Tiempos Oscuros

Tamaño de fuente: - +

D I E Z

Suspiro lenta y pesadamente. Necesito ser lo suficientemente valiente para encarar esto. Han pasado treinta y seis horas desde que comencé a cobrar la venganza, han pasado treinta y seis horas desde mis fatídicos actos, han pasado treinta y seis horas y no he podido dormir ni diez míseros minutos, no he podido probar bocado ni he podido dejar de moverme. He hecho toda la tarea que tenía pendiente, he arreglado la ropa que llevé conmigo al departamento tres veces hasta que la he dejado por colores, también he hecho mucha investigación, y por último, han pasado treinta y seis horas desde que empecé a evadir a mis hermanos, a mi mentor mafioso y a mi mejor amigo. Estas treinta y seis horas han sido de las peores horas que he vivido hasta ahora, no digo que las peores porque he tenido que afrontar muchas más horas de incertidumbre si hablamos de tiempos pasados.

Tengo algunas llamadas perdidas, pero no he contestado por alguna razón. En este momento estoy frente a la puerta principal de mi casa, no he estado en casa desde más de treinta y seis horas. Sé que ahí dentro están mis hermanos, sé que voy a tener que dar explicaciones, y también sé perfectamente lo que les voy a decir... más o menos. No puedo evitar sentirme más culpable cada vez que pienso estar cerca de ellos, ahora cómo será verlos a los ojos. Tengo que dejar muy en clara la excusa, pero no puedo irme simplemente así como así de la casa porque quiero protegerlos y sé que soy muy capaz de hacerlo. Dejo escapar otro pequeño suspiro mientras me decido a entrar.

El clima adentro es cálido y muy acogedor, tanto que me dan ganas de tirarme a llorar hasta quedar deshidratada. Pero no tengo tiempo para ahogarme en mis pensamientos porque frente a mí aparece Anna, a quien se le ilumina la mirada con tan sólo verme y eso es como si me clavaran una espada por el corazón. Me envuelve en sus brazos y suspira profundamente para después alejarse.

⸺ Apareció⸺ dice en voz firme y llegan a mi encuentro mis dos hermanos quienes también me dan un cálido abrazo, pero después de eso sus miradas se llenan de reproche, mi estómago se revuelve y bajo la mirada.

⸺ No vuelvas a hacer esa estúpida mierda⸺ empieza Nikolai con la voz sombría.

⸺ Pero mandé mensajes, avisé que estaba bien...

⸺ Pero no es suficiente, tú lo sabes, no es suficiente después de lo que hemos vivido⸺ responde mi hermano mayor con los ojos inundados de algo que me hace estremecer gracias a la culpabilidad.

⸺ Lo siento tanto, necesitaba ese tiempo, aún necesito tiempo, es sólo que me es agradable pasar un tiempo alejada de todo y de todos, me ayuda a pensar, a sanar y también a obtener inspiración⸺ me lo saco de la manga completamente. Me llega a asustar la facilidad que estoy desarrollando para mentir bien, porque por el suspiro que los tres sueltan, puedo asegurar que creyeron cada palabra.

⸺ Bien, por cierto, debes llamar a Misha lo más pronto posible⸺ interviene Anna.

⸺ Agh, nunca se cansa⸺ dice en voz baja Nikolai, eso me hace soltar una pequeña risa porque al decir eso recibe un golpecito en la cabeza por parte de Filipp.

⸺ Está preocupado por ella, igual que nosotros. Era de esperarse, se pasan días enteros juntos desde hace años⸺ Filipp habla con razón, Nikolai asiente y Anna sonríe de oreja a oreja. Ellos siempre me han dicho que voy a acabar juntando mi vida con la de Misha, situación que no me desagrada para nada pero que no me gusta que mis hermanos sepan nuestro trato.

⸺ Sí, bueno... creo que iré a su departamento más tarde para disculparme⸺ digo algo incómoda, acto seguido voy a mi habitación, tomo algo de ropa limpia y me voy al baño a tomar una ducha rápida.

[...]

Son las seis de la tarde, estoy justo con el puño izquierdo extendido frente a la puerta de Misha, estoy deliberando si enfrentarlo directamente o si mejor lo hago por teléfono o por skype o algo así que revele mi cobardía.

⸺ ¿Sasha?⸺ su voz es una mezcla de confusión y alivio. Yo doy media vuelta y subo la mirada para encontrarme con sus ojos océano.

⸺ Hola⸺ saludo en un pequeño susurro. Misha frunce el ceño, sé que está molesto, él es el tipo de persona que tarda milenios en enojarse o en reaccionar de manera agresiva o impulsiva ante algo, siempre busca la manera de mediar las situaciones y escuchar todas las partes involucradas, peto también sé que si algo de verdad le importa, puede llegar a explotar, puede ser como un torbellino que arrasa con todo a su paso. Me da una mirada inquisitiva⸺. ¿Me invitas a entrar?

Mi voz es más dulce y aguda, lo hago casi inconscientemente y me dan ganas de darme un golpe en la cabeza por ser así. Mi mejor amigo bufa y rueda los ojos para después sacar las llaves del bolsillo de su pantalón y abrir la puerta. Me deja pasar antes y me quedo a un lado, esperándolo. Una vez que voltea a mirarme nuevamente me siento descubierta, me siento vulnerable y recapacito acerca de lo que voy a hacer, tengo náuseas de sólo pensarlo. Aclaro mi garganta un poco mientras trato de ahuyentar esos pensamientos ansiosos y fijo mis ojos verdes en los suyos azules.



RJ Cuervo

#1362 en Thriller
#1362 en Misterio
#1057 en Suspenso

En el texto hay: asesinos seriales, psicopata, mafia

Editado: 27.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar