Tierra de Clanes. El Fuego de Beltane

Tamaño de fuente: - +

CONTROL

Su cabeza aún daba vueltas, no podía digerir toda aquella información. Si había entendido bien las palabras de Brian, todo cazador, al igual que desarrollaba sus cinco sentidos de forma espectacular, siendo capaz de oler, ver, sentir, correr, saltar, incluso pensar con más claridad y más rápido, también desarrollaba una especie de detector del miedo.

Los cazadores poseían un mecanismo interno que les alertaba del peligro de una manera un tanto peculiar; no sólo localizando mejor a su víctima, si no que podían sentir el dolor de aquellas bestias, temor o inseguridad, y todo para ser capaces de encontrar su punto débil con el único fin de derrotarlas. Era el efecto secundario de ser cathasaar; poseían cualidades y habilidades maravillosas, pero también debían aprender a convivir con ese lado oscuro de su ser, con esa... maldición. Lo peor de todo era que en los cazadores del Clan Negro ese sexto sentido estaba mucho más agudizado y era mucho más difícil de aprender a controlar. Pero se podía, con mucho esfuerzo, lo lograban.

—Lo que no entiendo es cómo esta especie de sexto sentido nos ayuda a cazar mejor, ¿no es suficiente nuestra espada y lanza como armas para darles muerte, y nuestras otras habilidades?

—No Gaela, con la mayoría de Leyendas, esas armas comunes no son suficientes, y es por ello que la gente normal se encuentra desprotegida ante ellas. Son demasiado peligrosas. Sin embargo, la verdadera forma de destruir a un enemigo es averiguando los secretos más oscuros que residen en su corazón; qué le da miedo o le aterra, qué le apena, o le hace sufrir, y todo ello para utilizarlo en su contra. En resumen; qué es aquello que le causa dolor. Nosotros, los cazadores, podemos sentirlo; y es exactamente ese dolor, el dolor de una muerte, lo que has estado experimentando últimamente. Solo que de forma mucho más intensa que el resto de nosotros.

—Sí, eso te lo puedo asegurar. Pero si me deja inconsciente, ¿cómo me puede ayudar a cazar si cuando estoy delante de una Leyenda me desmayo?

—No te preocupes, todos los cathasaar de tu sangre han pasado por lo mismo. Aprenden desde muy pequeños a controlarlo, pero tú...

—Yo no he tenido esa oportunidad.

—La explicación se debe a las áreas de caza que nos encomendó la Bruja Airmed cuando resucitó. A los del Clan Marino, al que yo pertenezco, se les confió las criaturas de agua, es por ello que nacen con la marca en la pierna, que simboliza la velocidad —Brian hizo una pausa levantando sus ropajes por encima de la rodilla y dejando al descubierto su marca.

—¡No tenía ni idea! Ahora comprendo por qué tenemos la marca en diferentes partes del cuerpo.

Aye! En mi caso, la rapidez del agua, con la que baja por los ríos y desemboca en el mar, las corrientes, y su potencia simbolizan la velocidad. Es por ello que nos identificamos con este atributo y nuestra marca se encuentra en la pierna, instrumento con el que corremos. Pero cada clan tiene el suyo propio. El Clan Pardo, llamado así por las bestias que se apoderan de la tierra, tiene su marca en la cabeza o cuello, simbolizando la razón, pues la tierra es todo lo que el hombre conoce, y de ella, con lógica, nos aprovechamos, cultivándola. El Clan Plata, por otro lado, caza a los engendros que anidan en cualquier tipo de construcción, y desde sus alturas, a las bestias del aire. Estos tienen la marca en el brazo y representan la fuerza, pues fuerza se requiere para ser un buen trabajador de la piedra y levantar muros tan altos y resistentes como estos. Luego está el Clan Esmeralda, que son los protectores de los bosques y la naturaleza, y la marca se encuentra en la espalda, por la destreza que requiere escalar a las copas más altas y acertar con el arco y la flecha. Por último, está tu familia, el Clan Negro, cuyo color es el negro de la muerte que poseéis dentro, aquella que os hace renacer de vuestras cenizas, y la marca la tenéis en el pecho izquierdo, justo donde está el corazón. De esta forma los clanes, La Estrella de los Cinco, representan el equilibrio de las cinco cualidades del hombre; velocidad, destreza, fuerza, razón, y contrapuesto a ésta, corazón. Es como si los cinco formaran un solo hombre invencible, dotado de gran fuerza, velocidad, destreza, lógica y un gran corazón. La perfección. Y supongo que ya Idris te habrá explicado donde se siente más el miedo.

Gaela recordó entonces las palabras de Idris y todo empezaba a cobrar sentido; cuando le ordenaba que encontrara el equilibrio, que los miedos más profundos pueden ocultarse en la mente, pero no en el corazón, que había aspectos de sus habilidades que no podría controlar, que la mente es una cárcel que desdibuja aquello que siente el corazón... Pero había un detalle que no le encajaba en toda aquella explicación.

—Espera, Brian, ¿qué es eso de la muerte que poseemos dentro?

Gaela no entendía cómo el rostro de Brian podía haber mutado de semejante manera. Al principio rio, pero luego, al ver que Gaela hablaba enserio, se asustó.

—A ver, a ver... ¿Me estás diciendo que no sabes... que no sabes...?

—¿Qué no sé qué, Brian?

—No puede ser. Esto debería habértelo contado Idris. ¡Maldita sea!



ARRovic

#5633 en Fantasía
#7846 en Otros
#1159 en Aventura

En el texto hay: mitologia celta, druidas, guerreros

Editado: 10.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar