Tiempos Oscuros

Tamaño de fuente: - +

T R E C E

Al escuchar esa voz me doy la vuelta, no me altero de momento, pero cuando lo veo de pie cerca de nosotros, las alarmas se activan en mi cabeza. Se supone que debe guardar distancias si no quiero que lo involucren en este maldito juego psicópata. Pero al parecer no le importa, me muestra una sonrisa decidida y radiante, sus ojos de océano se muestran llenos de vida y siendo totalmente honesta, llego a sentir un poco de envidia por eso; quisiera que mis ojos brillaran de esa manera, quisiera ser capaz de sonreír así, pero en estos momentos es muy difícil; sin embargo, me las arreglo para regalarle una pequeña sonrisa.

Anna y Filipp lo saludan y Misha abraza a ambos, brindándoles palabras de aliento, cosa que agradecen mis hermanos. Pocos minutos después, con sonrisas sugerentes por parte de ambos, se retiran del hospital, dejándome "en manos" de mi mejor amigo. Suspiro una vez que estamos solos y voy a sentarme en una de las sillas que se encuentran en la última fila, pegada a la pared. Él me sigue y se sienta a un lado mío.

⸺ Necesitamos hablar⸺ su voz, su maldita voz se emite con tintes serios y me limito a cerrar los ojos y esperar a que siga hablando⸺. Sé que no es el mejor momento para tí, en el sentido anímico, pero sí es el mejor momento dadas las circunstancias de alrededor.

Abro los ojos al escuchar eso, es sospechoso y me hace dudar, volteo a verlo y entrecierro los ojos antes de hablar.

⸺ ¿Cómo así?⸺ le respondo de manera algo ruda, pero Misha parece no darle importancia y se acerca más a mí, para que podamos hablar en susurros.

⸺ Tuve la fortuna de encontrarme con tus amigos⸺ comienza y yo frunzo el ceño, no entendiendo lo que dice⸺. Quienes me están vigilando, lo empecé a sospechar desde ayer cuando salí a tirar la basura; había una camioneta negra blindada y en la entrada estaban dos hombres, estaban conversando de cosas triviales, pero no parecía algo normal. Llegaron otras dos camionetas a eso de medianoche, así que quise salir a conseguir algo de información, pero justo a la salida de mi apartamento estaban otros dos hombres, estaban uno a cada lado de mi puerta, así que les pregunté qué pasaba y no me quisieron decir nada hasta que se hartaron de mi insistencia. Uno de los hombres sacó su teléfono celular y marcó un número, habló con alguien que le dio cierta autorización, así que ambos entraron al apartamento y me dijeron que estaban a cargo de mi seguridad, que trabajaban para Dmitri Ivanov y que no me preocupara.

Mis ojos están atentos a sus facciones y mis oídos a todo lo que su voz emite. Sabía que Dmitri iba a tener un ojo en mis seres queridos, pero no sabía que sería a ese grado, como si Misha fuera alguien importante para él. Esto me hace querer darle las gracias por el resto de mis días. No digo nada porque espero que el chico que tengo delante de mí siga hablando.

⸺ Por la madrugada no hice más preguntas, pero casi no pude dormir, por lo que dieron las ocho de la mañana y me puse en pie, a las nueve en punto recibí la visita de Dmitri quien me explicó todo⸺ su mirada se ha vuelto más cautelosa y creo que ha hecho una estupidez, espero que no⸺. Él me contó lo que estaba haciendo por tí y lo que tú estabas haciendo por tus hermanos y por mí. No lo pude evitar y prácticamente le rogué que me ayudara a ser capaz de ayudarte con lo que estás haciendo. Dmitri me dejó en claro que esa decisión la debías tomar tú, que hablara contigo para que sólo tú intervinieras, ya sea a mi favor o en mi contra.

⸺ Si yo estoy demente, tú en serio que estás igual o hasta peor que yo⸺ le digo en tono firme y serio⸺. No puedes querer entrar a esto, va a ser horrible, vamos a acabar paranoicos y además esto trae consecuencias terribles, soy como un imán que invariablemente atrae la mala suerte, debes entender que moriremos en el intento y...

⸺ Pero podré estar a tu altura, podré defenderme y defenderte, podré ayudarte con tus planes y podré ser tu respaldo⸺ acaricia mi mejilla mientras habla⸺. Nadie tiene que saberlo, seré el secreto mejor guardado de la historia de Rusia, te lo prometo. Déjame ayudarte, Sasha.

Maldita sea, ¿por qué me hace esto? Lo odio porque me hace considerar esa oportunidad, ¿por qué siquiera la considero? Mi consciencia grita que no sería para nada malo el hecho de tenerlo apoyándome desde una posición que le brinde capacidad, podría ser hasta mejor, ya que entre él y yo cuidaríamos a mis hermanos, aparte de los hombres de Dmitri. Aunque todavía me causa una cierta punzada de pánico el que Alexey lo conozca directamente, sé de antemano que ya lo hace, pero nunca han hablado cara a cara; mis hermanos han hablado de él con el bastardo, pero nunca lo he invitado y menos llevado ninguna de las veces que hemos salido con el novio de Anna y el psicópata. Ese es mi mayor miedo, que vayan a atacar a Misha con todo lo que tienen solamente para dejarme "indefensa", que en cierta manera no estarían tan equivocados, ya que he demostrado estas últimas horas que de una manera particular se podría considerar a Misha como mi refugio.



RJ Cuervo

#2401 en Thriller
#1367 en Misterio
#1062 en Suspenso

En el texto hay: asesinos seriales, psicopata, mafia

Editado: 27.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar