: Mi ángel guardián. Y creo firmemente que alguien te envió. Pero por sobre todas las cosas, pienso que eres el que le ha devuelto la felicidad y sentido a mi vida, el padre de mi amado hijo y ahora mi querido esposo. Te amo por sobre todas las cosas y espero que podamos vivir una feliz y próspera vida juntos, con nuestro pequeño bebé, Charles y con toda esta familia que hemos forjado durante estos años. Tiempos mejores nos esperan, de eso estoy segura, y podremos vivir nuestra vida en paz hasta el día que la muerte nos separe.

Te amo muchísimo y quiero que siempre tengas en cuenta eso, en las buenas y en las malas, incluso cuando estemos tan peleados que no nos queramos ni mirar, siempre tienes que saber que te amo y eso no va a cambiar".

Termino de decir leyendo el manuscrito y levanto la vista, observando a mi ahora despierto bebé que me admira sonriendo, dejando ver sus pequeñas encías. Rápidamente tomo la cámara que se encuentra en la mesita de noche para capturar este momento en un registro físico. Tomo la foto y repito la acción sonriendo a más no poder.

- Por qué será que te quiero tanto –. Le digo embobada y él me sonríe aún más, dejando que una pequeña e inocente risa salga de su boca. – Te amo, te amo -. Digo besando una y otra vez su suave rostro de bebé.

- Yo también los amo a ambos –. Dice Nick saltando arriba de mí para luego depositar muchos besos en mi rostro y en el de nuestro hijo.

- En qué minuto llegaste –. Digo riendo, aún con él encima de mí.

- Hace como treinta segundos –. Responde riendo al igual que yo. – Charles es un risueño. Sí, lo eres. Quién es mi bebé risueño -. Le dice al bebé con tono de tonto, haciendo que yo ría por lo bajo.

- ¿Trajiste las cosas que faltaban? -. Le pregunto al castaño y él se pone de pie para acercar un pequeño bolso a la cama.



DeakyTaylor1

Editado: 28.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar