Tiempos Oscuros

Tamaño de fuente: - +

N U E V E

Las últimas semanas han sido pesadas, tuve que estar fingiendo que no está pasando nada. También he pensado en decirle a Misha por lo que estoy pasando, rogarle que actue como si nada pasara y también suplicarle que se mantenga a mi lado. Sé que va a ser muy difícil y lo más probable es que me mande a la mierda porque estoy loca; pero no pierdo nada intentándolo. Lo único de lo que sí tengo certeza es que si se aleja de mí puede que no pueda ser capaz de encontrar a alguien más que sea mi confidente ni a alguien que me entienda y me tenga paciencia como él lo hace.

Además, todos han notado mi extraño comportamiento y todo gracias a los malabares que he tenido que hacer para que todo salga como necesito que sea. He mentido como nunca pensé que mentiría en mi vida, superé mi propio récord. No estoy orgullosa, sin embargo, lo hago porque cada día la culpabilidad me carcome un poco más y me alienta a cobrar venganza, a debilitar a ese bastardo que nos quitó a las gemelas.

Aterrizando de nuevo en mi situación actual, me encuentro a diez minutos de salir del restaurante; estoy demasiado ansiosa y no sé qué hacer con esta energía excesiva. Ruslan me da pequeñas miradas algo extrañadas, como si me hubiera vuelto loca porque no he parado en todo el turno y sólo hemls intercambiado algunas palabras rápidas.

⸺ ¿Estás bien, Aleksandra?⸺ su voz interrumpe el hilo de mis pensamientos, no he dejado de repasar el plan para esta noche.

⸺ Sí, claro que sí. Es sólo que se acercan los exámenes parciales y eso me tiene algo ansiosa⸺ le respondo con una escuálida sonrisa y él cambia su semblante preocupado por uno comprensivo.

⸺ Tranquila, no te tomes las cosas tan en cuenta⸺ me regala un guiño amistoso y yo suspiro; sí tengo que relajarme un poco. Hoy salgo a las once, así que tengo tiempo para volver a repasar el plan. Puede parecer que a estas alturas estoy perdiendo la cabeza, pero en serio quiero ser minuciosa con esto.

Una vez libre, en cuanto pongo un pie fuera de la cocina me encuentro con el rostro de Misha, el aire se me va de los pulmones y el nerviosismo se dispara.

⸺ Hola, Sasha⸺ saluda con ternura en todo su lenguaje corporal. Le sonrío y me acerco a él⸺. ¿Cómo estás?

⸺ Hola, estoy bien, sólo un poco cansada, ¿y tu?⸺ estoy justo frente a él y Misha extiende sus brazos para abrazarme, al instante lo siento reconfortante y eso me hace suspirar por lo bien que se siente.

⸺ Te entiendo⸺ pone una mano en mi cintura y la otra acaricia mi cabello lentamente⸺. ¿Quieres que te lleve a casa?

⸺ ¿Viniste a recogerme, exclusivamente?⸺ le pregunto con algo de burla y él se sonroja mientras asiente con parsimonia⸺. Qué lindo eres, querido amigo.

⸺ Todo por tí, pequeña Sasha, todo por tí⸺ responde y me da un pequeño beso en la frente.

Nos montamos en la moto y veinte minutos después ya estamos frente a mi casa.

⸺ Muchas gracias, Misha⸺ me pongo de pie y me acerco para darle un beso en la mejilla⸺. Eres el mejor, regresa con cuidado, nos vemos mañana.

⸺ Descansa, Sasha⸺ y sin más pone en marcha la moto y yo entro a mi casa.

 

[...]

 

Es pasada la una de la madrugada.

Tengo que salir de aquí, necesito huir lo más pronto posible y alejarme de todos mis seres queridos. Ya no hay vuelta atrás. He asesinado al jefe de transacciones de sustancias más confiable de Alexey y sé que cuando se entere, si es que no lo ha hecho, irá tras mi cabeza. Sólo espero que vaya detrás de la mía y no tras la de alguno de mis hermanos. Lo que acaba de pasar lo siento como un enorme borrón, tanto que me marea intentar recordarlo, trato de no recordar cómo los ojos de ese hombre perdían el sentido y la luz, cómo iba quedando cada vez más inmóvil y también cómo la presión que ejercía con mis manos sobre la cuerda que le rodeaba el cuello no cedía, sino que al contrario, se hacía cada vez más firme. No fue para nada fácil, siento un dolor en el estómago impresionante, mezclado con unas náuseas casi insoportables. Pero no me puedo dar el lujo de detenerme ahora, y menos cuando tengo un maldito plan que llevar a cabo.

Salgo del edificio lo más rápido posible, tratando de ser la persona más discreta del mundo y cuando estoy lo suficientemente lejos me dirijo al prostíbulo del verdadero mejor amigo de Alexey, ya que según lo que he investigado a lo largo de las últimas semanas es que Cameron es sólo un subordinado más, podría decirse que es su guardaespaldas personal, pero mantienen las apariencias bajo la etiqueta de una estrecha amistad. Antes de siquiera llegar a la calle correcta, encuentro una tienda que abre las veinticuatro horas del día y entro al baño del lugar; ahí cambio mi ropa completamente, paso de estar vestida totalmente de negro a portar un vestido que apenas me cubre lo necesario y se asemeja a un pequeño camisón de pijama, también unas medias de red negras junto con tacones de aguja. Para finalizar el disfraz me he colocado una peluca color azul fuerte, me he maquillado mucho más de lo que acostumbro y me he puesto unos pupilentes color marrón.



RJ Cuervo

#2398 en Thriller
#1366 en Misterio
#1062 en Suspenso

En el texto hay: asesinos seriales, psicopata, mafia

Editado: 27.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar