Tierra De Nieve Y Cenizas (libro 3)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 8

Cody se estrella contra la puerta con fuerza, se sacude pero no cede, sin embargo a Natalia y a mi nos hace sobresaltar.

-Ha estado así desde que despertó.- Murmura ella con tristeza. 

Cuando lo trajimos, a la primera persona con quien nos topamos fue con Caín y no estaba feliz pero al ver lo que Julian cargaba se quedó sorprendido y nos ordenó llevarlo a una de las habitaciones de contención. 

Los médicos aprovecharon que estaba dormido para revisar sus lesiones pero en el proceso descubrieron algo bastante peculiar y es que cuando intentaron meter un catéter en sus venas, este se dobló y la sangre no brotó. Sin embargo no hemos podido saber más ya que Cody despertó minutos después, los médicos salieron a tiempo, Cody ya iba a por ellos, se estrelló contra la puerta cuando intentó ir tras uno.

Vemos por la ventana de la puerta que por cierto no se romperá ya que está hecho de un material especial y fuerte, no es un vidrio común ni tampoco uno blindado sino algo más complicado y eficaz. 

En la habitación únicamente hay una litera por seguridad, para evitar que los que están destinados a encerrarse ahí por X o Y razón, no se hagan daño, pero Cody no se lo haría ni aunque de un bisturí se tratara. 

Hay algo malo en él, algo muy malo, parece desquiciado, no es él mismo.

-¿Qué le habrán hecho para que esté así?- Pregunta ella, ya no sé si me lo está diciendo a mi o a sí misma.

Me aparto de su habitación y tomo los pasillos de la enfermería, en los escalones me encuentro con Caín.

Veo su mirada, aún encendida.

-No estoy de humor.- Le advierto.- No es un buen momento.

-Lo sé, no iba a reprenderte sólo a preguntar cómo sigue.

Niego con la cabeza.

-No sé lo que le pasa Caín, no es nuestro Cody, ni siquiera nos deja hablar, no nos reconoce.

-Sabes que podemos sedarlo, hay medicina que lo ayudará en su ventilación.

-Creo que es lo mejor, no quiero que se lastime...- Luego recuerdo lo del catéter.

Pero eso malditamente no tiene sentido, yo lo golpeé, tenía sangre en la esquina de su boca por la herida que le causé.¿Cómo podría mi puño ser más dañino para él que un objeto corto punzante?  

Caín asiente y me toca el hombro con delicadeza.- Deberías ir a descansar, no has dormido en veinticuatro horas, ya casi es medio día y sinceramente... te ves como la mierda.- Me río y niego con la cabeza, así me siento también.

-No puedo dejarlo, creo que pondré una silla frente a su puerta y ahí...

-Abby.

-¿Qué?- Lo miro extrañada.

-Lo lamento.

No lo entiendo al principio, luego veo el movimiento de sus dedos y lo comprendo... demasiado tarde, porque luego ya estoy siendo cargada por él y la oscuridad me consume.
 

              ...............................................................................................................

 

Caín Warner.
 

La recuesto en su catre, sus ronquidos me hacen sonreír mientras le quito sus botines y le coloco una manta encima. Su rostro está sucio, lleno de lo que parece ¿Ceniza? no lo sé.

Lo que hicieron estuvo mal en muchos sentidos, fue estúpido e incoherente, Lukas ya me contó una parte aunque creo que me oculta algo, ese chico simplemente no es bueno para mentir.

Como sea, antes de su llegada no podía dormir pensando en lo que hice con Elis, pensando en nuestro acuerdo privado y entonces sentí el impulso de salir de mi habitación y vaya sorpresa, ahí estaba la obstinada mirándome entre asustada y sorprendida por mi presencia y luego vi a Cody desmayado en los brazos de Julian y a Lukas con el cabello de puntas.

Lo primero que pensé fue: ¿Pero qué mierda? y lo siguiente fue ¡Oh, joder!

De inmediato di la orden de que lo revisaran, Cody Sammer y yo no nos conocimos en los mejores términos, sin embargo nos volvimos muy buenos amigos, yo mismo lo entrené, le enseñé a controlar su don del hielo y estuvo viviendo en la comunidad junto conmigo y mi círculo personal. Lo conocí bien, lo hago de hecho y estoy muy seguro de que ese no es él sin embargo Abby no parece aceptarlo. 

Aaron me dijo que no es una buena idea tener a uno de los soldados dentro pero debo estar seguro de que realmente no es mi amigo el que está adentro de esa habitación y actuando como desquiciado, logré tranquilizarlo cuando le aseguré que no traía ningún rastreador.

Cuando llego a la enfermería, los médicos que se encargaban de cuidarlo están afuera y viendo asustados por la ventana. Cody sigue tratando de romper la ventana pero cuando me acerco me doy cuenta de que no sólo es eso.

-Ha cambiado de estrategia.- Me explica una doctora.- Quiere congelar su entorno para que o las bisagras o la ventana se rompa.

 

Por la ventana él ya no puede verse, estoy seguro de que también ha congelado las cámaras escondidas en la habitación.
-Sédenlo, voy a entrar.- Doy la orden directa.



Abby Conrad

#6651 en Fantasía
#13487 en Novela romántica

En el texto hay: sangre, cambios, final

Editado: 12.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar