Tiempos Oscuros

Tamaño de fuente: - +

C U A T R O

⸺ ¡Sasha!⸺ escucho y veo a Misha gritar del otro lado del pasillo, le encanta hacer eso porque sabe que me avergüenzo cada vez, todos los que se encuentran en el lugar ríen y se voltean hacia donde estoy, podría asegurar que el campus entero nos conoce gracias a esa tontería, porque sí, es muy común escuchar a Misha gritar mi nombre. Yo ruedo los ojos y lo veo acercarse a mí como si no nos hubiéramos visto en diez años. Me envuelve en un abrazo y yo también envuelvo mis brazos en su torso. Es un tonto, muy tierno, pero un tonto sin dudas. Me pregunta si buscamos algo para comer, lo que me hace gracia porque la mayor parte del tiempo estamos en busca de comida.

Vamos caminando fuera del campus sin preocupación ya que hoy ninguno trabaja y las clases han acabado por el día de hoy; decidimos ir a comprar pizza y después ir a mi casa a hacer unas cuantas ediciones a nuestros escritos y tal vez ver una película. Una vez en la casa, notamos que está completamente vacía cuando se suponía que tendrían que estar Natasha y Klara, tal vez hicieron planes y volverán más tarde. No le tomo mucha importancia y me propongo a pasar un buen momento con Misha. Comemos, bromeamos y hasta hay cabida para un poco de coqueteo, que a nadie le cae mal; de hecho, se podría decir que cada vez lo disfruto más, Misha desde años ha estado a mi alrededor y siempre ha llamado mi atención, precisamente por esa razón fue que empezó esta amistad. No soy buena encariñándome y soy desconfiada, pero él ha sabido ganarse mi confianza y además me ha demostrado que tiene sentimientos verdaderos y de verdad lindos. Él me ha dado espacio, tiempo y lo mejor es que también me ha brindado de su increíble amistad y creatividad para crear historias juntos.

⸺ Entonces cambiemos esto⸺ dice sacándome de mi ensoñación, parpadeo y volteo hacia la parte del texto que apunta, en donde se describe el momento exacto de rescate de unos de los personajes principales, yo frunzo el ceño al no entender porqué cambiaría esa parte en particular-. No me estabas escuchando. 

Me da una sonrisa torcida y yo me sonrojo por lo embarazoso de la situación, él suelta una carcajada y con buen humor procede a repetirme su idea, lo que resulta ser increíble y mucho mejor de lo que habíamos planeado en el primer momento. Así avanzamos hasta que dan las nueve de la noche y las gemelas no llegan; me dirijo a la pared en donde tenemos nuestros horarios y se supone que ellas estarían en casa desde las cuatro de la tarde, por los demás no me preocupo porque su hora de llegada es a partir de las nueve y treinta de la noche, más o menos, decido no preocuparme, no voy a hacer alarde como lo hicieron mis hermanos el otro día, simplemente esperaré a que vayan llegando del trabajo porque tal vez están juntos.

A las diez se despide Misha con un beso en la comisura de los labios, cosa que me deja temblando- y me refiero a la palabra con todas sus letras- y me asegura que todo va a estar bien, yo intento seguirle la corriente y me despido de él. Al abrir la puerta, nos encontramos con Nikolai, Anna y Filipp caminando juntos; yo salgo dejando atrás a Misha.

⸺ Las gemelas no han llegado, ¿no les han avisado nada?⸺ digo tratando de mantener la calma, mis hermanos fruncen el ceño y se voltean a ver uno al otro, los tres niegan con la cabeza y mi mente comienza a dar vueltas con posibles escenarios, desde los ideales hasta los más fatalistas y siento cómo mi pulso aumenta, Misha pone sus manos sobre mis hombros para intentar tranquilizarme.

⸺ ¿Quieres que las busquemos?⸺ pregunta amablemente pero Anna se adelanta y comienza a delegar responsabilidades de búsqueda, a mí me dice que espere en la casa y yo estoy de acuerdo. Misha se queda a acompañarme para evitar que tenga un ataque de estrés, yo estoy en la sala caminando de un lado a otro sin parar de pensar en dónde podrán estar, si están juntas y principalmente si están bien; mi amigo avisa que irá a preparar un par de tés para intentar calmar la tensión y yo asiento sin dejar de dar vueltas. De pronto escucho que mi teléfono suena en la mesa del comedor, voy corriendo hasta allá y contesto sin permitirme ver quien llamaba. 
 

⸺ Sasha... ⸺ es Natasha, su voz es más grave que la de Klara, pero se escucha como si estuviera llorando.

 ⸺ Natasha, ¿dónde estás? ¿Estás con Klara?⸺ pregunto alterada y observo cómo Misha se acerca hasta quedar con las manos recargadas sobre la mesa.

⸺ Sasha, perdón por todo; no sabía lo que hacía hermanita... Se sentía tan bien, que no pensé en las consecuencias⸺ su voz es un susurro apenas entendible pero su voz se adivina temerosa y sobre todo está rota.

⸺ No digas eso, Nat. Todo va a estar bien, por favor, dime donde están.

⸺ ¡Es que no lo sé! Cuando me sentí mal él me trajo hasta acá y me separó de Klara, pero estoy en una habitación sin ventanas y está cerrada con llave, por favor, si algo pasa, Aleksandra tienes que saber que te amo y que puede haber parecido que no te tomaba en cuenta pero siempre has significado muchísimo para mí, hermana.



RJ Cuervo

#2355 en Thriller
#1347 en Misterio
#1039 en Suspenso

En el texto hay: asesinos seriales, psicopata, mafia

Editado: 27.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar